Primeros Cristianos

La cuarta parte de la comida desperdiciada acabaría con el hambre en el mundo

32699af76cfc6e0191d612ffd4e88ee9.jpg

El Papa Francisco denuncia con contundencia el desperdicio de comida y la indiferencia hacia los millones de personas que pasan hambre en el mundo. 

La cuarta parte de la comida desperdiciada acabaría con el hambre en el mundo


El Papa Francisco denuncia con contundencia el desperdicio de comida y la indiferencia hacia los millones de personas que pasan hambre en el mundo.

 
FRANCISCO 5 junio, 2013
“Cuando la comida se comparte de modo justo, nadie carece de lo necesario. Los alimentos que se tiran a la basura son alimentos que se roban de la mesa del pobre, del que tiene hambre”. 
 
FRANCISCO 9 diciembre, 2013
“No podemos mirar hacia otra parte fingiendo que el problema no existe. Los alimentos que hay a disposición en el mundo bastarían para quitar el hambre a todos”
 
Estas afirmaciones del Papa son confirmadas por la FAO. Este organismo de las Naciones Unidas denuncia que con solo 1 de cada 4 alimentos que se desperdician sería posible terminar con el hambre en el mundo.
 
JORGE FONSECA
Funcionario agro-industria FAO
“Él está en lo cierto. No es posible que tengamos tantas personas que no pueden tener si quiera dos comidas al día completas, nutritivas e inocuas y, por otro lado, estemos desperdiciando tantísimo”.
 
Una persona de un país rico puede tirar a la basura entre 95 y 115 kilos de comida al año. En el África subsahariana y en Asia, esa cantidad es solo de entre 6 y 11 kilos. En total, cada año se desperdician unas 1.300 millones de toneladas de alimentos. 
 
JORGE FONSECA
Funcionario agro-industria FAO
“Tenemos muy claro que es un problema muy grande y sí que podemos hacer éticamente y técnicamente mucho por reducir el hambre en el mundo y uno de los modos es a través de la reducción de pérdidas de alimentos y de desperdicios de alimentos”.
 
Las cifras son alarmantes y las soluciones deben ser globales pero con pequeños cambios de actitud, es posible aportar un granito de arena para solucionar el problema.
 
JORGE FONSECA
Funcionario agro-industria FAO
“Sabemos de algunas regiones en el mundo donde es bien visto cocinar mucho para la familia, incluso más de lo que se sabe que se va a consumir. Ese es un aspecto cultural. Tal vez no estar habituado a comer la comida que fue preparada dos días antes, a pesar de que esté en buenas condiciones”.
 
La producción de determinados alimentos también está deteriorando el planeta. A esta situación se une el drama de más de 870 millones de personas en el mundo que todavía pasan hambre.
 
http://www.romereports.com
 
Salir de la versión móvil