1 de Diciembre: “Madre de todos, de cada uno” – Novena a la Inmaculada (día 2º)

//1 de Diciembre: “Madre de todos, de cada uno” – Novena a la Inmaculada (día 2º)

1 de Diciembre: “Madre de todos, de cada uno” – Novena a la Inmaculada (día 2º)

La Maternidad divina de María es la raíz de todas las perfecciones y privilegios que la adornan.

1 de Diciembre: “Madre de todos, de cada uno” – Novena a la Inmaculada (día 2º)

La Maternidad divina de María es la raíz de todas las perfecciones y privilegios que la adornan. Por ese título, fue concebida inmaculada y está llena de gracia, es siempre virgen, subió en cuerpo y alma a los cielos, ha sido coronada como Reina de la creación entera, por encima de los ángeles y de los santos. Más que Ella, sólo Dios.

La Santísima Virgen, por ser Madre de Dios, posee una dignidad en cierto modo infinita, del bien infinito que es Dios. No hay peligro de exagerar. Nunca profundizaremos bastante en este misterio inefable; nunca podremos agradecer suficientemente a Nuestra Madre esta familiaridad que nos ha dado con la Trinidad Beatísima. No existe corazón más humano que el de una criatura que rebosa sentido sobrenatural.

Piensa en Santa María, la llena de gracia, Hija de Dios Padre, Madre de Dios Hijo, Esposa de Dios Espíritu Santo: en su Corazón cabe la humanidad entera sin diferencias ni discriminaciones. – Cada uno es su hijo, su hija. Juan, el discípulo amado de Jesús, recibe a María, la introduce en su casa, en su vida. Los autores espirituales han visto en esas palabras, que relata el Santo Evangelio, una invitación dirigida a todos los cristianos para que pongamos también a María en nuestras vidas. En cierto sentido, resulta casi superflua esa aclaración.

María quiere ciertamente que la invoquemos, que nos acerquemos a Ella con confianza, que apelemos a su maternidad, pidiéndole que se manifieste como nuestra Madre. Pero es una madre queno se hace rogar, que incluso se adelanta a nuestras súplicas, porque conoce nuestras necesidades y viene prontamente en nuestra ayuda, demostrando con obras que se acuerda constantemente de sus hijos. Cada uno de nosotros, al evocar su propia vida y ver cómo en ella se manifiesta la misericordia de Dios, puede descubrir mil motivos para sentirse de un modo muy especial hijo de María.

Porque María es Madre, su devoción nos enseña a ser hijos: a querer de verdad, sin medida; a ser sencillos, sin esas complicaciones que nacen del egoísmo de pensar sólo en nosotros; a estar alegres, sabiendo que nada puede destruir nuestra esperanza. El principio del camino que lleva a la locura del amor de Dios es un confiado amor a María Santísima. Así lo escribí hace ya muchos años, en el prólogo a unos comentarios al santo rosario, y desde entonces he vuelto a comprobar muchas veces la verdad de esas palabras.

No voy a hacer aquí muchos razonamientos, con el fin de glosar esa idea: os invito más bien a que hagáis la experiencia, a que lo descubráis por vosotros mismos, tratando amorosamente a María, abriéndole vuestro corazón, confiándole vuestras alegrías y vuestra penas, pidiéndole que os ayude a conocer y a seguir a Jesús.

S. Josemaría, Amigos de Dios, 276
Es Cristo que pasa, 140, 143

ORACIÓN

Madre nuestra, te damos gracias por tu
intercesión por nosotros delante de Jesús; sin
ti, no hubiéramos podido ir a Él. ¡Qué verdad
es que a Jesús siempre se va y se vuelve por
María!

S. Josemaría, Camino, Ed. Crítico histórica, comentario al n. 514

Por | 2017-08-14T19:39:03+00:00 29 noviembre, 2016|Noticias|Sin comentarios
FlojaNo está malBienMuy bien¡Impecable! (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deje su comentario