Primeros Cristianos

¿Cómo viven los cristianos en países de mayoría musulmana?

El cristianismo es la religión más perseguida del planeta

37 muertos en un atentado en Irak en Navidad, 130 muertos en una iglesia de Pakistán, las escabechinas de Boko Haram en Nigeria y Camerún, las atrocidades del califato islámico de Siria e Irak…

“Estamos asistiendo casi impávidos al holocausto de los cristianos en varios países musulmanes”, escribe Luis Ventoso sobre la distinta reacción ante los asesinatos de los 21 cristianos coptos y los del semanario satírico francés “Charlie Hebdo”,  cometidos por las mismas manos. Se trata de una “auténtica campaña de exterminio físico, que sin embargo no lleva a los líderes occidentales a manifestarse por las calles o tomar medidas, ni a nuestros intelectuales a lanzar gallardos alegatos”.

El periodista afirma que “en 1970, cuando murió Nasser, el 20% de los egipcios eran cristianos. Hoy se calcula que solo suponen el 5%. En Irak, bajo el régimen patibulario de un verdugo tan temible como Sadam, vivían 1,4 millones de cristianos. Ahora quedan 260.000. El cristianismo es la religión más perseguida del planeta, acogotada en 25 países. Los atentados contra sus templos ya no merecen ni titulares: 37 muertos en un atentado en Irak en Navidad, 130 muertos en una iglesia de Pakistán, las escabechinas de Boko Haram en Nigeria y Camerún, las atrocidades del califato islámico de Siria e Irak…”.

Resulta algo intrigante, en efecto, la escasa reacción ante ese constante goteo de nuevos mártires cristianos, como los ha calificado el Papa. Se podrían aventurar hipótesis, pero personalmente no tengo una respuesta convincente a ese enigma. Supongo que es una mezcla de aversión, cobardía, pudor, vergüenza, complejo de culpa…

Por lo que se refiere específicamente a las atrocidades del llamado Estado islámico ( o bien ISIS, ISIL o DAESH), creo que vale la pena recordar que las primeras víctimas son -sobre todo- los propios musulmanes: es una guerra dirigida por sunitas (no todos, obviamente) que quieren exterminar de una vez por todas a los seguidores de lo que consideran la herejía chiíta.

laiglesiaenlaprensa

Salir de la versión móvil