Menu
RSS

seleccionar idioma

es

en

it

fr

Basílica de San Pedro Destacado

Basílica de San Pedro

BASÍLICA DE SAN PEDRO

EL VATICANO

BREVE HISTORIA DE LA BASÍLICA 

El martirio de San Pedro

San Pedro fue martirizado durante la persecución contra los cristianos decretada por Nerón tras el in­cendio de Roma, en el año 64. El Príncipe de los Apóstoles había llegado a la Urbe algunos años antes, siguiendo el mandato del Señor que recoge el Evangelio de Marcos: id al mundo entero y predicad el Evangelio a toda criatura. El que crea y sea bautizado se salvará; pero el que no crea, se condenará.

   
 
Martirio de San Pedro

Él había sido el primero en confesar la divinidad del Señor, había acompañado al Señor durante los tres años de su vida pública y había recibido del Maestro las llaves del Reino de los Cielos: era la cabeza de la Iglesia, y su presencia en la capital del Imperio convertía a esta ciudad en el centro y el corazón de la naciente expansión cristiana.

Después de una vida al servicio de la Iglesia, cuando empezó la persecución, Pedro comprendió que había llegado el momento de seguir a Cristo hasta identificarse totalmente con Él. No tardó en ser apresado y ajusticiado en una cruz: cabeza abajo, porque en su humildad juzgó que no era digno de morir del mismo modo que Nuestro Señor.

 
   
 
Circo Vaticano según un grabado de Carlo Fontana, 1694
 

Es muy probable que el lugar de su martirio fueran los hortinerones, unas tierras que el emperador poseía en los alrededores de la antigua Roma, junto a la colina Vaticana.

Allí Calígula había comenzado a edificar un circo privado, cuya construcción prosiguió Claudio y que fue finalmente terminado en tiempos de Nerón. Quizás la ejecución de Pedro ocurrió durante uno de los espectáculos que se celebraban en ese lugar.

A veces Nerón abría las puertas de su estadio a los ciudadanos de Roma, y él mismo corría en su carro vestido de auriga ante el pueblo que lo aclamaba. De la dinámica de aquellos festejos durante la persecución a los cristianos nos ha dejado un buen testimonio el historiador pagano Tácito: «Los que morían eran tratados con escarnio. Cubiertos de pieles de animales, eran degollados por perros; o eran suspendidos en cruces; o, incluso, cuando ya se ponía el sol, se los quemaba vivos para iluminar la oscuridad de la noche».

 
 

 
 
Plantas del Circo Vaticano y de la actual Basílica. Debajo, sección de la Basílica y de la necrópolis.
 

Los cristianos recogieron el cuerpo sin vida de Pedro y lo enterraron junto a la ladera de la colina Vaticana, muy cerca del estadio de Nerón, aunque ya fuera de las propiedades del emperador. La tumba era de humilde tierra, pero desde el primer momento se convirtió en meta de frecuentes visitas de los cristianos romanos.

Antiguas tradiciones afirman que el primer Papa se alojaba en el Esquilino, en la casa del Senador Pudente, que fue una de las primeras domus ecclesiae en la Urbe y sobre la que después se edificó la basílica de Santa Pudenciana. También debió de ser frecuente la presencia de Pedro en la casa de Aquila y Priscila -el matrimonio colaborador de San Pablo, del que el Apóstol de las Gentes habla varias veces en sus cartas-, que se encontraba en el Aventino, donde hoy se alza la pequeña iglesia de Santa Prisca.

Muchas peticiones alzarían los primeros cristianos ante la tumba de San Pedro. Resultaba natural que esta veneración se tradujese, también materialmente, en un progresivo enriquecimiento de la tumba de Pedro. Es seguro que al menos desde el siglo II, ya se había edificado un modesto monumento funerario sobre la primitiva tumba de tierra.

Por otro lado, no olvidaban los cristianos las palabras que el Señor dirigió a Simón, dándole un nuevo nombre mientras le indicaba la nueva misión que debería llevar a cabo: tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella.
Según la tradición, el altar de la basílica constantiniana se había construido en el siglo IV sobre el antiguo monumento funerario de Pedro; y exactamente encima, englobando y protegiendo los precedentes, se habían situado los sucesivos altares de Gregorio Magno y de Calixto II, en los siglos VI y XII, respectivamente. Por último, cuando Clemente VIII mandó construir en 1594 el actual altar de la Confesión, se dispuso cubriendo de nuevo los anteriores.

La tumba de San Pedro

 
   
 
El muro de los grafitti. Debajo, el interior del lóculo.
 Durante muchos siglos, movidos por la fe y por su confianza en esta tradición, los peregrinos que llegaban a Roma de todas partes han venerado la memoria del Príncipe de los Apóstoles en su Basílica, convencidos de que allí se encuentra su tumba. Actualmente, gracias a las excavaciones arqueológicas realizadas a mediados del siglo XX por deseo de Pío XII, es posible rezar ante la misma sepultura de San Pedro.

Esas excavaciones no hicieron sino confirmar, punto por punto, los datos que había transmitido la tradición: se descubrió el circo de Nerón, una necrópolis con enterramientos paganos y cristianos en buen estado de conservación, y sobre todo se encontró el humilde monumento de la tumba de Pedro, que correspondía a las antiquísimas descripciones literarias de ese edículo y que, en efecto, se hallaba justo debajo de los sucesivos altares de la Basílica.

También se comprobó que, rodeando esa tumba, había otras muchas excavadas apretadamente, para que estuviesen lo más cerca posible a la central; y fue enormemente revelador el estudio de los grafitti -o inscripciones- en las paredes, pues indicaban de modo evidente que aquél era un lugar de culto cristiano y contenían numerosas aclamaciones a Pedro.

 
   
 
Fragmento de muro en el que se aprecia la inscripción PETROS ENI.
 

Una de esas inscripciones había sido grabada junto a un pequeño lóculo, o apertura en el muro. Ese nicho contenía los restos de un varón anciano, de constitución robusta, y en algún momento habían sido envueltos en una tela color púrpura y oro. La inscripción sobre el lóculo, en griego, decía: PETROS ENI, es decir,“Pedro está aquí”.

La Iglesia de Cristo es romana, porque la Providencia divina dispuso que en Roma estuviese la sede de Pedro, fuente de unidad y garantía de la transmisión del depósito de la fe revelada. Para un cristiano, que goza de la luz de la fe, Roma no es sólo una ciudad de gran interés artístico o histórico, sino mucho más: es su Casa, una vuelta a sus orígenes, el escenario de una maravillosa historia -la del Amor infinito de Dios que quiere llegar a la humanidad entera- que será siempre actual y que nos interpela especialmente al comienzo del tercer milenio, cuando todos los hijos de la Iglesia tenemos por delante el reto de la nueva evangelización.

Visita virtual a la Basílica de San Pedro (http://www.vatican.va/various/basiliche/san_pietro/vr_tour/index-en.html)

volver a Tesoros de Roma

_____________________

 

Primera parte del vídeo sobre la Basílica de San Pedro

 

Segunda parte del vídeo sobre la Basílica de San Pedro

 

Tercera parte del vídeo sobre la Basílica de San Pedro

 

 

Modificado por última vez enViernes, 18 Noviembre 2016 17:47
Más en esta categoría: El Panteón »

Comentarios en Facebook

comentario(s)

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.
Como medida para evitar el spam, tu comentario será revisado antes de ser publicado.

volver arriba

Mapa del Sitio

Categorías

Nube de Tags

Primeros Cristianos

Síguenos