Primeros Cristianos

Los cristianos sin esperanza son solo «turistas existenciales» – Francisco

9bdc2481e2ceb26bfd5eb52f9576d31d.jpg

En su homilía en Casa Santa Marta el Papa pidió no vagabundear por la vida espiritual sinó seguir las promesas de Dios sin la tentación de detenerse. Francisco explicó que existen tres tipos de creyentes: los que se fían de sus promesas, los que se estancan y los que están convencidos de progresar pero “jamás dan un paso hacia adelante”.

 

Francisco en Santa Marta: Dios nos pide que no hagamos turismo existencial

En su homilía en Casa Santa Marta el Papa pidió no vagabundear por la vida espiritual sinó seguir las promesas de Dios sin la tentación de detenerse. Francisco explicó que existen tres tipos de creyentes: los que se fían de sus promesas, los que se estancan y los que están convencidos de progresar pero “jamás dan un paso hacia adelante”. 
 
FRANCISCO
“Giran como si la vida fuera un turismo existencial, sin meta, sin tomar las promesas en serio. Aquellos que giran y se engañan, porque dicen: ‘¡Yo camino!’. No, tú no caminas: tú giras. Los errantes… En cambio, el Señor nos pide que no nos detengamos, que no nos equivoquemos de camino y que no giremos por la vida”.

 
Francisco añadió que la condición de pecadores hace equivocarse de camino y recordó a los católicos que la Cuaresma es un buen momento para preguntarse en qué camino se está.
 
 
EXTRACTO DE LA HOMILÍA DEL PAPA
(Fuente: Radio Vaticana)
 
“¡Tantos cristianos detenidos! Tenemos tantos detrás que tienen una esperanza débil. Sí creen que existe el Cielo y que todo irá bien. Está bien que lo crean, ¡pero no lo buscan! Cumplen los mandamientos, los preceptos: todo, todo… Pero están detenidos. El Señor no puede hacer de ellos levadura en su pueblo, porque no caminan. Y esto es un problema: los detenidos. Después hay otros entre ellos y nosotros, que se equivocan de camino: todos nosotros algunas veces nos hemos equivocado de camino, esto lo sabemos. El problema no es equivocarse de camino; el problema es no regresar cuando uno se da cuenta de haberse equivocado”. 
 
“Son los cristianos errantes: giran, giran como si la vida fuera un turismo existencial, sin meta, sin tomar las promesas en serio. Aquellos que giran y se engañan, porque dicen: ‘¡Yo camino!’. No, tú no caminas: tú giras. Los errantes… En cambio, el Señor nos pide que no nos detengamos, que no nos equivoquemos de camino y que no giremos por la vida. Girar por la vida… Nos pide que miremos las promesas, que vayamos adelante con las promesas como ese hombre, como ese hombre: ¡ese hombre creyó en la palabra de Jesús! La fe nos pone en camino hacia las promesas. La fe en las promesas de Dios”. 
 
“La Cuaresma es un tiempo hermoso para pensar si estoy en camino o si estoy demasiado quieto: conviértete. O si me he equivocado de camino: pero ve a confesarte y retoma el camino. O si soy un turista teologal, uno de estos que hacen el giro de la vida pero jamás dan un paso hacia adelante. Y pido al Señor la gracia de retomar el camino, de ponerme en camino, pero hacia las promesas”.
Salir de la versión móvil