Primeros Cristianos

Benedicto XVI a Francisco: “Su bondad es el lugar donde vivo y donde me siento protegido”

e5cecf529da8f09a63b96472a35c25c9.jpg

Se conmemoraron los 65 años como sacerdote de Benedicto XVI con un sencillo homenaje.

 

El Papa Francisco dedicó unas tiernas palabras a su predecesor.

Se conmemoraron los 65 años como sacerdote de Benedicto XVI con un sencillo homenaje.

La Sala Clementina del Vaticano acogió una celebración muy especial… Que comenzó con este abrazo.

Se conmemoraron los 65 años como sacerdote de Benedicto XVI con un sencillo homenaje en el que estuvieron presentes numerosos cardenales y el Papa Francisco, quien dedicó unas tiernas palabras a su predecesor.
 

FRANCISCO

“‘Señor, tu sabes que te amo’. Esta es la nota que domina una vida dedicada al servicio sacerdotal y a la verdadera teología que usted ha definido como ‘la búsqueda del amado’”.
 
Le agradeció además su incesante servicio a la Iglesia, ahora con su oración desde el Monasterio Mater Ecclesiae dentro del Vaticano. Algo que Francisco confesó que le hace mucho bien.
 

FRANCISCO 

“Usted, Santidad, continua sirviendo a la Iglesia y no deja de contribuir verdaderamente a su crecimiento con vigor y sabiduría. De allí proviene una tranquilidad, una paz, una fuerza, una confianza, una madurez, una fe, una dedicación y una fidelidad que me hacen mucho bien, a mí y a toda la Iglesia. Y también me permito decirle que de usted viene además un sano y alegre sentido del humor”.
 
Los cardenales Müller y Sodano también pronunciaron un discurso en el que agradecieron a Benedicto XVI estos 65 años de sacerdocio.
 
Y poco antes de terminar llegó la sorpresa. Tras mucho tiempo sin escucharlo, el Papa Emérito habló en público de nuevo. Benedicto XVI, en pie y sin ayuda de ningún papel, dio las gracias por el homenaje. Fue especialmente cariñoso con el Papa Francisco.
 

BENEDICTO XVI

“Gracias, Santo Padre. Gracias por su bondad,  -desde el primer momento de la elección, en cada momento de mi vida aquí-, que me llega adentro, me lleva interiormente… Realmente más que en los jardines vaticanos con su belleza, su bondad es el lugar donde vivo y me siento protegido”.
 
Invitó además a Francisco a que siga adelante por el camino de la misericordia divina y pidió un mundo de amor y de vida, no de muerte.
 
Después, llegó el turno de los saludos a ambos Papas. Francisco fue muy atento con las mujeres que cuidan de Benedicto XVI.
 
Y tal y como comenzó la celebración, concluyó: con otro abrazo entre los dos Papas.
 
Salir de la versión móvil