Primeros Cristianos

La lejanía de Dios es lejanía de uno mismo

Salir de la versión móvil