LA PRESENCIA REAL DE CRISTO EN LA EUCARISTÍA – SIGLOS I AL IV

 

”El modo de presencia de Cristo sobre las especies eucarísticas es único. Él eleva la Eucaristía por encima de todos los sacramentos y la hace como si fuera la coronación de la vida espiritual y el fin al que tienden en todos los sacramentos.

En el Santísimo Sacramento de la Eucaristía, el cuerpo y la sangre están verdadera, verdadera y sustancialmente contenidos junto con el alma y la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo y, por lo tanto, todo Cristo. Esta presencia se llama real, no por exclusión, como si los otros no fueran reales, pero yo soy autónomo, porque es sustancial y por eso Cristo, Dios y el hombre se convierte en un don completo ”(CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA).

Desde el principio, la Eucaristía ha tenido un papel central en la vida de los cristianos. Maravilla ver la fe y el cariño con el que tratan a Jesús en el Pan eucarístico. Tienen una fe inquebrantable en que el pan y el vino se convierten, por las palabras de la consagración, en el Cuerpo y la Sangre de Cristo

 

En varios textos de los siglos I y II, vemos cómo va evolucionando y construyéndose la liturgia de la Iglesia. Emociona comprobar cómo seguimos celebrando la misma Misa que se celebraba en el siglo I: lo podemos ver en la descripción del Santo Sacrificio que San Justino, en el año 155, hace al emperador Antonino Pío; o en la “Traditio Apostólica” de San Hipólito de comienzos del siglo III.

Los textos que exponemos a continuación son una prueba de que ya desde los primeros tiempos del cristianismo (siglo I), en la Iglesia primitiva existía una fe muy clara en la presencia de Jesucristo en el Pan y en el Vino “eucaristizados”.

 

“ ESTE ES MI CUERPO (…) ESTA ES MI SANGRE ”   (Mateo 26, 26-28)

 

DIDACHE

“En cuanto a la Eucaristía, celébrala de la siguiente manera (…) nadie debe comer ni beber de tu Eucaristía si no está bautizado en el nombre del Señor, porque el Señor dijo al respecto, no des cosas sagradas a los perros ”(9, 1.5).

 

 

IGNACIO DE ANTIOQUIA

“Se apartan de la Eucaristía y la oración porque no profesan que la Eucaristía es la carne de nuestro Salvador Jesucristo, que sufrió por nuestros pecados y que, en su bondad, el Padre ha resucitado ” (Carta a los Esmirnos 4,1).

 

“Esforzaos, por lo tanto, por usar de una sola Eucaristía; pues una sola es la carne de Nuestro Señor Jesucristo y uno sólo es el cáliz para unirnos con su sangre, un solo altar, como un solo obispo junto con el presbítero y con los diáconos consiervos míos; a fin de que cuanto hagáis, todo hagáis según Dios”  (Carta a los de Filadelfia, 4).

 

“No me complace la comida corruptible, ni disfruto los placeres de esta vida. Deseo el pan de Dios, que es la carne de Jesucristo, del linaje de David, y de bebida deseo su sangre, que es amor incorruptible ”(carta a los Romanos 7.3).

 

 

SAN JUSTINO 

”Este alimento se llama entre nosotros ‘Eucaristía‘ en el que nadie puede participar a menos que crea que nuestras enseñanzas son verdaderas y sea lavado en el baño del bautismo que trae la remisión de los pecados y la regeneración, y vive de acuerdo con lo que Cristo nos enseñó .

De hecho, no tomamos estas cosas como pan o bebida ordinaria, sino de la manera en que Jesucristo, nuestro Salvador, hecho carne en virtud de la palabra de Dios, tuvo carne y sangre para nuestra salvación, por eso nos enseñó que, en virtud de la oración al verbo que viene de Dios, alimentarse del que se dijo Acción de Gracias – alimento del que, por transformación, nuestra sangre y nuestra carne se nutren – es la carne y la sangre de ese mismo Jesús encarnado.

Así es como los apóstoles en las memorias que escriben llamaron los Evangelios, nos transmiten que así les fue ordenado, cuando Jesús,tomando pan y dando gracias, dijo: haced esto en memoria mía. Este es mi cuerpo; e igualmente, tomando la copa y dando gracias, dijo: Esta es mi sangre” (1 Apología 66, 1-3).

