En Roma hay distintos tipos de turistas. Los hay que vienen por amor al arte y la historia, otros por su particular encanto y belleza y por último los que vienen por motivos religiosos.

Se calcula que, en 2014, viajaron a Roma más de 13 millones de turistas

En Roma hay distintos tipos de turistas. Los hay que vienen por amor al arte y la historia, otros por su particular encanto y belleza y por último los que vienen por motivos religiosos.

En total se calcula que a Roma viajaron más de 13 millones de turistas en 2014. Uno de los lugares de obligada visita para todos es la basílica de San Pedro.

Allí se pueden encontrar grandes obras de arte como la Piedad de Miguel Ángel o el espectacular baldaquino de Bernini. Sin embargo, desde mayo de 2011, hay otro elemento que se está convirtiendo en uno de los mayores focos de atracción para los peregrinos. Se trata de la tumba de Juan Pablo II.

“Un gran luchador. Incansable”.

“El siempre ha sido un Papa de la familia”.

“Estar allí, ante su tumba es muy emocionante, muy espiritual”.

La tumba de Juan Pablo II fue trasladada tras su beatificación desde la cripta de San Pedro hasta una capilla a la derecha de la nave central.

Es una zona que está más a la vista de turistas y peregrinos que pasan por allí. No es el único Papa cuyos restos descansan en la nave de San Pedro pero desde luego sí que es uno de los más buscados. En otros rincones de la basílica están los restos de papas como Juan XXIII o Pío X.

Aunque en el caso de Juan Pablo II no es necesario viajar hasta Roma para ver la tumba en directo. Para quienes no puedan estar allí el Vaticano ha colocado una webcam desde la que se puede ver en todo momento la tumba del santo polaco.

http://www.romereports.com/homepage