“Imitar a María Magdalena en su transformación hacia Dios” – Benedicto XVI

Tras dejar entrar a Dios en su vida se libró de todos los males y conoció realmente la paz, el bien, la felicidad, y la realización.