Inicio/DESTACADOS, Temas de Actualidad/El papel de la familia en la expansión del cristianismo primitivo

El papel de la familia en la expansión del cristianismo primitivo

El papel de la familia cristiana en la evangelización

El papel de la familia cristiana en la evangelización

La cristianización del Imperio Romano después de Constantino fue un asunto complicado, quizás más complicado de lo que había sido antes, durante los casi tres siglos de persecución.

Es una historia no tanto sobre emperadores y ejércitos como sobre familias y cómo cambiaron el mundo.

Crecimiento asombroso

La verdad es que, cuando Constantino legalizó la práctica del cristianismo en 313, el imperio ya estaba fuertemente cristianizado. Para el año 300, quizás el 10 por ciento de la gente era cristiana, y para mediados de siglo, los cristianos bien podrían haber sido la mayoría de los ciudadanos, 33 millones de cristianos en un imperio de 60 millones de personas.

De modo que Constantino no aseguró tanto el éxito del cristianismo como lo reconoció. Su edicto de tolerancia fue un reconocimiento tardío de que la Iglesia ya había conquistado el imperio. Ya éramos mayoría.

Estos no eran 33 millones de cristianos “nominales”, no 33 millones de “católicos a medias”. No pudieron ser. No tenían el lujo de ser tibios. En la década anterior al edicto de Constantino, la Iglesia había sufrido la persecución más despiadada y sistemática de su historia bajo el emperador Diocleciano y sus sucesores.

La práctica de la fe fue, en muchos lugares, castigada con la tortura y la muerte. En muchos lugares, vivir como cristiano significaba, al menos, aceptar el estigma social y la humillación. Además, el propio camino cristiano se caracterizó por exigir disciplinas en la vida de oración y en la vida moral.

Ser cristiano no era fácil en el año 300. Costaba algo. Fueras martirizado o no, tenías que pagar con tu vida. Los cristianos arriesgaban sus vidas cada vez que asistían a la liturgia, y continuaron haciéndolo en el transcurso de cada día.

Sin embargo, la tasa de conversión en todo el imperio, comenzando con los primeros cristianos, mucho antes de Constantino, fue muy notable. Hace unos años, un eminente sociólogo, Rodney Stark, de la Universidad de Washington, se dispuso a rastrear el crecimiento de la iglesia en el mundo antiguo. Reunió sus hallazgos en “El surgimiento del cristianismo”. El Dr. Stark no es cristiano y no tenía ningún interés en hacer que el cristianismo se viera bien.

Lo que Stark encontró en su estudio de los primeros siglos cristianos fue una asombrosa tasa de crecimiento del 40 por ciento por década. Una vez más, Constantino no recibe crédito por este crecimiento. La mayor parte sucedió en los años antes de que él naciera. De hecho, aunque las conversiones fueron forzadas en varios momentos después del año 380, la Iglesia nunca más fue testigo del tipo de crecimiento que tuvo lugar cuando las conversiones eran costosas.

Stark sostiene que la mayor parte del crecimiento provino de conversiones individuales, y no solo de los pobres, sino también de los comerciantes y las clases altas. Argumenta que la mayoría de los conversos eran mujeres, que las mujeres se beneficiaron mucho de la conversión y que algunas mujeres, aunque nunca fueron ordenadas al sacerdocio, fueron líderes influyentes.

Utilizando datos históricos y métodos sociológicos, argumenta que la población cristiana creció en un 40 por ciento por década, de alrededor de 1000 cristianos en el año 40 a 7530 en 100 a un poco más de seis millones en 300 y 33 millones en 350, creciendo en el cien años entre 250 y 350, de alrededor del dos por ciento de la población a poco más de la mitad.

Miseria y menos niñas

Stark describe vívidamente la miseria de los ciudadanos comunes en las ciudades del mundo pagano. Todos, excepto los ricos, vivían en viviendas hacinadas y llenas de humo, una familia en una habitación pequeña, sin ventilación ni plomería, que con frecuencia se derrumbaban o quemaban.

