4 de Diciembre: “María, Madre del Amor Hermoso” – Novena a la Inmaculada (día 5º)

//4 de Diciembre: “María, Madre del Amor Hermoso” – Novena a la Inmaculada (día 5º)

4 de Diciembre: “María, Madre del Amor Hermoso” – Novena a la Inmaculada (día 5º)

Lecciones que nos recuerda hoy Santa María. Lección de amor hermoso, de vida limpia, de un corazón sensible y apasionado, para que aprendamos a ser fieles al servicio de la Iglesia.

4 de Diciembre: “María, Madre del Amor Hermoso” – Novena a la Inmaculada (día 4º)

Lecciones que nos recuerda hoy Santa María. Lección de amor hermoso, de vida limpia, de un corazón sensible y apasionado, para que aprendamos a ser fieles al servicio de la Iglesia.

Yo soy la Madre del amor hermoso, del temor, de la ciencia y de la santa esperanza.

 
No es un amor cualquiera éste: es el Amor. Aquí no se dan traiciones, ni cálculos, ni olvidos. Un amor hermoso, porque tiene como principio y como fin el Dios tres veces Santo, que es toda la Hermosura y toda la Bondad y toda la Grandeza. Pero se habla también de temor. No me imagino más temor que el de apartarse del Amor. Porque Dios Nuestro Señor no nos quiere apocados, timoratos, o con una entrega anodina. Nos necesita audaces, valientes, delicados. El temor que nos recuerda el texto sagrado nos trae a la cabeza aquella otra queja de la Escritura: busqué al amado de mi alma; lo busqué y no lo hallé.
 
Esto puede ocurrir, si el hombre no ha comprendido hasta el fondo lo que significa amar a Dios. Sucede entonces que el corazón se deja arrastrar por cosas que no conducen al Señor. Y, como consecuencia, lo perdemos de vista. Otras veces quizá es el Señor el que se esconde: El sabe por qué. Nos anima entonces a buscarle con más ardor y, cuando lo descubrimos, exclamamos gozosos: le así y ya no lo soltaré.
 
La pureza limpísima de toda la vida de Juan le hace fuerte ante la Cruz. —Los demás apóstoles huyen del Gólgota: él, con la Madre de Cristo, se queda. —No olvides que la pureza enrecia, viriliza el carácter. Este corazón nuestro ha nacido para amar. Y cuando no se le da un afecto puro y limpio y noble, se venga y se inunda de miseria. El verdadero amor de Dios —la limpieza de vida, por tanto— se halla igualmente lejos de la sensualidad que de la insensibilidad, de cualquier sentimentalismo como de la ausencia o dureza de corazón.
 

¿Por qué no te entregas a Dios de una vez…, de verdad… ¡ahora!?

 
María, la Madre santa de nuestro Rey, la Reina de nuestro corazón, cuida de nosotros como sólo Ella sabe hacerlo. Madre compasiva, trono de la gracia: te pedimos que se- pamos componer en nuestra vida y en la vida de los que nos rodean, verso a verso, el poema sencillo de la caridad, quasi fluvium pacis , como un río de paz. Porque Tú eres mar de inagotable misericordia: los ríos van todos al mar y la mar no se llena.
 
S. Josemaría, Amigos de Dios, 277
Camino, 144
 
 

ORACIÓN

 
Debes suplicar confiadamente a la Virgen,
ahora mismo, en la soledad acompañada de tu
corazón, sin ruido de palabras: Madre mía, este
pobre corazón mío se subleva tontamente… Si
tú no me proteges… Y te amparará para que lo
guardes puro y recorras el camino al que Dios
te ha llamado.
 
S. Josemaría, Amigos de Dios, 180
 
Por | 2017-08-14T19:39:03+00:00 2 diciembre, 2016|Noticias|Sin comentarios
FlojaNo está malBienMuy bien¡Impecable! (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deje su comentario