 

 

SAN IRENEO DE LION

“Aconsejando también a sus discípulos que ofrecieran a Dios las primicias de sus criaturas, no porque él lo necesitara, sino para que no parecieran inoperantes e ingratas, tomó el pan que viene de la creación, dio gracias, diciendo: Este es mi cuerpo; Asimismo, tomó la copa, y viene cuando nosotros, los de la creación, declaramos su sangre y establecimos la nueva oblación del nuevo testamento.

Esta es la misma oblación que la iglesia recibió de los Apóstoles y que, en todo el mundo, ofrece a Dios que nos da de comer, como Primicias de los dones de Dios” (Contra herejías 4,17, 5).

 

“En cuanto a nosotros, nuestra manera de pensar y estar de acuerdo con la Eucaristía,  y esta confirma nuestra doctrina, porque ofrecemos lo que ya es suyo, proclamando, como es justo, la comunión y unidad de la carne y el espíritu. Como el pan que sale de la tierra, al recibir la invocación de Dios, ya no es el pan ordinario, sino la Eucaristía, compuesta de dos elementos: terrenal y celestial; Asimismo, nuestros cuerpos, porque reciben la Eucaristía, ya no son corruptibles, porque tienen la esperanza de la Resurrección” (Contra las herejías 4,18, 3-4).

 

”Así como la semilla de la vid, depositada en la tierra después da fruto, y el Grano de Trigo caído en la tierra y destruido, resurge multiplicado por la acción del Espíritu de Dios que todo lo sostiene y, entonces, por el trabajo de los hombres, estas cosas se hacen vino y pan para lo que por la palabra de Dios se convierten en la Eucaristía, es decir, en el cuerpo y la sangre de Cristo.

De la misma forma; nuestros cuerpos, nutridos por esta Eucaristía, después de descomponerse, resucitarán en su tiempo, cuando la palabra de Dios los hará elevar a la gloria de Dios Padre,porque dará inmortalidad a lo corruptible ya que el poder de Dios se manifestará en la debilidad”(Contra herejías 5,2, 2-3)

 

 

TERTULIANO DE CARTAGO

 

“Por lo tanto, por el sacramento del pan y el cáliz, ya hemos probado en el evangelio la verdad del cuerpo y la sangre del Señor, contraria al fantasma predicado por Marción (Contra Marción 5: 8).

 

“El sacramento de la Eucaristía encomendado por el Señor durante la cena y a todos, también lo tomamos en las reuniones antes del amanecer y no de manos ajenas sino de quienes presiden (…) Sufrimos angustia si algo cae de nuestro cáliz o también de nuestro pan ”(De la corona 3)

 

 

HIPÓLITO DE ROMA 

“Que todos los fieles se apresuren a recibir la Eucaristía, antes de intentar nada. Si lo recibe porque tiene fe, lo que se le dé más tarde, aunque sea mortal, no puede dañarlo.

Hacer todo lo posible para que el infiel no pruebe la Eucaristía, o que lo haga una rata u otro animal, y que ninguna parte de ella se caiga y se pierda: es el cuerpo de Cristo, que deben comer los creyentes y no hay que descuidarlo ”(Tradición Apostólica).

 

 

ORÍGENES DE ALEJANDRIA

“¿No tienes miedo de comulgar el cuerpo de Cristo y acercarte a la Eucaristía como si fueras limpio y puro? ¿Cómo puedes despreciar el juicio de Dios? ¿No recuerdas que está escrito: ‘por eso hay muchos entre ustedes débiles, enfermos y muchos que mueren’? ¿Por qué muchos son débiles? porque no se juzgan a sí mismos, no nos examinamos, no entienden lo que significa participar en la iglesia, ni [entienden] lo que es acercarse a tantos y tan exquisitos sacramentos. Sufren lo que suelen sufrir los que tienen fiebre. cuando se atreven a comer de los manjares de Santos, es decir, se arruinan a sí mismos ”(Comentarios sobre los Salmos 37,2,6).

 

“No, al contrario, damos gracias al creador de todo; comemos el pan ofrecido con acción de gracias y oración por los dones recibidos a través de la oración eucarística en un cuerpo santo y santificador que lo usa con propósito” (Contra Celso 8.33).