Las ciudades estaban terriblemente abarrotadas, una ciudad como Antioquía tenía quizás 200 personas por acre, más ganado (la Calcuta moderna tiene solo 122 personas por acre). La inmigración constante hizo que las ciudades fueran pobladas por extraños, con el consiguiente crimen y desorden, por lo que las calles no eran seguras por la noche y las familias ni siquiera estaban seguras en sus casas.

Los desechos humanos eran arrojados a zanjas abiertas en medio de las calles angostas, y las ciudades eran asfixiadas por moscas atraídas por la inmundicia. Los cadáveres de los que morían por causas naturales a veces se dejaban pudrir en las alcantarillas abiertas de la ciudad. (“El hedor de estas ciudades debe haber sido abrumador durante muchas millas, especialmente en climas cálidos”, señaló Stark). El agua era difícil de conseguir y casi siempre fétida.

La esperanza de vida rondaba los 30 años como máximo para los hombres y quizás mucho más baja para las mujeres. La higiene era mínima. La atención médica era más peligrosa que la enfermedad, y la enfermedad a menudo desfiguraba a sus víctimas cuando no las mataba. El cuerpo humano albergaba innumerables parásitos y las viviendas estaban infestadas de alimañas. Para entretenerse, la gente acudía en masa a los circos para ver a otras personas mutiladas y asesinadas.

Y el matrimonio pagano no ofreció un respiro a esta miseria. Las mujeres grecorromanas generalmente se casaban a los 11 o 12 años, con un compañero que no elegían, que a menudo era mucho mayor (las niñas cristianas tendían a casarse alrededor de los 18). Posteriormente, sufrieron relaciones depredadoras llenas de anticoncepción, aborto (que a menudo mataba a la madre), adulterio y actos sexuales antinaturales.

El infanticidio era común, especialmente para las crías femeninas o defectuosas. De las 600 familias que aparecen en los registros de la antigua Delfos, solo seis criaron a más de una hija. Aunque la mayoría de esas 600 familias eran bastante grandes, todas habían matado rutinariamente a sus bebés. Stark cita una carta de un hombre de negocios pagano que le escribe a su esposa embarazada. Después de los cariños habituales, cierra su carta diciendo, breve y casualmente: “Si tienes un hijo [antes de que vuelva a casa], si es un niño, quédatelo, si es una niña, deséchalo”.

Si menos niñas vivían para ver el segundo día desde su nacimiento, aún más morían en su camino a la edad adulta. La escasez de mujeres, entonces, causó más estragos en el crecimiento de la población del imperio, así como en su economía y su moral. La actividad homosexual se consideraba normal para los hombres casados.

Casas atractivas

Ese es el mundo en el que nacieron los primeros cristianos, en el que crecieron y se casaron, y en el que criaron a sus familias. Podrías llamarlo una cultura de la muerte.

Pero el matrimonio cristiano y la crianza de los hijos distinguen inmediatamente a los cristianos. Según Stark, los esposos y esposas cristianos trataron genuinamente de amarse unos a otros, como lo requería su religión. Su afecto mutuo y su apertura a la fertilidad llevaron a una tasa de natalidad más alta y, por lo tanto, a una tasa de crecimiento aún más alta para la Iglesia primitiva. No abortaron a sus hijos, ni los maridos pusieron en peligro la vida de sus esposas al hacerlo.

El respeto de los primeros cristianos por la dignidad del matrimonio hizo que la fe fuera enormemente atractiva para las mujeres paganas. Así que las mujeres constituyeron un número desproporcionado de los primeros conversos. Esto, a su vez, hizo que el cristianismo fuera enormemente atractivo para los hombres paganos, que no podían encontrar muchas mujeres paganas para casarse, pero veían a las jóvenes asistir a la liturgia cristiana en gran número.

No debemos descartar estos beneficios del cristianismo en el orden natural. Una cosa que demostró el surgimiento del cristianismo es que la fidelidad al único Dios verdadero es la mejor manera de alcanzar la felicidad, no solo en el cielo, sino también en el mundo que Dios creó. La fe cristiana, entonces como ahora, crea hogares felices.

Y, en las culturas paganas, entonces como ahora, los hogares felices son muy atractivos. La evidencia parece indicar que, en el Imperio Romano, los hogares cristianos proporcionaban el lugar principal de evangelización de la Iglesia. Y que la Iglesia crecía porque en cada lugar se vivía en familia.

