Primeros Cristianos

El Papa Francisco pide más actividad de Cáritas en las parroquias

9c003038d74100aab9ff581f34bcf125.jpg

El Papa Francisco preside la misa en la basílica de San Pedro antes del inicio de la Asamblea General de Cáritas Internacional

Afirma que «quien vive la misión de Cáritas no es un simple agente, sino un testigo de Cristo»

El Papa Francisco preside la misa en la basílica de San Pedro antes del inicio de la Asamblea General de Cáritas Internacional

Francisco: hay comida para todos; Dios juzgará a los potentes de la Tierra

Con legítima satisfacción, el Papa Francisco afirmó el martes que Caritas Internacional «es una gran Confederación ampliamente reconocida en el mundo por el trabajo que realiza», pero al mismo tiempo subrayó que su actividad «debe encontrar mayor difusión también en las parroquias y comunidades, para renovar lo que sucedió en los primeros tiempos de la Iglesia».

Como reconocimiento de la importancia del trabajo de «Cáritas Internacional», formada por las Cáritas nacionales de 162 países, el Santo Padre celebró personalmente en la basílica de San Pedro la misa de apertura de su asamblea cuadrienal, en la que se elegirá nuevo presidente al cardenal filipino Luis Tagle como sucesor del hondureño Óscar Rodríguez Maradiaga, quien ya no es reelegible al final de su segundo mandato.

En su homilía, el Papa se dirigió a todas las personas que trabajan en los millares de Caritas parroquiales, diocesanas y nacionales, para animarles a servir a los demás «en el nombre de Cristo, a quienes habéis encontrado y encontraréis en cada hermano y hermana a los que os acercáis. Así se evita limitarse a ser una simple organización humanitaria», como tantas otras que hay en el mundo.

Para evitar cualquier deriva «eficientista», el Santo Padre insistió en que «quien vive la misión de Cáritas no es un simple agente, sino un testigo de Cristo. Una persona que busca a Cristo y se deja buscar por Cristo: una persona que ama con el espíritu de Cristo, el espíritu de la gratuidad, de la entrega. Todas nuestras estrategias y planificaciones están vacías si no llevamos en nosotros ese amor».

Refiriéndose extensamente al problema del hambre, el Papa invitó a los responsables y los voluntarios de Cáritas a «hacer todo lo que podamos para que todos tengan qué comer, pero también recordar a los poderosos de la tierra que un día Dios los llamará a juicio» y les pedirá cuenta de si han procurado que todos puedan comer y de «si han actuado para que no se destruya el medio ambiente, para que se pueda producir esa comida».

www.abc.es

 

Salir de la versión móvil