Iglesia bizantina dedicada a un misterioso mártir en Israel

La basílica del glorioso mártir

Descubrimiento excepcional de arqueólogos israelíes al oeste de Jerusalén: una basílica bizantina del siglo VI, dedicada a un “mártir glorioso” por ahora sin nombre.

 

Los restos de la basílica bizantina que se encuentra cerca de Bet Shemesh, en Israel. (foto IAA)

 

Los arqueólogos de la Autoridad Israelí para las antigüedades han desenterrado una basílica bizantina con tres naves construidas en el siglo VI bajo el emperador Justiniano (527-565 dC), decoradas con espléndidos mosaicos y vidrieras. Entre los restos también hay una inscripción que dedica la iglesia a un mártir “glorioso” o “maravilloso” no identificado. La basílica fue descubierta durante las excavaciones para construir un nuevo vecindario en la ciudad de Bet Shemesh, a 30 kilómetros al oeste de Jerusalén.

El resultado de las excavaciones de tres años se anunció hoy, 23 de octubre. La iglesia se extendía por unos 1.500 metros cuadrados, con una nave central, dos pasillos, dos capillas y una cripta. Estaba adornada con intrincados mosaicos que representaban vegetación, pájaros y diseños geométricos. Además de coloridos frescos en las paredes, tenía que tener pilastras altas coronadas con imponentes capiteles.

 

 

En la entrada, se descubrió la inscripción griega dedicada al mártir, cuyas reliquias probablemente se mantuvieron en la cripta. “Muy pocas iglesias en Israel han salido a la luz con una cripta absolutamente intacta”, explicó Benjamin Storchan, director de las excavaciones en nombre de la Autoridad de Antigüedades. «Se accedió a la cripta, agrega el arqueólogo, a través de escaleras paralelas, lo que permitió el flujo a una gran cantidad de peregrinos. La excepcional opulencia de la estructura y sus inscripciones indican que el mártir venerado aquí debe haber sido una figura importante ».

 

 

Construida alrededor del año 543 dC, durante el reinado de Justiniano, la iglesia se amplió con una capilla construida gracias a las donaciones del emperador Tiberio II Constantino (574-582 dC), como atestigua otra inscripción griega descubierta junto al mosaico de Un águila imperial con alas extendidas. “Muchas fuentes escritas documentan la financiación imperial para edificios eclesiásticos en Israel, pero esta inscripción es una de las pocas confirmaciones arqueológicas”, señala Storchan.

 

(Photo by MENAHEM KAHANA / AFP)

 

Los arqueólogos también han descubierto una fuente bautismal en forma de trébol de cuatro hojas, un diseño raro en los sitios bizantinos de Tierra Santa, pero extendido por todo el imperio, hasta el norte de África. Hay miles de objetos que salieron a la luz durante las excavaciones: entre ellos se encuentra el surtido más completo de ventanas de vidrio y lámparas bizantinas, nunca descubierto en un solo sitio en Israel, además de 300 lámparas de arcilla del período abasí que resucitaron intactas.

La mayoría de estos objetos ahora se exhiben en una exposición, inaugurada el 23 de octubre de 2019, que el Museo de las Tierras de la Biblia en Jerusalén dedica al descubrimiento excepcional de la basílica del “mártir glorioso”.

 

https://www.terrasanta.net/