Esto es algo que no encontramos con demasiada frecuencia en las vidas publicadas de los santos, que tienden a centrarse principalmente en eventos extraordinarios y grandes milagros. Tampoco encontramos esta historia contada en las historias eclesiásticas, que tienden a centrarse casi exclusivamente en la vida de los obispos y el clero. Sin embargo, es la verdadera historia de la Iglesia. Como dijo San Agustín, la historia del crecimiento del evangelio fue la historia de “un corazón prendiendo fuego a otro”.

El fuego de la caridad tendido en el hogar cristiano pronto consumió las manzanas de la ciudad y luego los barrios. No fue el tipo de experiencia extática que vemos en el relato del primer Pentecostés en los Hechos de los Apóstoles. Fue, más bien, tranquilo y gradual. Veamos sólo un ejemplo de cómo ardía este fuego de la caridad.

Las epidemias estaban entre los grandes terrores de la vida en el mundo antiguo. Los médicos de entonces sabían que las enfermedades eran transmisibles, pero no sabían nada de bacterias o virus, mucho menos de antibióticos o antisepsia. Una vez que las enfermedades llegaban a su ciudad natal, realmente no había forma de detenerlas. Varias epidemias importantes asolaron el imperio durante el surgimiento del cristianismo, y cada una de ellas redujo la población del imperio en aproximadamente un tercio.

El fuego de la caridad

Sin embargo, incluso en estas circunstancias, la Iglesia creció. De hecho, en medio de persecuciones y epidemias simultáneas, la Iglesia creció aún más dramáticamente, especialmente en proporción a la población total del imperio. Por todas partes la gente caía como moscas, pero la Iglesia crecía.

¿Cómo pasó eso? Mire lo que normalmente sucedía cuando una epidemia azotaba su ciudad natal. Las primeras personas en irse solían ser los médicos. Sabían lo que se avecinaba y sabían que poco podían hacer para evitarlo. El médico pagano del siglo II, Galeno, admite que huyó, en su descripción de la epidemia mundial durante el reinado de Marco Aurelio. Los siguientes en salir fueron los sacerdotes paganos, porque tenían los medios y la libertad para hacerlo.

Se animó a las familias paganas ordinarias a abandonar sus hogares cuando los miembros de la familia contrajeron la plaga. Una vez más, no conocían otra forma de aislar la enfermedad que dejar que el miembro de la familia afectado muriera, quizás lentamente.

Sin embargo, los cristianos tenían el deber de no abandonar a los enfermos. Jesús mismo había dicho que, al cuidar a los enfermos, los cristianos lo estaban cuidando a él. Entonces, aunque los cristianos no sabían más sobre medicina que los paganos, se quedaron con sus familiares, amigos y vecinos que sufrían. Considere este relato de la gran epidemia del año 260, que nos dejó el obispo Dionisio de Alejandría:

La mayoría de nuestros hermanos cristianos mostraron un amor y una lealtad ilimitados, sin escatimarse nunca y pensando sólo en los demás. Sin importarles el peligro, se hicieron cargo de los enfermos, atendiendo todas sus necesidades y ministrándolos en Cristo, y con ellos partieron de esta vida serenamente felices; porque fueron infectados por otros con la enfermedad, atrayendo sobre sí mismos la enfermedad de sus vecinos y aceptando alegremente sus dolores. . . .

La muerte en esta forma, el resultado de una gran piedad y una fe fuerte, parece en todos los sentidos igual al martirio”.

 

También poseemos relatos paganos de esa epidemia, y todos ellos se caracterizan por la desesperación. Sin embargo, los cristianos estaban “serenamente felices”. Tampoco fue un evento extraordinario. Stark dice que Antioquía de Siria, considerada la segunda ciudad del imperio, experimentó 41 catástrofes naturales y sociales de este orden durante los años en que el cristianismo estaba en ascenso. Eso es un promedio de un desastre catastrófico cada quince años.

El cristianismo tuvo el mismo efecto de otras maneras, como señaló Stark. Ofreció ciudades llenas de extraños, huérfanos, viudas, personas sin hogar y pobres, una nueva familia y comunidad y una nueva forma de vida que los liberó de muchos de los miedos que torturaban a sus vecinos paganos.

