Ha reunido mosaicos de sinagogas e iglesias de Israel, formando una colección única en el mundo

La posada en la que el samaritano pagó por los cuidados del viajero al que asistió en el camino, reúne ahora una colección de mosaicos de los primeros siglos, procedentes de templos de las tres religiones.

 

La parábola del Buen Samaritano comienza en el antiguo camino entre Jerusalén y Jericó, donde un hombre es robado, golpeado brutalmente y dado por muerto antes de ser finalmente ayudado por un samaritano que pasaba por allí. El samaritano lleva al herido a una posada y paga por sus cuidados antes de continuar su camino.

 

posada

Se encuentra en la carretera que une Jerusalén con Jericó

 

Aunque en el evangelio de Lucas no se dan más detalles sobre el paradero de la posada, en el siglo V el padre de la iglesia San Jerónimo escribe que el lugar de la posada se identifica como Ma’ale Adummim, a lo largo de la carretera de Jerusalén a Jericó, y que allí hay una estación de paso para los viajeros.

A finales de la década de 1990, Yitzhak Magen, funcionario de arqueología de la Administración Civil de Judea y Samaria, inició una excavación en Ma’ale Adummim.

 

La posada del Buen Samaritano se convierte en museo - Desierto de Judea 1

Vista del desierto de Judea – Khan al-Hatruri (en árabe, خان الحترورة‎), la Posada del Buen Samaritano

 

Descubrió que el lugar había sido reconstruido en varios periodos históricos -el periodo del Segundo Templo, el periodo bizantino, el periodo de las Cruzadas y el periodo otomano- y que en cada fase el lugar había funcionado aparentemente como un khan, o estación de paso para los viajeros.

En el periodo bizantino también se construyó una iglesia en el lugar (de estilo basilical, como muchas de las primeras iglesias de Israel), lo que sugiere su importancia como lugar de peregrinación para los primeros cristianos.

 

 

Posada del Buen Samaritano - desierto de Judea

 

El suelo de la iglesia tenía un hermoso mosaico de motivos geométricos que había desaparecido en gran medida en los tiempos modernos, por lo que Yitzhak Magen decidió que él y su equipo restaurarían el mosaico basándose en las primeras fotografías tomadas antes de que los azulejos hubieran desaparecido.

Tras el éxito de la restauración del suelo de mosaico de la iglesia, Yitzhak Magen decidió que llevaría el proyecto más allá y, utilizando la recién adquirida experiencia de su equipo de mosaicos, crearía un museo de mosaicos en el lugar.

 

La posada del Buen Samaritano se convierte en museo - Desierto de Judea 2

 

Dado que la parábola del Buen Samaritano está relacionada con los judíos, los samaritanos y los cristianos, Yitzhak Magen decidió que el nuevo museo contaría con mosaicos importantes para las tres religiones.

Trajo mosaicos importantes (o reconstrucciones si el original ya estaba expuesto en otro lugar) de sinagogas judías y samaritanas e iglesias cristianas de Israel y los colocó en atractivas exposiciones tanto dentro como fuera de la antigua posada, creando una colección diversa de mosaicos que es única en Tierra Santa.

 

La posada del Buen Samaritano

Khan al-Hatruri (en árabe, خان الحترورة‎), conocida en Occidente como la Posada del Buen Samaritano, es un antiguo caravasar en ruinas situado en el camino entre Jerusalén y Jericó, a 298 metros sobre el nivel del mar. En la actualidad alberga un museo de mosaicos antiguos y otros hallazgos arqueológicos de los territorios palestinos de Cisjordania y la Franja de Gaza.

Es confundido en ocasiones con el cercano Khan al-Ahmar (“Caravasar Rojo”), dado que la Posada del Buen Samaritano ha sido designada a veces con este último nombre.

 

posada

Tradición cristiana

De acuerdo con la tradición cristiana, el sitio pudo haber sido la ubicación del lugar en que se inspira lo narrado por Jesús en la “Parábola del Buen Samaritano” en el Evangelio de Lucas (Lucas 10:25–37 y, específicamente, Lucas 10:33). La identificación la realizó Jerónimo, ya en el 385, y continuó a través de los siglos​, lo que llevó al Mandato británico de Palestina a adoptar el nombre de Posada del Buen Samaritano para referirse al lugar​.

Ciertamente, se han encontrado muy pocas posadas en el camino entre Jerusalén y Jericó, por lo que Khan al-Hatruri constituye un emplazamiento plausible para el lugar de la historia.

La identificación se habría mantenido en época bizantina y durante el periodo cruzado, cuando los peregrinos habrían visto en el color rojizo o sangriento de las piedras la prueba simbólica de que este era el lugar donde el viajero de la parábola fue golpeado por los ladrones​. Desde 1967, Israel promovió las ruinas como lugar turístico, llamándolas oficialmente “la Posada del Buen Samaritano”​.

 

The website of the “Good Samaritan Museum”

 

biblicalarcheology.org