Primeros Cristianos

Francisco: «Que los cristianos sean corderos, no lobos. Corderos, pero no tontos»

12eb06590dc80d1ec796967956abe661.jpg

El Papa en Santa Marta indicó que hay que caminar siempre con astucia y alegría, aunque haya dificultades; y quejándose no se hace ningún favor a Dios.

Papa Francisco: «Que los cristianos sean corderos, no lobos. Corderos, pero no tontos»

El Papa en Santa Marta indicó que hay que caminar siempre con astucia y alegría, aunque haya dificultades; y quejándose no se hace ningún favor a Dios.

(Vatican Insider) El cristiano debe ser siempre un cordero y no un lobo. Y nunca está quieto, nunca. Debe proceder siempre más allá de las dificultades, debe anunciar el Evangelio con alegría en todo momento. Y no se debe quejar, porque así no se ayuda a Dios. Lo dijo Papa Francisco durante la Misa en la Capilla de la Casa Santa Marta esta mañana, según indicó la Radio Vaticana, en la fiesta de los Santos Cirilo y Metodio.

El Pontífice comenzó su reflexión a partir de las figuras de los grandes evangelizadores de Europa para hablar sobre la identidad de los cristianos. Además retomó la Primera Lectura de hoy, del Libro de los Hechos de los Apóstoles para subrayar que el cristiano es un «enviado». Dios mandó a sus discípulos y les pidió que siguieran adelante: «Y esto significa que el cristiano es un discípulo del Señor que camina, sigue siempre adelante».

«No se puede concebir un cristiano quieto -afirmó Bergoglio-, uncristiano que permanece quiete está enfermo, en su identidad cristiana, tiene alguna enfermedad en esa identidad. EL cristiano es discípulo para caminar, para andar». Esta es la primera actitud del cristiano: «caminar, y caminar aunque haya dificultades; ir más allá de las dificultades».

Un segundo elemento de la identidad del cristiano, continuó Francisco, «es que debe ser siempre un cordero». «Es un cordero -insistió- y debe conservar esta identidad». Dios envía a los cristianos «como corderos en medio de los lobos». Pero, indicó el Papa, alguno podría sugerirle el uso de la «fuera contra ellos». El Pontífice invitó a recordar la imagen de David, «cuando tenía que luchar contra el filisteo: querían vestirlo con todas las armaduras de Saulo y no podía ni moverse». Así, explicó Bergoglio, «no era él mismo, no era el humilde, no era el simple David. Al final, tomó su honda y ganó la batalla».

«Como corderos -exhortó el Papa. No convertirnos en lobos… Porque, a veces, la tentación nos lleva a pensar: ‘Pero, esto es difícil, estos lobos son muy listos y yo seré más listo que ellos, ¿eh?’. Cordero. Tonto, no, sino cordero», precisó. «Cordero. Con la astucia cristiana, pero siempre cordero. Porque si tú eres cordero, Él te defiende. Pero si te sientes fuerte como el lobo, Él no te defiende, te deja solo, y los lobos te comerán crudo. Como cordero».

El tercer aspecto de la identidad cristiana, afirmó Francisco, «es el estilo del cristiano», que consiste en la alegría. Los cristianos «son personas que se alegran porque conocen al Señor y llevan al Señor». Y después advirtió: «No se puede caminar como cristiano sin esa alegría, no se puede caminar como cordero sin alegría». Ni siquiera en medio de los problemas, en medio de las dificultades, porque «incluso en los propios errores y pecados está la alegría de Jesús, que siempre predona y ayuda».

Por ello, la invocación final que Dios, «por la intercesión de estos dos hermanos Santos, Patrones de Europa, nos conceda la gracia de vivir como cristianos que caminan como corderos y con alegría».

{source}{/source}

Romereports.com

Salir de la versión móvil