En medio de todo ese caos, la caridad cristiana, que por lo general comenzaba en el hogar, trajo el crecimiento de la iglesia. Los cristianos tenían muchas más probabilidades de sobrevivir a las epidemias porque se preocupaban unos por otros. El mero cuidado de la comodidad redujo la tasa de mortalidad de los cristianos en dos tercios en comparación con la de los paganos.

Además, las familias cristianas también se preocupaban por sus vecinos paganos. Por lo tanto, los paganos que recibieron atención cristiana tenían más probabilidades de sobrevivir y, a su vez, convertirse ellos mismos en cristianos. Así, en tiempos de epidemia, cuando la población en general se desplomó, el crecimiento de la iglesia se disparó.

La llama que se extiende

Los paganos tendían a cuidar solo de los de su grupo. Mientras que los paganos solo ayudaban a sus hermanos, los cristianos trataban a todos los hombres como a sus hermanos. Y los paganos se dieron cuenta. El malvado emperador Juliano, que despreciaba a todos los cristianos y encabezó la acusación de volver a paganizar el imperio, todavía tuvo que admirar a regañadientes su caridad:

“Los impíos galileos apoyan no solo a sus pobres, sino también a los nuestros. Todos pueden ver que nuestros pobres carecen de nuestra ayuda”.

 

No puedo enfatizar lo suficiente que esta actividad caritativa no fue tanto el trabajo de las instituciones como de las familias. La familia era entonces, como lo es ahora, la unidad fundamental de la Iglesia. Hasta el siglo III, la mayoría de los cristianos no tenían un edificio al que pudieran llamar su “iglesia”. Su vida cristiana estaba centrada en sus hogares. Las organizaciones benéficas institucionalizadas todavía estaban a años de distancia en el futuro, para ser establecidas en tiempos más pacíficos.

Al principio, la caridad era más bien el camino de la vida familiar cristiana. Esta rutina de caridad no constituía tanto una nueva cultura, reemplazando a la antigua, al menos externamente. Exteriormente, poco había cambiado en los barrios habitados por cristianos. La ley, el gobierno, las rutinas de la vida diaria permanecieron como estaban, y como permanecerían en gran parte, intactos, incluso después de Constantino. Pero interiormente, todo había cambiado.

Vemos los medios de esta transformación, incluso muy temprano en la historia cristiana. Un documento de principios del siglo II, la Carta anónima a Diogneto, describe el proceso en términos profundos pero sencillos. El escritor señala que los cristianos no se distinguen de otras personas por nada externo: ni por su país o idioma, ni por su comida o vestimenta, sino por lo que él llama el “estilo de vida maravilloso y sorprendente” de los cristianos.

Se casan, como todos [los demás]; engendran hijos; pero no cometen infanticidio. Tienen una mesa común, pero no una cama común. . . . Obedecen las leyes prescritas y al mismo tiempo superan las leyes con sus vidas. Aman a todos los hombres y son perseguidos por todos. Son desconocidos y condenados; son puestos a muerte, y restaurados a la vida. . .

En resumen: como el alma está en el cuerpo, así los cristianos están en el mundo. El alma está dispersa por todos los miembros del cuerpo, y los cristianos están esparcidos por todas las ciudades del mundo. . . . El alma invisible está custodiada por el cuerpo visible, y se sabe que los cristianos están en el mundo, pero su piedad permanece invisible.

 

Gradualmente. Invisiblemente. Pero inexorablemente. Esta es la forma en que la doctrina cristiana, la esperanza y la caridad transformaron el Imperio Romano, una persona a la vez. El cristianismo transformó la forma en que los vecinos trataban a los enfermos, la forma en que los padres trataban a sus hijos y la forma en que los esposos y las esposas hacían el amor.

Eso es lo que realmente le sucedió al Imperio Romano. El evangelio de Jesucristo se extendió gradualmente, de persona a persona, de familia a familia, de casa a casa, de barrio a barrio, luego a provincias enteras. La conversión tuvo lugar en los incrementos más pequeños, uno por uno, debido a las casas.

