Primeros Cristianos

Un homenaje a San Jerónimo – En el 1600 aniversario de su muerte

Un homenaje a San Jerónimo - En el 1600 aniversario de su muerte 1

Un homenaje a San Jerónimo, erudito bíblico y asceta

El 30 de septiembre de hace 1.600 años murió en Belén san Jerónimo, Doctor de la Iglesia y traductor del texto bíblico del griego y hebreo al latín (Vulgata).

«Este será el lugar de mi descanso para siempre: aquí residiré porque lo quise». En las paredes rocosas de una cueva adyacente a aquella en la que nació Jesús, estas palabras todavía se leen hoy. Fue San Jerónimo quien los grabó, marcando así el lugar en las entrañas de la actual basílica de la Natividad en Belén, donde fueron depositados sus restos tras su muerte el 30 de septiembre de 420.

Fue allí durante más de treinta años donde el Padre y doctor de Chiesa vivió como un ermitaño, dedicándose a una vida de estudio y trabajo intenso. Aún hoy es posible visitar este lugar, conectado a la Gruta de la Natividad a través de una puerta al oeste, abierta una vez al día para la procesión diaria de los frailes franciscanos que custodian el santuario y rezan en él.Incluso a través de una empinada escalera que desciende desde la nave derecha de la iglesia de Santa Caterina, se llega a las cuevas adyacentes a la de la Natividad.

Las excavaciones realizadas por el arqueólogo padre Bellarmino Bagatti atestiguan que esas cuevas ya estaban en uso desde el siglo VI a.C. y luego fueron utilizadas como tumbas para cristianos a partir del siglo I.

De hecho, era costumbre que los primeros cristianos fueran enterrados en los Santos Lugares. Así como en Roma fuimos sepultados en las catacumbas junto a los mártires, así en Tierra Santa fuimos sepultados junto a lugares vinculados a la vida de Jesús.

Importantes inscripciones dan fe de estos enterramientos en la cueva de San Girolamo, restaurada entre 1962 y 1964 por el fraile franciscano siciliano Alberto Farina, junto con las otras grutas adyacentes a la Natividad, dedicadas a San José y los santos inocentes.

En la cueva de San Girolamo hay 72 cementerios de diferentes épocas, ahora todos conservados en un solo sepulcro. Allí también fueron enterradas la noble romana Paula (fallecida en 404) y su hija Eustoquio (fallecida en 419). Las dos mujeres eran seguidoras de San Jerónimo y, después de una peregrinación a Tierra Santa, decidieron establecerse en Belén y fundaron un monasterio femenino.

“¿Ves esta pequeña tumba excavada en la roca? Alberga a Paola, que ahora vive en el reino de los cielos -escribió San Jerónimo sobre el lugar de su entierro-. Dejó a su hermano, a sus parientes, a Roma y a su tierra natal, y también a sus riquezas e hijos: ahora descansa en la gruta de Belén. Aquí, en tu pesebre, Cristo Señor, los Magos han traído dones místicos para rendir homenaje al Hombre-Dios ».

Además de la noble romana, en un rincón de la misma cueva también se encuentra la tumba de Eusebio da Cremona, también discípulo de Girolamo, fallecido en 421 o 422.

Poco antes que él, en 420 (algunas fuentes dan fe del 419), fue San Jerónimo quien regresó al Padre. Algunos dicen que su tumba estaba ubicada justo a la entrada de la cueva de la Natividad. De hecho, si consideramos dónde estaba la puerta de la cueva de la Natividad en la antigüedad, esto estaba justo al lado de la tumba del santo. Luego, sus restos fueron trasladados a Roma, en la basílica de Santa Maria Maggiore, a instancias de los cruzados.

A partir de ahí comenzó el viaje del hermano Ananiasz Jaskólski, sacristán de la Basílica de la Natividad de Belén, a quien se le atribuye la devolución de las reliquias de San Jerónimo a la ciudad. “En 2018 decidí ir a buscar el lugar donde fue enterrado San Jerónimo en Roma – dice fray Ananiasz -. Entonces fui a la basílica de Santa Maria Maggiore y comencé a buscar… ».

Gracias a la ayuda de Monseñor Luigi Falcone, de la Secretaría de Estado del Vaticano, dos fragmentos de los huesos de San Jerónimo fueron encontrados y transportados a Belén.

La fraternidad de Belén con motivo del XVI centenario de la muerte de san Jerónimo, el 30 de septiembre de 2020, decidió organizar otra celebración solemne, presidida por el padre Custodio de Tierra Santa, Francesco Patton, aunque la pandemia del Covid-19 no generó pocas dificultades organizativas.

“Queremos cubrir el sepulcro de San Jerónimo con una losa de mármol, sobre la que colocar un relicario – explica Fra Ananiasz -. Le pedí a un artista polaco que hiciera el relicario que estará listo en septiembre. Esperamos que pueda transportar su trabajo en avión, a tiempo para el aniversario ». La idea es dejar una reliquia sobre la tumba de San Jerónimo y poder entregar la otra reliquia a los grupos de peregrinos que la soliciten para las celebraciones.

Mientras tanto, en el claustro cruzado al que se accede desde la cueva, restaurado por el arquitecto Antonio Barluzzi en 1947, se encuentra la estatua del santo que después de mil seiscientos años parece estar “para custodiar” el lugar que tanto amaba, donde el Redentor fue entregado al mundo. .

Desde el Vaticano también el Papa Francisco, en la mañana del 30 de septiembre, durante la audiencia general en el patio de San Dámaso, quiso recordar a San Jerónimo con estas palabras: “Hoy firmé la Carta Apostólica Sacrae Scripturae Effectus , en el XVI centenario de su muerte de San Jerónimo. Que el ejemplo de este gran doctor y padre de la Iglesia, que puso la Biblia en el centro de su vida, suscite en todos un renovado amor por la Sagrada Escritura y el deseo de vivir en diálogo personal con la Palabra de Dios ”.

 

+ info –  San Jerónimo, Doctor de la Iglesia – 30 de septiembre

 

Beatrice Guarrera

Salir de la versión móvil