3 de Diciembre: “María, Mujer de fe. Maestra de fe” – Novena a la Inmaculada (día 4º)

//3 de Diciembre: “María, Mujer de fe. Maestra de fe” – Novena a la Inmaculada (día 4º)

3 de Diciembre: “María, Mujer de fe. Maestra de fe” – Novena a la Inmaculada (día 4º)

 ¡Bienaventurada tú, que has creído!, así la saluda Isabel, su prima. 

3 de Diciembre: “María, Mujer de fe. Maestra de fe” – Novena a la Inmaculada (día 4º)

¡Bienaventurada tú, que has creído!, así la saluda Isabel, su prima, cuando Nuestra Señora sube a la montaña para visitarla. Había sido maravilloso aquel acto de fe de Santa María: he aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra.
 
En el Nacimiento de su Hijo contempla las grandezas de Dios en la tierra: hay un coro de ángeles, y tanto los pastores como los poderosos de la tierra vienen a adorar al Niño. Pero después la Sagrada Familia ha de huir a Egipto, para escapar de los intentos criminales de Herodes.

Luego, el silencio: treinta largos años de vida sencilla, ordinaria, como la de un hogar más de un pequeño pueblo de Galilea. Se lo decimos con las mismas palabras nosotros ahora, al acabar este rato de meditación. ¡Señor, yo creo! Me he educado en tu fe, he decidido seguirte de cerca. Repetidamente, a lo largo de mi vida, he implorado tu misericordia. Y, repetidamente también, he visto como imposible que Tú pudierashacer tantas maravillas en el corazón de tus hijos.

¡Señor, creo! ¡Pero ayúdame, para creer más y mejor!

 
La Virgen no sólo dijo fiat, sino que cumplió en todo momento esa decisión firme e irrevocable. Así nosotros: cuando nos aguijonee el amor de Dios y conozcamos lo que El quiere, debemos comprometernos a ser fieles, leales, y a serlo efectivamente. Porque no todo aquel que dice Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos; sino aquel que hace la voluntad de mi Padre celestial.

Pero, fijaos: si Dios ha querido ensalzar a su Madre, es igualmente cierto que durante su vida terrena no fueron ahorrados a María ni la experiencia del dolor, ni el cansancio del trabajo, ni el claroscuro de la fe. A aquella mujer del pueblo, que un día prorrumpió en alabanzas a Jesús exclamando: bienaventurado el vientre que te llevó y los pechos que te alimentaron, el Señor responde: bienaventurados más bien los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica.

Era el elogio de su Madre, de su fiat, del hágase sincero, entregado, cumplido hasta las últimas consecuencias, que no se manifestó en acciones aparatosas, sino en el sacrificio escondido y silencioso de cada jornada.

 
S. Josemaría,Amigos de Dios, 284
Es Cristo que pasa, 173
 
 

ORACIÓN

 
¡Madre! —Llámala fuerte, fuerte. —Te escucha,
te ve en peligro quizá, y te brinda, tu Madre
Santa María, con la gracia de su Hijo, el
consuelo de su regazo, la ternura de sus
caricias: y te encontrarás reconfortado para la
nueva lucha.
 
S. Josemaría, Camino, 516
 
Por | 2016-12-02T17:25:52+00:00 1 diciembre, 2016|Noticias|Sin comentarios
FlojaNo está malBienMuy bien¡Impecable! (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deje su comentario