La Iglesia Doméstica

Cuando leemos acerca de nuestros antepasados ​​en la fe, sus obras claman por una imitación moderna. Seré tan audaz como para extraer seis lecciones que las antiguas familias cristianas pueden enseñar a las familias modernas.

1. Ven a ver tu hogar como una iglesia doméstica. Los cristianos modernos tienden a pensar en los edificios de su parroquia como “la iglesia”. Tenemos que creer que nuestras familias son la iglesia, que nuestros hogares son la iglesia y que el reino de Dios comienza en el lugar donde colgamos nuestros sombreros y comemos. Necesitamos imitar a los primeros cristianos al ver nuestros hogares como lugares de adoración y compañerismo, como fuentes de caridad y como escuelas de virtud.

San Agustín una vez se dirigió a una reunión de padres como “mis queridos compañeros obispos”. Ese es el papel que juegan los padres en la iglesia doméstica.

2.Haz de tu iglesia doméstica un refugio de caridad. Una de las descripciones más sorprendentes de la Iglesia primitiva proviene de Tertuliano, quien escribió: “Es nuestro cuidado de los desamparados, nuestra práctica de la bondad amorosa lo que nos marca a los ojos de muchos de nuestros oponentes, quienes dicen: ‘Mira a esos cristianos , cómo se aman.’” Este amor tiene que empezar en casa. Tiene que comenzar en la iglesia doméstica.

¿Cuántos de los que denuncian la falta de reverencia en sus iglesias luego van a casa para profanar sus iglesias domésticas con palabras ásperas hacia sus hijos o hacia sus cónyuges o con chismes sobre sus vecinos o sus compañeros de trabajo? Todos seremos llamados a rendir cuentas por esto.

Recuerda las palabras de Tertuliano. Ellos sabrán que somos cristianos, no por los íconos en nuestra pared, o los símbolos de peces en nuestras calcomanías, o la gruta en nuestro patio delantero, o por nuestros brazaletes WWJD, sino por el amor en nuestros corazones, expresado en nuestros hogares. .

3.Haz de tu iglesia doméstica un lugar de oración. Esto no significa que su día deba estar dominado por las devociones, pero debe tener algunas disciplinas familiares de oración regulares y rutinarias. Los primeros cristianos vieron esto como algo necesario y observaron “horas estacionarias” de oración durante el día, e incluso durante la noche. En el siglo III, Tertuliano describió a las familias cristianas del norte de África levantándose en medio de cada noche para orar juntos.

 

La mayoría de los cristianos de hoy no se levantan a las 3 am, y no estoy sugiriendo que debamos hacerlo. Hay muchas formas de orar en familia, y usted debe buscar las formas que funcionen mejor para su tribu. Pueden orar juntos al comienzo del día o al final del día.

Debéis orar juntos, al menos, ofreciendo la gracia en cada comida. Puede comenzar un estudio bíblico familiar semanal. Puede unirse al culto entre semana que ofrece su iglesia parroquial. Lo importante es hacer algo, empezar por algún lado. Comienza con algo pequeño y manejable, y luego date tiempo para crecer.

Apóstoles de la Caridad

Sabed que, como iglesia doméstica, estáis “en misión”. Como la Iglesia universal, sois enviados por Cristo para llevar el evangelio al mundo. Eres enviado fuera de tu casa. “Enviado” es la raíz del significado de la palabra apostolado, y tú y yo y todos nuestros hijos estamos llamados a participar en el apostolado de la Iglesia, a ser apóstoles del mundo.

Imagínate a ti mismo como uno de esos cristianos invisibles que viven en las ciudades antiguas que se estaban pudriendo con epidemias. ¿Qué harías? ¿Qué harías que hiciera tu familia? ¿Huirías de la ciudad mientras mueren tus vecinos? ¿Tablarías las ventanas y colocarías tu escopeta? Haríais como vuestros antepasados ​​y saldríais y serviríais a vuestros vecinos.

Hoy en día podemos curar muchas de las antiguas plagas. Pero todos deberíamos preguntarnos: ¿Qué epidemias están consumiendo hoy las familias de nuestros barrios? ¿Qué es lo que está destrozando a las familias vecinas? ¿Qué es lo que los deja marcados y apenas capaces de seguir adelante en la vida? ¿Qué tal el divorcio? ¿Ilegitimidad?

