Primeros Cristianos

Rezar al Espíritu Santo para «superar fáciles comodidades mundanas» -Francisco

15ae14ebcd7eba1d2512eb81d0ed4784.jpg

El Papa pide oraciones a los fieles de Sri Lanka y de Filipinas que viven en Roma para su viaje que comienza mañana

 

Francisco durante el Ángelus: «Enfermos, encarcelados, prófugos son carne viva del Cristo que sufre».

El Papa pide oraciones a los fieles de Sri Lanka y de Filipinas que viven en Roma para su viaje que comienza mañana

 

ANDREA TORNIELLI

CIUDAD DEL VATICANO

Podemos encontrar al Hijo de Dios «en los sacramentos, especialmente en la Eucaristía. Lo podemos reconocer en el rostro de nuestros hermanos, en particular en los pobres, en los enfermos, en los encarcelados, en los prófugos: ellos son la carne viva del Cristo que sufre». Después de haber celebrado los Bautismos en la Capilla Sixtina, Francisco recitó el Ángelus e invitó a los fieles reunidos en la Plaza San Pedro a rezar al Espíritu Santo, el «gran olvidado» en las oraciones de los cristianos, y a recordar «con alegría» la fecha del propio Bautismo.

«En el momento en el que Juan el Bautista confiere el Bautismo a Jesús, el cielo se abre. Y así terminó el tiempo de los ‘cielos cerrados’, que indican la separación entre Dios y el hombre, consecuencia del pecado», dijo Papa Francisco. «De este modo la tierra se transforma en la morada de Dios entre los hombres y cada uno de nosotros tiene la posibilidad de encontrar al Hijo de Dios. Lo podemos encontrar realmente presente en los sacramentos, dijo, especialmente en la Eucaristía.  Lo podemos reconocer en el rostro de nuestros hermanos, en particular en los pobres, en los enfermos, en los encarcelados, en los prófugos que son, constató, la carne viva del Cristo que sufre y la imagen visible del Dios invisible».

Después de haber recordado que la bajada del Espíritu Santo, «permite a Cristo, el Consagrado del Señor, inaugurar su misión de salvación para todos nosotros», Papa Bergoglio añadió: «El Espíritu Santo, el gran olvidado en nuestras oraciones. A menudo nosotros rezamos a Jesús, rezamos al Padre, en el Padre Nuestro, pero no rezamos tan seguido al Espíritu Santo. Es el olvidado y necesitamos pedir su ayuda, su fortaleza, su inspiración».

«Poner bajo la acción del Espíritu Santo nuestra vida de cristianos y la misión, que todos recibimos en virtud del Bautismo -continuó Francisco- significa volver a encontrar la valentía apostólica necesaria para superar fáciles comodidades mundanas. Un cristiano y una comunidad ‘sordos’ a la voz del Espíritu Santo, que impulsa a llevar el Evangelio a los extremos confines de la tierra y de la sociedad, se convierten en un cristiano y una comunidad ‘mudos’, que no hablan y no evangelizan».

Recuerden esto, recomendó el Papa, «rezar a menudo al Espíritu Santo, para que nos ayude, nos dé la fuerza, la inspiración para salir adelante». Después de la oración mariana, el Pontífice pidió a los fieles de Sri Lanka y de Filipinas que viven en Roma, que rezaran por él y por el viaje apostólico a Asia que comenzará mañana por la tarde. E invitó a todos los presentes a recordar «la fecha del bautismo, para recordar con alegría» este día.

Salir de la versión móvil