Un convento de bizantino de 1.500 años de antigüedad fue descubierto accidentalmente por el ejército israelí

Las ruinas del monasterio, ubicadas en el centro de Israel, se conocen como Horbat Hani o Buri El Hanaya. Los fragmentos de ruinas se descubrieron por primera vez en 2002 cuando el ejército estaba construyendo una carretera. Los arqueólogos rápidamente se involucraron y descubrieron las ruinas del convento, informa Haaretz .

 

Entre los hallazgos se encuentran una iglesia pavimentada con un colorido mosaico, inscripciones dedicatorias a una abadesa, una torre, las celdas de las monjas, un edificio con cocina, refectorio y casa de huéspedes, signos de producción de vino y aceite de oliva y un entierro subterráneo.

 

Un convento de la era bizantina descubierto accidentalmente por el ejército israelí 3

Dado el nombre local, Buri el Hanaya, los eruditos creen que el monasterio estaba dedicado a la bíblica Hannah, la madre del profeta Samuel. Algunos arqueólogos incluso creen que el convento marca el lugar de entierro de Hannah, considerada una profetisa por derecho propio.

Después del descubrimiento inicial en 2002, el sitio se cubrió con tierra en aras de la preservación. Pero en 2019, el ejército volvió a descubrir accidentalmente en parte el sitio, esta vez por una explosión de algún tipo que dañó una pequeña área del convento.

“Así nació la iniciativa de ‘aprovechar’ el incidente, involucrar a los soldados en la reexcavación y limpieza, explicar los conceptos involucrados en la conservación ambiental, enseñarles sobre el patrimonio y la historia de la Tierra de Israel y, en definitiva, hacer una proyecto comunitario de todo el asunto y enseñarles acerca de la responsabilidad”, explica Issy Kornfeld, directora de la excavación en nombre de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Un convento de la era bizantina descubierto accidentalmente por el ejército israelí 4

Así, varias decenas de soldados participaron en la reexcavación del convento durante el último mes.

Según los hallazgos en el sitio, parece que el convento siguió funcionando, pero decayó bajo la conquista musulmana.

“Había menos demanda de su vino, tal vez; y menos peregrinos. Finalmente, fue abandonado a finales del siglo VIII. Sin embargo, las aldeas musulmanas locales continuaron enterrando mujeres allí, debido a la tradición sagrada de las mujeres allí”, dice Kornfeld.

Mientras tanto, la mayoría de los mosaicos se han vuelto a cubrir con tierra para su protección, mientras que el ejército sigue activo en la zona, aunque hay esperanzas de que esté disponible para el público en general en el futuro.

 

Fuente: orthochristian.com