Primeros Cristianos

“Cuando estás triste lee la Palabrade Dios, el domingo vas a Misa y haces la comunión” Papa

 

En el Regina Coeli, Francisco invitó a ir a Misa los domingos. La oración por Ucrania y por las víctimas del aluvión en Afganistán, el saludo a la asociación Meter y a la Marcha por la Vida

 

«Cuando estás cansado y desilusionado lees el Evangelio y haces la comunión»

En el Regina Coeli, Francisco invitó a ir a Misa los domingos. La oración por Ucrania y por las víctimas del aluvión en Afganistán, el saludo a la asociación Meter y a la Marcha por la Vida

ANDREA TORNIELLI

“Cuando estás triste, tomas la Palabra de Dios, lees, el domingo vas a Misa y haces la comunión; estas nos llenan de alegría”. Fue lo que dijo Papa Francisco antes del Regina Coeli. El Papa comentó el Evangelio que cuenta el episodio de los discípulos de Emaús, que dejaron Jerusalén tristes y abatidos después de la muerte de Jesús y se lo encuentran por el camino.

“Después de haber sido iluminados por la Palabra -explicó Francisco-, habían reconocido a Jesús resucitado al partir el pan, nuevo signo de su presencia. E inmediatamente siniteron la necesidad de volver a Jerusalén, para referir a los demás discípulos esta experiencia, que habían encontrado a Jesús vivo y que lo habían reconocido en el gesto de dividir el pan”.

“El camino de Emaús -añadió el Papa- se convierte así, en símbolo de nuestro camino de fe: las Escrituras y la Eucaristía son indispensables para el encuentro con el Señor. También nosotros, a veces, llegamos muchas veces a la Misa dominical con nuestras preocupaciones, dificultades y desilusiones. La vida nos hiere y nosotros vamos tristes hacia nuestra Emaús, dando la espalda al designio de Dios. Pero –explicó- en la Liturgia de la Palabra, Jesús nos explica las Escrituras y reenciende en nosotros el fuego de la fe y de la esperanza. Después en la Liturgia de la Eucaristía, Jesús se dona a sí mismo, y nos da fuerza”.

“La Palabra de Dios y la Eucaristía -prosiguió Francisco dejando a un lado el texto escrito preparado para la ocasión. Leer cada día un pasaje del Evangelio, leerlo cada día. Y los domingos ir y hacer la comunión, recibir a Jesús. Así sucedió con los discípulos de Emaús. Siempre la Palabra de Dios y la alegría nos dan alegría. Cuando estás triste, tomas la Palabra de Dios, el domingo vas a Misa y haces la comunión; estas nos llenan de alegría”.

El Papa después rezó a la Virgen, para que “cada cristiano, al revivir la experiencia de los discípulos de Emaús, especialmente en la Misa domiical, vuelva a descubrir la gracia del encuentro que transforma con el Señor resucitado: Siempre hay una Palabra de Dios que nos indica la dirección después de nuestros extravíos; y a través de nuestros cansancios y desilusiones, siempre hay un pan compartido que nos hace seguir adelante en el camino”.

Después de la oración del Regina Coeli, Francisco recordó la “situación en Ucrania, en donde no cesan las tensiones. ¡La situación es grave! Rezo con ustedes por las víctimas de estos días, pidiendo que el Señor infunda en los corazones de todos sentimientos de pacificación y de hfraternidad. Recemos también -añadió el Papa- por los difuntos debido al enorme aluvión que se abatió hace dos días en una aldea de Afganistán. Que Dios Omnipotente, que conoce el nombre de cada uno de ellos, acoja a todos en su paz; y que dé a los sobrevivientes la fuerza para salir adelante, con el apoyo de todos los que se empeñan para aliviar sus sufrimientos”.

Francisco también recordó la 90 Jornada Nacional por la Universidad Católica del Sagrado Corazón, que tiene como tema “Con los jóvenes, protagonistas del futuro”, y anunció que visitará dentro de poco el Policlínico Gemelli (no anunció la fecha, pero debería ser el 27 de junio). Después saludó a la asociación Meter, que desde hace casi 20 años lucha en contra de cualquier forma de abuso en contra de menores; y depués saludó a los participantes de la Marcha por la Vida, que, recordó, “este año tiene un carácter internacional y ecuménico”. “¡A Meter y a la Marcha por la Vida -concluyó-, muchas felicidades y adelante, a trabajar en esto!”.

http://vaticaninsider.lastampa.it

Salir de la versión móvil