Un equipo de arqueólogos descubrió en Israel una construcción de piedra, en forma de media luna, que se remontaría a hace más de 5.000 años. Es más longevo que las pirámides de Egipto.

Descubierto en Galilea el monumento arqueológico más antiguo que se conoce

Un equipo de arqueólogos descubrió en Israel una construcción de piedra, en forma de media luna, que se remontaría a hace más de 5.000 años. Es más longevo que las pirámides de Egipto.

 

La construcción está situada a unos 13 kilómetros al noroeste del mar de Galilea. Fue descubierta por un equipo liderado por Ido Wachtel, de la Universidad Hebrea de Jerusalén (HUJI). Su estructura en forma de medialuna es un monumento en sí mismo con 5.000 años de antigüedad. Sería más longevo que el complejo megalítico de Stonehenge en el Reino Unido o las pirámides de Egipto, que datan aproximadamente del año 2.600 a. C.
 
 
En un primer momento, los investigadores pensaron que el monumento hallado formaba parte de la muralla de una ciudad, pero los recientes trabajos realizados prueban que no existió ninguna en sus inmediaciones.
 
Tiene una longitud de unos 150 metros, un volumen de 14.000 metros cúbicos y hasta siete metros de altura. Los restos de cerámica encontrados en las excavaciones están fechadas entre los años 3050 y 2650 a. C.
 
 
Wachtel explica en su ponencia que se puede tratar de “un hito destacado en el paisaje natural que sirve para marcar la posesión” de la tierra o para “hacer valer la autoridad y los derechos sobre los recursos naturales” por una población determinada, pero también puede ser unmonumento religioso, erigido en honor del dios Sin de la antigua Mesopotamia, cuyo símbolo era una luna creciente como la que forman estas piedras.
 
Los cálculos del especialista indican que hicieron falta entre 35.000 y 50.000 jornadas de labor para levantar esta estructura, unos 200 obreros con dedicación exclusiva durante cinco meses, un plazo que entiende se prorrogó largamente, puesto que los mismos constructores debían ser los agricultores de la zona.
 
 
Del mismo modo, reveló que una antigua ciudad llamada Bet Yerah (que se traduce como “casa del dios de la luna”) se encuentra a sólo un día de camino desde el monumento hallado. A su juicio, la construcción pudo haber ayudado a marcar las fronteras de la urbe, ubicada a sólo 29 kilómetros de allí, según recoge la revista Live Science.
 
“La construcción habría servido para marcar la posesión y hacer valer la autoridad y los derechos sobre los recursos naturales por parte de la población local”, aseguró Wachtel.
 
La estructura se encuentra cerca del mar de Galilea, noroeste de Israel, y posee un volumen de unos 14.000 metros cúbicos. Su longitud es de unos 150 metros: más larga que una cancha de fútbol, informa el portal ‘Live Science‘.

Según los investigadores, la construcción fue construida entre 3050 y 2650 antes de Cristo, lo que significa que es mucho más antigua que el monumento megalítico de Stonehenge y las pirámides de Egipto.

Los investigadores consideran que debido a su forma de media luna, la estructura servía para rendir culto al dios Sin de la antigua Mesopotamia.

Además, el monumento se encuentra a unos 29 kilómetros de una antigua ciudad llamada Bet Yerah (casa del dios de la Luna), por lo que se cree que solo servía para demarcar los límites de la urbe y no se construyó con la finalidad de constituir una fortificación, como se creía en un principio.

“La construcción habría servido para marcar la posesión y hacer valer la autoridad y los derechos sobre los recursos naturales por parte de la población local”, aseguróIdo Wachtel, investigador de  la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/cultura/view/140442-monumentos-israel-arqueologia-descubrimientos-stonehenge

La estructura se encuentra cerca del mar de Galilea, noroeste de Israel, y posee un volumen de unos 14.000 metros cúbicos. Su longitud es de unos 150 metros: más larga que una cancha de fútbol, informa el portal ‘Live Science‘.

Según los investigadores, la construcción fue construida entre 3050 y 2650 antes de Cristo, lo que significa que es mucho más antigua que el monumento megalítico de Stonehenge y las pirámides de Egipto.

Los investigadores consideran que debido a su forma de media luna, la estructura servía para rendir culto al dios Sin de la antigua Mesopotamia.

Además, el monumento se encuentra a unos 29 kilómetros de una antigua ciudad llamada Bet Yerah (casa del dios de la Luna), por lo que se cree que solo servía para demarcar los límites de la urbe y no se construyó con la finalidad de constituir una fortificación, como se creía en un principio.

“La construcción habría servido para marcar la posesión y hacer valer la autoridad y los derechos sobre los recursos naturales por parte de la población local”, aseguró Ido Wachtel, investigador de  la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/cultura/view/140442-monumentos-israel-arqueologia-descubrimientos-stonehenge