Desde hace unos años, la falta de entendimiento entre israelíes y palestinos se ha materializado en forma de un muro que separa Jerusalén de Belén y que divide algo más que dos territorios.

“Somos la Iglesia del Calvario por todo lo que vivimos. Pero en la iglesia del Santo Sepulcro, a pocos metros, también está la tumba vacía, es la Resurrección.”

Si Occidente crea guerras debe aceptar sus consecuencias

Desde hace unos años, la falta de entendimiento entre israelíes y palestinos se ha materializado en forma de un muro que separa Jerusalén de Belén y que divide algo más que dos territorios.

Hoy los cristianos de Oriente Medio viven una de las situaciones más delicadas de su Historia. Son una población mermada que corre el riesgo de desaparecer de la Tierra de Jesús víctima de la guerra, la pobreza y el radicalismo religioso.
 

PATRIARCA FOUAD TWAL (Patriarca Latino de Jerusalén)

“Somos la Iglesia del Calvario por todo lo que vivimos: la situación, la economía, el conflicto, la ocupación… Pero en la iglesia del Santo Sepulcro, a pocos metros, también está la tumba vacía, es la Resurrección. Es hermoso poder vivir ambas dimensiones”. 
 
Desde hace unos años, la falta de entendimiento entre israelíes y palestinos se ha materializado en forma de un muro que separa Jerusalén de Belén y que divide algo más que dos territorios. 
 
 

PATRIARCA FOUAD TWAL (Patriarca Latino de Jerusalén)

“Estos muros que veis cuando venís a Jerusalén nos hacen pensar en otros muros, en los del corazón del hombre: el miedo, el odio, la incomprensión, la desconfianza”.
 
La reciente intifada de los cuchillos ha viciado incluso más si cabe el ambiente entre israelíes y palestinos, entre los que parece difícil la paz. Hay cuestiones especialmente comprometidas como el estatus de Jerusalén
 
 

PATRIARCA FOUAD TWAL (Patriarca Latino de Jerusalén)

“Jerusalén no es para un pueblo, no es para Israel, no es para los musulmanes, no es para los cristianos sino que todos somos Jerusalén. Jerusalén es la madre que nos acoge a todos”. 
 
Por desgracia, Oriente Medio es cada vez más una tierra peligrosa para millones de personas. Las guerras en Siria y en Yemen, la violencia en Irak y la tensión entre Israel y Palestina están provocando un auténtico éxodo que los países occidentales no están sabiendo gestionar.
 

PATRIARCA FOUAD TWAL (Patriarca Latino de Jerusalén)

“La intervención de Europa y América ha provocado la guerra en Siria. Si han querido la guerra, tienen que aceptar las consecuencias: los refugiados son consecuencia de esta política”.
 
Monseñor Twal habló de esta difícil situación en la cuna del cristianismo durante un encuentro en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz de Roma. 
 
El Patriarcado latino de Jerusalén abarca también Jordania, donde se concentran la mayor parte de los refugiados sirios. Muchos de estos prófugos son además palestinos, doblemente refugiados que tras escapar de una guerra en su tierra, se encontraron con otra peor en Siria.