Primeros Cristianos

Por qué al Papa le preocupa la unidad de los católicos en China

Por qué al Papa le preocupa la unidad de los católicos en China 1

 

Espero que en China se pueda abrir una nueva etapa

El Papa ha pedido que este mes de marzo los católicos recen especialmente por la unidad de los cristianos en China. La petición de oración llega un año y medio después de que el Vaticano firmara un Acuerdo Provisional con Pekín, en el que pactaron un procedimiento para nombrar obispos.

 

 

 

FRANCISCO

“Con el acuerdo espero que en China se pueda abrir una nueva etapa que ayude a sanar las heridas del pasado, a restablecer y a mantener la plena comunión con todos los católicos chinos y a asumir con renovado empeño el anuncio del Evangelio”.

El acuerdo permite un mínimo de margen de maniobra para los católicos en China, aunque desde que se firmó se han nombrado muy pocos nuevos obispos. Un efecto positivo fue que en 2018, por primera vez, obispos chinos asistieron al Sínodo en el Vaticano. No todos comparten la estrategia de la Santa Sede con la China comunista. El cardenal Joseph Zen, obispo auxiliar de Hong Kong, se ha pronunció en contra en numerosas ocasiones. Recientemente le ha respondido públicamente el cardenal Giovanni Battista Re, decano del Colegio de cardenales, quien apoya la posición del Vaticano. En su última carta, del 1 de marzo, el cardenal Zen dice que el Papa fue “manipulado” en el acuerdo con China. Uno de los puntos que cuestiona es el registro del clero que exige Pekín, sobre el que el Vaticano protestó en junio. El experto en China Francesco Sisci, explica cómo afecta a los obispos.

 

FRANCESCO SISCI
China People’s University

“La ley china obliga a que todo seguidor de una religión se registre en una lista oficial. Hay dos aspectos de esta inscripción. Uno, la inscripción de los fieles, que en la práctica no se aplica. Otro, la inscripción de obispos. Hoy en día, casi todos ellos también están registrados en la Asociación Patriótica, que es la organización oficial a través de la cual el gobierno controla las actividades de los obispos”. 

Parece ser que algunos obispos han rechazado inscribirse en el registro, y que ni Roma ni China los presionan para que lo hagan. Por otro lado, el 1 de febrero de 2020, China lanzó una ley que obliga a los grupos religiosos a apoyar y “difundir los principios y políticas del Partido Comunista Chino”.

 

FRANCESCO SISCI
China People’s University

“Lo que interesa a Pekín es que las religiones no se conviertan en organizaciones contra el gobierno. El registro podría ser un paso adelante ya que en el pasado la Asociación Patriótica protagonizó contrastes con organizaciones católicas. Ahora la relación con el Estado será directa, y puede pasarse página respecto a los contrastes del pasado”.

En este escenario, el Papa Francisco apuesta por el diálogo. El 14 de febrero se reunieron en Munich los ministros de asuntos exteriores de China y el Vaticano. El Vaticano dijo que conversaron sobre “el diálogo institucional a nivel bilateral para promover la vida de la Iglesia católica y el bien del pueblo chino”. Con su intención de oración para el mes de marzo, el Papa no sólo está impulsando el diálogo, sino también la unidad de todos los católicos de China, que no llega al 1% de la población del país.

 

Fuente: Rome Reports

Salir de la versión móvil