Primeros Cristianos

Descubiertos paneles de marfil en la Ciudad de David

Descubiertos paneles de marfil en la Ciudad de David 1

Hallazgo de unos paneles de marfil en la ciudad de Jersusalén.

Las excavaciones arqueológicas en la Ciudad de David en Jerusalén, realizadas por la Autoridad de Antigüedades de Israel y la Universidad de Tel Aviv, han desenterrado algunos paneles de marfil que datan del período del Primer Templo.

Prof. YIFTAH SHALEV

Arqueólogo – Autoridad Israelí de Antigüedades

El marfil era el material más caro del mundo antiguo. Conocemos piezas de marfil de la época del Primer Templo, es decir, de la Edad del Hierro, únicamente en las capitales de los grandes reinos.

Encontrar piezas de marfil como estas indica que la ciudad de Jerusalén, capital del Reino de Judea, se caracterizó por una pujanza económica que no esperábamos. Los paneles de marfil se colocaban en muebles de madera, en un edificio habitado por personas adineradas. Están decorados con rosas, árboles y figuras geométricas, pero no hay figuras humanas.

Es probable que las estatuas y las representaciones humanas estuvieran prohibidas aquí y, por lo tanto, se eligieron decoraciones más adecuadas a la fe local. Este tipo de decoración requiere una gran destreza manual y precisión, y es probable que los paneles hayan sido importados.

El marfil llegó aquí para el comercio, o incluso, como podría ser en este caso, como un regalo de la aristocracia asiria a la aristocracia de Judea.

En la Biblia, el marfil siempre se asocia con el poder y la riqueza.

Encontramos marfil en la descripción del trono del Rey Salomón (1 Reyes 10,18). Tenemos la ‘casa de marfil’ que el rey Acab había construido en Samaria (1 Reyes 22:39). Y todavía más: el profeta Amós reprendió a ‘los despreocupados de Sión’ que yacían en ‘camas de marfil’ (Amós 6,4).

También se encontraron entre las ruinas del edificio un sello de ónix y una huella de sello con el nombre “Nathan Malik Abd al-Malik”.

Se han hecho otros hallazgos arqueológicos en las ruinas de un edificio derrumbado en el contexto de la destrucción del Primer Templo y el incendio de Jerusalén por parte de los babilonios en el 586 a. Las huellas del fuego aún son visibles. Estos artefactos nos ofrecen una idea de la vida cotidiana de las personas que vivieron aquí hace miles de años.

 

Salir de la versión móvil