Primeros Cristianos

Francisco: “La verdadera paz es fruto del perdón”

La multitud del Papa

La multitud del Papa

 

La paz «es el fruto de la victoria del amor de Dios sobre el mal, es el fruto del perdón. Y es precisamente así: la verdadera paz, esa paz profunda, viene de hacer la experiencia de la misericordia de Dios».

 

Durante el Regina Coeli, ante cien mil dieles, Bergoglio recordó conmovido a Juan Pablo II en el octavo aniversario de su fallecimiento

«¡Tengamos también nosotros el coraje de testimoniar la fe en Cristo resucitado!, ¡No tengamos miedo de ser cristianos y de vivir como cristianos!». Lo dijo el Papa Francisco en el Regina Coeli.

«La Iglesia es enviada por Cristo resucitado a transmitir a los hombres la remisión de los pecados, y así hacer crecer el Reino del amor, sembrar la paz en los corazones, para que se afirme también en las relaciones, en las sociedades, en las instituciones», añadió el Papa.

La paz «es el fruto de la victoria del amor de Dios sobre el mal, es el fruto del perdón. Y es precisamente así: la verdadera paz, esa paz profunda, viene de hacer la experiencia de la misericordia de Dios». Lo dijo el Papa Francisco durante el Regina Coeli y añadió conmovido, desde la ventana de su estudio, «Hoy es el Domingo de la Divina Misericordia, por voluntad del Beato Juan Pablo II, que cerró sus ojos a este mundo precisamente en la vigilia de esta celebración».

Para concluir, el Papa Francisco exclamó: «¡Queridos hermanos sean mensajeros y testigos de la misericordia de Dios!». Esta  fue la exhortación que dirigió Francisco, después del rezo a la Reina del cielo, de este domingo. Cuando saludó cordialmente a los peregrinos que habían participado en la Santa Misa presidida por el Cardenal Vicario de Roma, en la iglesia romana del Santo Espíritu, centro de devoción de la Divina Misericordia.

Salir de la versión móvil