 

“Conócete a ti mismo, que estás acostumbrado a ver los misterios contándolos: cuando recibimos el cuerpo del Señor, lo guardas con todo mimo y veneración, para que nada caiga de él, ni desaparezca nada del don consagrado; esto se debe a que, como sabes, serán acusados, y por una razón justa, si se perdió algo por negligencia” (Homilía sobre Éxodo 13, 3).

 

“Por tanto, si pasáis con él (Jesús) a celebrar la Pascua, os dará la copa del nuevo pacto y también el pan de bendición; dará su cuerpo y su sangre ”(homilía sobre Jeremías 19:13).

 

”[Anteriormente,] el maná era alimento en Enigma; ahora, claramente la carne de la palabra de Dios es verdadera comida como él mismo dice: mi carne es verdaderamente comida y mi sangre es verdaderamente bebida (homilía sobre el número 7.2).

 

 

SAN HILARIO DE POITIERS

“El verbo se hizo realmente carne y nosotros, en la comida del Señor, recibimos realmente la carne del verbo (…) Él nos da tanto la realidad de su carne como la realidad de su divinidad en el sacramento de su carne” (De la Trinidad 8, 13)

 

“Si es cierto que ‘la palabra se hizo carne’, también es cierto que en el alimento sagrado (Eucaristía) recibimos la palabra hecha de carne. Por tanto, debemos estar convencidos de que quien (…) también se fundió en el sacramento que comunica su carne con la naturaleza de la eternidad (…) por su carne, permanece en nosotros, en nosotros y nosotros en él. (…) Él mismo testifica que estamos en un alto grado en él, a través del Sacramento en el que nos comunica su carne y su sangre (…) esta es, por tanto, la fuente de nuestra vida: la presencia de Cristo a través de su carne en nosotros. ”(De la Trinidad 8.13 rasgo 16)

 

“Él mismo dice: ‘Mi carne es verdaderamente comida y mi sangre es verdaderamente bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, conmigo permanece y yo con él ”(Juan 6,56). En cuanto a la verdad de la carne y la sangre, no cabe duda: es verdaderamente carne y verdaderamente sangre, como vemos por la propia declaración del Señor y por nuestra fe en sus palabras. Esta carne, una vez comida, y esta sangre, bebida, nos hacen también uno en Cristo y a Cristo en nosotros. ”(de la Trinidad).

 

 

SAN ATANASIO DE ALEJANDRIA

“Verás a los levitas traer pan y una copa de vino, y colocarlo sobre la mesa. Mientras no se hagan las invocaciones y oraciones, no hay más que pan y vino en el cáliz, sin embargo, después de que se hayan dicho las grandes y admirables oraciones, entonces el pan se convierte en el cuerpo de Nuestro Señor Jesucristo y el vino y se convierte en tu sangre.  (Al recién bautizado pág. 26,325 ).

 

 

SAN CIRILO DE JERUSALÉN

“Por tanto, habiendo pronunciado y dicho sobre el pan: ‘Este es mi Cuerpo’, ¿quién se atreverá a dudar de él a partir de entonces? Y habiendo afirmado y dicho: “Esta es mi Sangre”, ¿quién puede dudar y decir que no es Su Sangre? (…) En otra ocasión, con su señal, convirtió el agua en vino en Caná de Galilea. Entonces, ¿no deberíamos creerlo cuando convierte el vino en sangre? (…)

Así, con total seguridad, participamos del Cuerpo y Sangre de Cristo. Esto es porque en la figura del pan se te da el Cuerpo, y en la figura del vino se te da la Sangre, para que, habiendo participado del Cuerpo y de la Sangre de Cristo, seáis corpóreos y consanguíneos a Él.  Nos convertimos así en ‘Cristóforos’, es decir, portadores de Cristo, cuyo Cuerpo y Sangre difunden nuestros miembros.Y luego, como dice San Pedro, “participamos de la naturaleza divina” (2Pd 1,4). En efecto, no lo consideres mero pan y mero vino, porque son el Cuerpo y la Sangre de Cristo, según la fe: cree firmemente, sin ninguna duda, que has sido hecho digno del Cuerpo y la Sangre de Cristo ” (Lecturas catequéticas 4.1-2.6).

“Y aunque los sentidos no puedan sugerirlo, la fe debe confirmarlo con confianza.  No juzgues la cosa por el gusto, sino por la fe, llénate de confianza, sin dudar que fuiste juzgado digno del Cuerpo y la Sangre de Cristo ”respectivamente, Cuerpo y Sangre de Cristo, según la afirmación del Señor”(Lecturas catequéticas 4.3.6).

