Primeros Cristianos

“Señor, sálvanos de la corrupción” Papa en Casa Santa Marta

3fa5dd63975726f36e45afc640b9eee3.jpg

Los pecadores normales sienten la necesidad de ser perdonados. Los corruptos piensan que no lo necesitan.

“Pecadores sí, ¡pero corruptos jamás!”

Los pecadores normales sienten la necesidad de ser perdonados. Los corruptos piensan que no lo necesitan.

 

Durante la homilía de este viernes en Casa Santa Marta, el Papa Francisco diferenció entre pecadores normales y verdaderos corruptos. Los pecadores normales sienten la necesidad de ser perdonados. Los corruptos piensan que no lo necesitan.
 
PAPA FRANCISCO
“El Señor siempre perdona. Pero una de las cosas más feas de la corrupción es que quien se hace corrupto no necesita pedir perdón. No tiene ganas.”
 
El Papa dijo que era necesario rezar por que todos se liberen de las cadenas de la corrupción: desde el mismo Papa hasta los laicos.
 
EXTRACTOS DE LA HOMILÍA DEL PAPA
(Fuente: Radio Vaticana)
 
La corrupción – de la que después por gracia de Dios David se rescatará – tiene el corazón mellado por aquel “muchacho valeroso” que había afrontado al filisteo con la honda y cinco piedras. El Santo Padre concluyó afirmando que deseaba subrayar sólo esto: “Hay un momento en que el hábito del pecado o un momento en que nuestra situación es tan segura y somos bien vistos y tenemos tanto poder” que el pecado deja “de ser pecado” y se convierte en “corrupción”. Y dijo que una de las peores cosas de la corrupción es que el corrupto no tiene necesidad de pedir perdón”. 
 

“Hagamos hoy una oración por la Iglesia, comenzando por nosotros, por el Papa, por los obispos, por los sacerdotes, por los consagrados, por los fieles laicos: ‘Pero, Señor, sálvanos, sálvanos de la corrupción. Pecadores sí, Señor, lo somos todos, ¡pero corruptos jamás!’. Pidamos esta gracia”.


Rome Reports

Salir de la versión móvil