Primeros Cristianos

¿Sabes dónde está la ciudad bíblica de Colosas?

Colosas

Una comunidad cristiana a la que San Pablo escribió una de sus cartas

El yacimiento no excavado de Colosas se encuentra cerca de la actual ciudad de Honaz, en la base del monte Cadmo (en la actual Turquía). Se encuentra cerca de los sitios de Laodicea y Hierápolis, también mencionados en la Biblia.

 

Colosas sólo aparece una vez en la Biblia: Colosenses 1:2. La iglesia de Colosas recibió una carta con el nombre del apóstol Pablo. Sin embargo, no hay ninguna indicación en el Nuevo Testamento de que Pablo haya visitado esta ciudad. De hecho, en Colosenses 2:1 da a entender que los miembros de esta iglesia y los de la cercana Laodicea nunca lo habían visto “cara a cara”.

 

 

 

Trainor explica que puede haber otra referencia a esta comunidad y su iglesia en otra parte del Nuevo Testamento:

Algunos eruditos… conjeturan que Colosas fue el lugar donde se recibió la carta de Pablo a Filemón y que muy probablemente estuvo implicada en el Libro del Apocalipsis. Su escritor, el vidente Juan, se dirige a siete “iglesias”, incluida Laodicea (Apocalipsis 3:14-22).

Las aguas tibias de Laodicea, su producción de oro y textiles, y sus productos medicinales se convierten en metáforas de la fidelidad y el compromiso religioso de los laodicenses, que el escritor del Apocalipsis les insta a renovar. Los colosenses, por asociación y proximidad a Laodicea, se habrían sentido igualmente alentados.

 

Las cerámicas recogidas en la superficie de Colosas muestran que estuvo ocupada de forma intermitente desde el 3500 a.C. hasta el 1100 d.C. (desde el Calcolítico hasta el periodo bizantino e islámico). Una inscripción hitita del siglo XVII a.C. podría hacer referencia al lugar, llamándolo Huwalušija.

La primera aparición concreta de Colosas en un documento histórico data del siglo V a.C., cuando Heródoto la menciona como una “gran ciudad” visitada por el rey persa Jerjes en su campaña militar a Grecia.

Desde el periodo persa hasta el bizantino, fue una ciudad grande e importante.

Durante el periodo bizantino, incluso fue sede metropolitana (una archidiócesis) y tuvo una de las mayores iglesias de Oriente Próximo: la iglesia de San Miguel, llamada así por el arcángel Miguel.

Conocido por curar a los enfermos, San Miguel era una figura especialmente importante en Colosas.

La leyenda dice que salvó a la ciudad a petición del sacerdote Arquipo, que aparece en Colosenses 4:17. Trainor explica la leyenda:

Arquipo solicita la intervención divina para rescatar a la población cristiana de Colosas de una invasión pagana que pretendía desviar las aguas del río Lico para inundar y matar a los habitantes de la ciudad. Miguel interviene, clava su lanza en la tierra, desvía las aguas bajo tierra, salva al pueblo y crea el abismo que aparece en la topografía cercana a Colosas.

Esta historia se convirtió en un tema iconográfico popular en toda Asia Menor y Oriente Medio.

La leyenda etiológica explica varias características topográficas del paisaje que rodea a Colosas, el movimiento del agua del río Lico bajo tierra y sus propiedades curativas, el significado del nombre dado a Chonos/Honaz (que significa “hundimiento” o “embudo”), el supuesto traslado de Colosas y el mayor edificio eclesiástico de Asia Menor que lleva el nombre de San Miguel.

 

¿Dónde está la colosal Iglesia de San Miguel?

A pesar de su importancia, su ubicación se ha perdido. Una tradición sitúa la iglesia al noreste de Colosas, cerca del río Lico, y otra la sitúa al sureste del Tell en la actual Honaz. Tal vez las futuras excavaciones revelen su ubicación.

Aunque la Iglesia de San Miguel fue una de las iglesias bizantinas más grandes del Cercano Oriente, su ubicación se ha perdido para nosotros. Este fragmento de columna al noreste de Colosas cerca del río Lycus puede marcar su ubicación. Foto: Cortesía de Michael Trainor

 

Esperamos que en este lugar, de una importancia colosal, se excave pronto.

 

biblicalarcheology.org

Salir de la versión móvil