Primeros Cristianos

“Algunos cristianos van a Misa, pero se cierran a Dios” -Francisco

06a4f116c9bda1f067a7beb4d045632d.jpg

El Papa añadió que Dios siempre llama a la puerta del corazón de cada persona y concluyó que “Jesús llora” cada vez que un cristiano no le deja entrar.

 

Durante su homilía en Casa Santa Marta, Francisco pidió a los cristianos que no cierren la puerta a Dios.

El Papa añadió que Dios siempre llama a la puerta del corazón de cada persona y concluyó que “Jesús llora” cada vez que un cristiano no le deja entrar.

 

FRANCISCO

“Yo me pregunto: los cristianos de hoy, que conocemos la fe, el catecismo, que vamos a Misa todos los domingos, nosotros, cristianos y  pastores, ¿estamos satisfechos con nosotros mismos… porque lo tenemos todo ordenado y no necesitamos nuevas visitas del Señor?”

El Papa añadió que Dios siempre llama a la puerta del corazón de cada persona y concluyó que “Jesús llora” cada vez que un cristiano no le deja entrar.

EXTRACTO DE LA HOMILÍA DEL PAPA

(Fuente: Radio Vaticana)

“¿Y por qué Jerusalén no había recibido al Señor? Porque estaba tranquila con lo que tenía, no quería problemas. Pero también – lo dice el Señor en el Evangelio – ‘si hubieras comprendido también tú, en este día, lo que te trae la paz. No has reconocido el tiempo en el que has sido visitada’. Tenía miedo de ser visitada por el Señor; tenía miedo de la gratuidad de la visita del Señor. Estaba segura en las cosas que ella podía administrar. Estamos seguros en las cosas que nosotros podemos administrar… Pero nosotros no podemos administrar la visita del Señor, sus sorpresas”.

“Y de esto tenía miedo Jerusalén: de ser salvada por el camino de las sorpresas del Señor. Tenía miedo del Señor, de su Esposo, de su Amado. Y así Jesús llora. Cuando el Señor visita a su pueblo, nos trae la alegría, nos trae la conversión. Y todos nosotros tenemos miedo no de la alegría, ¡no! – pero sí de la alegría que trae el Señor, porque no podemos controlarla. Tenemos miedo de la conversión, porque convertirse significa dejar que el Señor nos conduzca”.

“Yo me pregunto: hoy nosotros los cristianos, que conocemos la fe, el catecismo, que vamos a Misa todos los domingos, nosotros los cristianos, nosotros los pastores, ¿estamos contentos de nosotros? Porque tenemos todo ordenado y no tenemos necesidad de nuevas visitas del Señor… Y el Señor sigue llamando a la puerta, de cada uno de nosotros y de su Iglesia, de los pastores de la Iglesia. Eh sí, la puerta de nuestro corazón, de la Iglesia, de los pastores no se abre: el Señor llora, también hoy”. 


Fuente: Rome Reports

Salir de la versión móvil