“El pan que parece pan no es pan, aunque se ve y sabe a pan, pero es el Cuerpo de Jesús. El vino, aunque parezca vino por su sabor y color, no es vino, sino la Sangre del Señor ”.

 

 

SAN GREGORIO DE NISA 

“Aunque son de poco valor antes de la bendición, después de la santificación que viene del Espíritu, ambas cosas [- el pan y el vino -] funcionan excelentemente” (Del bautismo de Cristo).

SAN AMBROSIO DE MILÁN 

“Quizás digas: ‘Mi pan es pan común’. Sin embargo, este pan es Pan antes que palabras sacramentales. Tan pronto como tiene lugar la consagración, el pan que es, se convierte en la Carne de Cristo ”(De los Sacramentos 4).

 

“El Señor mandó y se hizo el cielo; el Señor mandó e hizo la tierra; el Señor ordenó y se hicieron los mares; el Señor ordenó y generó todas las criaturas. Vea, por tanto, cuán eficaz es la palabra de Cristo. Si la palabra del Señor Jesús es tan poderosa que, a través de ella, comienza a ser lo que antes no era, cuánto más tendrá que ser para que las cosas que ya eran sean y se conviertan en otra cosa ”( De los sacramentos 4,4,15).

 

“Confirmemos la verdad del misterio de la Eucaristía con el ejemplo de la Encarnación: ¿el nacimiento de Cristo fue precedido por un proceso natural? (…) Es evidente que de la Virgen nació por encima del orden natural. Ahora, el cuerpo que consagramos nació de la Virgen. ¿Por qué buscas ordenar el Cuerpo de Cristo (= Eucaristía) cuando por encima de la naturaleza nació el Señor de la Virgen? La carne de Cristo, crucificado y sepultado, era verdadera; por tanto, este sacramento es verdaderamente de su carne ”.

“Sabes, pues, que lo que recibes es el Cuerpo de Cristo (…) dice [el sacerdote], quien, en vísperas de su pasión, tomó el pan en sus santas manos. Antes de la consagración es pan, pero en cuanto se añaden las palabras de Cristo, es el Cuerpo de Cristo (…) Antes de las palabras de Cristo, el cáliz está lleno de vino y agua; pero mientras actúan las palabras de Cristo, allí se hace la sangre de Cristo que redimió al pueblo ”.

“A pesar de las apariencias de pan y vino, sin embargo, debemos creer que, después de la consagración, no hay nada más en ellos que el Carne y Sangre de Cristo ”.

 

SAN JUAN CRISÓSTOMO 

“Te lo suplicamos: envía tu Espíritu Santo sobre nosotros y sobre estas ofertas. Haz de este pan el precioso Cuerpo de tu Cristo, transformándolo con tu Espíritu Santo. Amén. A todos los que lo reciban, sea provechoso para el alma, el perdón de los pecados, la comunión de tu Espíritu Santo, la plenitud del Reino de los Cielos, confíen en Ti y no para el pecado y la condenación ”(Anáfora) .

“[El sacerdote] dice: ‘Este es mi Cuerpo’. Esta palabra transforma las cosas ofrecidas, al igual que esa palabra: ‘Crecer y multiplicarse; llenad la tierra ‘(Gn. 1:28), aunque se dice una sola vez, llena nuestra naturaleza de fuerza para procrear hijos. Así, esta palabra (= ‘Este es mi Cuerpo’), habiendo sido dicha una sola vez, desde ese tiempo hasta hoy y hasta la venida del Señor, obra el sacrificio perfecto en todas las iglesias (…) [Sobre el altar, ] allí yace Cristo inmolado ”(Homilía 1).
“Su Cuerpo está ahora ante nosotros [en el altar]” (Homilía sobre Mateo 50, 2).
“No es el hombre quien hace que las cosas ofrecidas se conviertan en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, sino el mismo Cristo, quien fue crucificado por nosotros. El sacerdote, figura de Cristo, pronuncia estas palabras, pero su eficacia y gracia son de Dios. ‘Este es mi Cuerpo’ – dice. Estas palabras transforman lo ofrecido ”(Prod. Jud. 1.6).

by Gabriel Larrauri – www.primeroscristianos.com