Primeros Cristianos

La unidad de los cristianos en el cristianismo primitivo

8d2d352177553035380c8d89065116aa.jpg

LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS EN EL CRISTIANISMO PRIMITIVO

 

TEXTOS DE LOS PRIMEROS SIGLOS SOBRE LA UNIDAD DE LA IGLESIA

Los primeros cristianos están dispuestos a dar su vida por la unidad de la Iglesia. Se esfuerzan por mantener unido el rebaño de Cristo, que empieza  a verse atacado y zarandeado por herejías, infidelidad, etc.

 

 

La Iglesia, como Cuerpo místico de Cristo, va creciendo y desarrollándose a pesar de las dificultades externas -de persecución, odio, etc.- y de las internas que irá encontrando paulatinamente.

Las heridas más dolorosas son las producidas por sus propios hijos. Pero siempre cuenta y contará con la asistencia del Espíritu Santo.

Son un magnífico testimonio de unidad las palabras de San Ireneo de Lyon con las que explica –en el siglo II- cómo :

Las Iglesias de Germania creen y transmiten lo mismo que las otras de los Iberos o de los celtas, de Oriente, Egipto o Libia o del centro del mundo. Al igual que el sol, criatura de Dios, es uno y el mismo en todo el mundo, así también la predicación de la verdad resplandece por doquier e ilumina a todos aquellos que quieren llegar al conocimiento de la verdad”. (Tratado contra los herejes, 1,10,1-3)

 

A continuación puedes acceder a algunos textos, sobre la unidad de los cristianos, escritos en los primeros tiempos de la iglesia.

 

Nos hablan:

SAN CLEMENTE ROMANO  (SIGLO I) 

LA DIDACHÉ   (SIGLO I)

SAN IGNACIO DE ANTIOQUÍA (SIGLO I-II)

SAN IRENEO DE LYÓN   (SIGLO III)

SAN CIPRIANO DE CARTAGO  (SIGLO III)

TERTULIANO (AÑO 160-220)

 

 

Del libro:
ORAR CON LOS PRIMEROS CRISTIANOS
Gabriel Larrauri (Ed. Planeta)

Salir de la versión móvil