Cómo las epidemias y enfermedades ayudaron a la Iglesia primitiva a crecer

Los historiadores hablan de tres grandes plagas durante los primeros siglos del cristianismo, cada una redujo la población entre un cuarto y un tercio.