Primeros Cristianos

Controversias sinodales – ¿división en la Iglesia?

a8308085617c33314a3f8a8cd6417fdc.jpg

Es un dato empírico que junto al carisma personal del Papa,  la chispa periodística de este año y medio de pontificado de Francisco se está situando másen la polémica dentro de la Iglesia que en el conflicto externo. Este último estuvo, sin duda, muy presente durante el pontificado de Benedicto XVI. Ahora, la noticia se busca sobre todo en las divisiones internas, reales o no.

 

Controversias sinodales

Es un dato empírico que junto al carisma personal del Papa,  la chispa periodística de este año y medio de pontificado de Francisco se está situando más en la polémica dentro de la Iglesia que en el conflicto externo. Este último estuvo, sin duda, muy presente durante el pontificado de Benedicto XVI.

Ahora, la noticia se busca sobre todo en las divisiones internas, reales o no. Y precisamente la polémica interna se está demostrando como el lugar común dominante en la información sobre el sínodo, con la contraposición entre conservadores y progresistas.

 Aún a costa de parecer ingenuo, pienso que esa tendencia a subrayar la polémica interna es algo que no hay que olvidar a la hora de juzgar las informaciones sobre el sínodo: a los periodistas nos gusta hurgar en las rendijas de las divisiones, de modo que a veces pueden parecer más grandes de lo que son en la realidad. Obviamente, no pretendo negar que haya puntos de vista enfrentados entre los participantes en el sínodo, ni la presencia de “agendas” (también mediáticas) que promueven que  las propuestas y conclusiones vayan en una determinada dirección, mostrada a veces como única e inevitable.

 Lo que quiero destacar es que -en un porcentaje elevado- se trata esencialmente de diferencias de tono, matiz, énfasis y formas de expresión. A algo de esto aludió indirectamente el cardenal Erdö, firmante de la “relatio” que sintetizaba la primera semana de trabajos (a la derecha de la foto). Durante la rueda de prensa de presentación de ese texto el cardenal húgaro afirmó que junto a la mención de los derechos de las parejas homosexuales que acababa de hacer otro de los presentes (el obispo Bruno Forte, a la izquiera de la foto), era preciso recordar también -para evitar equívocos- que se trata en todo caso de una situación desordenada… Y hoy ha recordado que la “relatio”, que tantos comentarios ha levantado, fue escrita por 16 personas y que se trata de un resumen –más o menos acertado- pero que en ningún momento se ha sometido a votación. Eso ya se sabía, pero no viene mal recordarlo.

 Apuesto a que en estos últimos díasdel sínodo veremos una convergencia mayor de la que muchos imaginan. A ello contribuirá, sin duda, una atención más cuidadosa en la redacción de los documentos.

http://www.laiglesiaenlaprensa.com

Salir de la versión móvil