Primeros Cristianos

Francisco condena los atentados de París: “Utilizar la violencia en nombre de Dios es blasfemia”

ada34cd2101afafaba465aad112ee3c1.jpg

“Ante tales actos no se puede no condenar la incalificable afrenta a la dignidad de la persona humana.”

 

El Papa expresó su cercanía al pueblo de Francia y especialmente a los familiares de las víctimas.

“Ante tales actos no se puede no condenar la incalificable afrenta a la dignidad de la persona humana.”

 

Durante el rezo del Ángelus el Papa Francisco volvió a condenar los atentados realizados en París, expresó su cercanía al pueblo de Francia y especialmente a los familiares de las víctimas.
 
PAPA FRANCISCO
“Tanta barbarie nos deja consternados y nos preguntamos cómo puede el corazón del hombre idear y realizar actos así de horribles, que han trastornado no sólo Francia sino el mundo entero. Ante a tales actos no se puede no condenar la incalificable afrenta a la dignidad de la persona humana. Quiero reafirmar con vigor que el camino de la violencia y del odio no resuelve los problemas de la humanidad y que utilizar el nombre de Dios para justificar este camino es una blasfemia”.
 
Momentos antes dijo que seguir a Dios es el mejor modo para superar las dificultades de la vida.
 
PAPA FRANCISCO
“También en nuestros días no faltan calamidades naturales y morales, y tampoco faltan adversidades y dificultades de todo tipo. Todo pasa, nos recuerda el señor. Sólo Él, su palabra, permanece como luz que guía, ayuda a nuestro caminar y nos perdona siempre porque está con nosotros. Sólo es necesario mirarlo y nos cambia el corazón. La Virgen María nos ayude a confiar en Jesús, el equilibrio fundamental de nuestra vida y a perseverar con alegría en su amor”.
 
El Papa concluyó pidiendo oraciones por Francia y recordando al sacerdote hijo de esclava beatificado el día anterior en Brasil. 
 
Vivió en el siglo XIX y fue víctima de una fuerte discriminación, también entre sus propios parroquianos que no aceptaban que una persona de color y venida de tan humilde condición fuera su guía pastoral.
Salir de la versión móvil