Los secretos del ‘Bajo tu amparo’, la oración mariana más antigua

/, La Virgen, Noticias, Noticias del Papa/Los secretos del ‘Bajo tu amparo’, la oración mariana más antigua

Los secretos del ‘Bajo tu amparo’, la oración mariana más antigua

¿Qué movió al Papa a elegir el Bajo tu amparo como la oración mariana que propuso a todos los fieles para rezar durante todo el mes de octubre, junto con el rosario y la oración al arcángel san Miguel?

El texto de la oración es, sin duda, adecuado a la intención del Papapone a los creyentes bajo el amparo de María ante las necesidades, y le pide que los libre del peligro.

Pero esta pequeña composición tiene, además, otro valor: es la oración más antigua que se conoce de las dirigidas a la Virgen. Según los estudiosos, data del siglo III, y probablemente de en torno al año 250.

Este hecho quedó de manifiesto a mediados del siglo XX, después de que en 1938 la biblioteca John Rylands de Manchester –dueña de una amplísima colección de códices del Nuevo Testamento– publicara el hallazgo de un papiro de origen egipcio que contenía este texto en griego. Este papiro se encontraba dentro de un lote comprado en Egipto más de 20 años antes por esta institución.

En el texto, de diez líneas, estaba escrito este texto: “Bajo tu misericordia nos refugiamos, oh madre de Dios. No desprecies nuestras oraciones en la desgracia, sino líbranos del peligro; tú la única pura y la (única) bendita”. Dado que el papiro estaba roto en algunos trozos, el texto se ha reconstruido utilizando la misma oración en copto, que los cristianos egipcios han mantenido sin cambios desde la época en que se compuso y en que, supuestamente, se puso por escrito.

Como explica el escritor y apologeta italiano Vittorio Messori en su libro Hipótesis sobre María, se trata de un tropárion o breve himno añadido al final de una liturgia ya que, dentro de la misma, nunca se dirige una oración a la Virgen. Este uso del texto corresponde al uso que todavía se le da hoy al ‘Bajo tu amparo‘, que es una de las antífonas marianas que se propone después del rezo de completas en la liturgia de las horas.

Como puede observarse, la traducción literal del griego (“bajo tu misericordia”) difiere de la que pasó al latín, “sub tuum praesidium” o “bajo tu amparo”. “El término griego traducido como praesidium” –explica Messori– “indica, en realidad, literalmente, la cualidad de quien ‘tiene buenas entrañas'”. Es el mismo término que el Evangelio utiliza para describir la conmoción “hasta las entrañas” de Jesús, la compasión del buen samaritano y la turbación del padre al ver regresar al hijo pródigo. “Desde el principio el instinto de los creyentes ha reconocido en María a la que está más cerca de la misericordia divina”.

Con el descubrimiento del papiro, se produjo una pequeña revolución en la mariología. Hasta entonces, en la Iglesia Católica se consideraba que seguramente fuera una antífona de la época de Carlomagno, pues la referencia más antigua de ella se remontaba al siglo IX. Pero al retratarse su datación al siglo III y convertirse así en la oración mariana más antigua, ese pequeño y mal conservado trozo de material de escritura, con aquellas letras griegas, desmentía todo lo que habían afirmado los teólogos de la Reforma: que el culto a María era un añadido tardío y ajeno al cristianismo original.

Tal vez fuera consciente de estas implicaciones C. H. Roberts, el papirólogo que hizo público el hallazgo en 1938; nada menos que 21 años después de la adquisición del papiro. Protestante convencidoaseguró que el papiro seguramente era tardío. Era incapaz de imaginar otra cosa distinta a que esa oración fuera fruto de un desarrollo mariológico alejado de los inicios de la Iglesia.

Fueron sus mismos colegas” –relata Messori– “quienes lo desmintieron y hoy hay unanimidad en el reconocimiento de que ese texto no puede remontarse más allá del siglo III”. De lo cual se deduce que esa oración, que está escrita como si de una estampa se tratara, debía datar de un tiempo antes y estaría ya extendida y consolidada por aquel entonces.

Hasta que se descubrió el papiro con el ‘Sub tuum praesidium’, de hecho, se excluía la posibilidad de que hubiera podido existir el culto oficial a María antes del Concilio de Nicea, en el año 325. Más significativo aún resulta que en la oración se utilice la expresión ‘madre de Dios’, un concepto que muchos excluían que hubiera podido existir de forma oficial antes del Concilio de Éfeso, en el 431.

Con todo –subraya Messori– el descubrimiento de la antigüedad de esta oración no solo permitió demostrar que la devoción a María es mucho más cercana a los orígenes del cristianismo de lo que se creía hasta entonces. En sus escasas 30 palabras, hay además indicios de algunos rasgos de esta devoción que luego se han incorporado en la teología católica pero que han sido criticados en ámbitos protestantes.

Por ejemplo, se habla de ‘la única pura y la (única) bendita’, sugiriendo que en María hay una pureza que no se encuentra en ningún otro creyente o santo. Es decir, se apunta al “‘privilegio mariano’ que siempre ha suscitado reacciones fuera del catolicismo (y, desde hace algún tiempo, también dentro) como si fuese una categoría elaborada según visiones teológicas abusivas, tardías, separadas de la sobriedad del cristianismo primitivo”. Invocaciones similares, además, se han encontrado en textos muy antiguos de “todas las iglesias orientales, desde las jacobita hasta la etíope”.

Otra de las características importantes de esta invocación a María es que no se la considera simplemente una intercesora ante Dios, sino poseedora de al menos un cierto poder de intervención: ‘líbranos del peligro’, está escrito en el papiro. Como dice el autor, “‘semillas’ de un desarrollo ulterior, que se proyectaría en los dos milenios” siguientes.

Fuente: Cope

Por | 2018-10-15T11:56:28+00:00 14 octubre, 2018|DESTACADOS, La Virgen, Noticias, Noticias del Papa|Sin comentarios
FlojaNo está malBienMuy bien¡Impecable! (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deje su comentario