Abandono. . . esa sensación constante de que no son queridos por alguien a quien aman mucho? Tal vez necesitemos expandir nuestras definiciones de pobreza y epidemia, para ver a las personas a las que nuestras familias deben servir hoy. Probablemente haya personas en su cuadra que estén muy solas, que sean ancianas y estén solas, o que estén de luto, o que estén necesitadas de algún otro modo.

¿Cómo podría ayudar su familia? A veces, ayudar es tan simple como preparar comidas, abrir la puerta de su casa e incluso compartir las “obras de arte” de sus hijos para los refrigeradores de los vecinos. No tiene que ser un programa lujoso. Pero este tipo de caridad debería ser un proyecto familiar continuo.

Los cristianos a veces se exceden al proteger a su familia de los extraños y de los no creyentes. Pero como dijo la Madre Teresa, Cristo a veces vendrá a nosotros en estos disfraces angustiosos. Tenemos que abrir de par en par las puertas a Cristo. Eso es parte de lo que significa para nosotros estar en misión.

Uno de los grandes Padres de la Iglesia Occidental, San Jerónimo, dijo: “Los ojos de todos se vuelven hacia ti. Tu casa está asentada sobre una atalaya; tu vida fija para otros los límites de su autocontrol.” Pero nuestras vidas no pueden establecer límites para los demás a menos que abramos nuestras vidas y nuestros hogares a los demás, y a menos que (vea las lecciones dos y tres) vivamos como si nuestra casa estuviera colocada en una torre de vigilancia.

Gracia luminosa

Cultivar la virtud de la esperanza. La gracia divina tiene un poder ilimitado. Puede transformar personas; puede y ha transformado culturas. Como padres, feligreses y vecinos, tenemos que creer en los milagros. Tenemos que creer que la gente puede cambiar.

Es demasiado fácil para nosotros creer que muchas personas están irremediablemente perdidas, han sido por la cultura o por sus propias vidas inoculadas irremediablemente contra el evangelio. Pero esto simplemente no es verdad. Lea al agnóstico Rodney Stark: Los milagros suceden, la gente cambia, los pueblos, ciudades y naciones pueden convertirse al cristianismo a un ritmo del 40 por ciento por década.

Vivir según las enseñanzas de la Iglesia. Necesitamos elevar nuestros hogares a la altura de los estándares de Jesucristo y su Iglesia. Es un estándar alto, pero las alternativas hoy en día son mortales. Los primeros cristianos no convirtieron al imperio comprometiéndose con las ideas del imperio sobre la vida familiar. No se comprometieron con el divorcio, la anticoncepción, el aborto, el infanticidio o la actividad homosexual.

Los primeros cristianos odiaban estos pecados, incluso cuando amaban apasionadamente a los pecadores que los cometían, los pecadores que vivían en sus vecindarios. Nosotros también necesitamos odiar estos pecados y alejarlos de nuestros propios hogares. Pero también necesitamos ayudar a otros hogares, a otras familias a vivir según las enseñanzas de Jesús.

Necesitamos evangelizar a las familias que nos necesitan. Si no lo hacemos, entonces podemos contarnos con el sacerdote y el levita en la parábola del buen samaritano, que pasó junto al hombre en la zanja.

No termino con una cita de los primeros cristianos, sino de un cristiano contemporáneo, el Papa Juan Pablo II, quien en Christifideles Laicid extrajo una lección de la Iglesia primitiva al instruir a las familias en los caminos de la evangelización:

Animada en su propia vida interior por el celo misionero, la Iglesia del hogar está llamada también a ser signo luminoso de la presencia de Cristo y de su amor por los que están “lejos”, por las familias que aún no creen, y por aquellas familias cristianas que ya no viven de acuerdo con la fe que una vez recibieron. La familia cristiana está llamada a iluminar “con su ejemplo y su testimonio. . . los que buscan la verdad.”

 

 

Mike Aquilina 

Por |2023-01-05T13:49:08+01:0031 diciembre, 2022|DESTACADOS, Temas de Actualidad|
FlojaNo está malBienMuy bien¡Impecable! (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Deja tu comentario

Ir a Arriba