Primeros Cristianos

“Los abuelos son héroes, transmiten la fe incluso en tiempo de persecución”

fbe2e35f95ea5c79210d03e49f2b80a6.jpg

El Papa Francisco repitió en su homilía en Casa Santa Marta un mensaje constante de su pontificado: la sociedad que descuida a sus ancianos carece de memoria y de futuro.

Homilía en Santa Marta sobre el tesoro de los abuelos como transmisores de la fe

El Papa Francisco repitió en suhomilía en Casa Santa Marta un mensaje constante de su pontificado: la sociedad que descuida a sus ancianos carece de memoria y de futuro.

Papa Francisco

“Recemos por nuestros abuelos, nuestras abuelas, que tantas veces han tenido un papel heroico en la transmisión de la fe en tiempos de persecución. Cuando papá y mamá no estaban en casa o tenían ideas extrañas, que les enseñaba la política de aquel tiempo, fueron las abuelas quienes transmitieron la fe”.

Francisco también recordó que de los 10 mandamientos, solo el que ordena cuidar a los padres promete prosperidad a cambio.

{source}{/source}

Extracto de la homilía del Papa

Fuente: Radio Vaticana

“La coherencia de este hombre, la coherencia de su fe, pero también la responsabilidad de dejar una herencia noble, una herencia verdadera. Nosotros vivimos en un tiempo en el que los ancianos no cuentan. Es feo decirlo, pero se descartan, ¡eh! Porque dan fastidio. Los ancianos son los que nos traen la historia, nos traen la doctrina, nos traen la fe y nos la dan en herencia. Son los que, como el buen vino envejecen, tienen esta fuerza dentro para darnos una herencia noble”.

“Esta historia me ha hecho tanto bien, toda la vida. Los abuelos son un tesoro. La Carta a los hebreos… nos dice: ‘Acuérdense de sus mayores, que les han predicado, aquellos que les han predicado la Palabra de Dios. Y considerando su fin, imiten su fe’. La memoria de nuestros antepasados nos lleva a la imitación de la fe. Verdaderamente la vejez tantas veces es un poco fea, ¡eh! Por las enfermedades que trae y todo esto, pero la sabiduría que tienen nuestros abuelos es la herencia que nosotros debemos recibir. Un pueblo que no custodia a los abuelos, un pueblo que no respeta a los abuelos, no tiene futuro, porque no tiene memoria, ha perdido la memoria”.

“Oremos por nuestros abuelos, nuestras abuelas, que tantas veces han tenido un papel heroico en la transmisión de la fe en tiempo de persecución. Cuando papá y mamá no estaban en casa y también cuando tenían ideas extrañas, que la política de aquel tiempo enseñaba, han sido las abuelas las que han transmitido la fe. Cuarto mandamiento: es el único que promete algo a cambio. Es el mandamiento de la piedad. Ser piadoso con nuestros antepasados. Pidamos hoy la gracia a los viejos Santos – Simeón, Ana, Policarpo y Eleazar – a tantos viejos Santos: pidamos la gracia de custodiar, escuchar y venerar a nuestros antepasados, a nuestros abuelos”.

Romereports.com

Salir de la versión móvil