Primeros Cristianos

El Papa con los jóvenes en Asís

Jóvenes recibiendo al Papa

«No tengan miedo de dar pasos definitivos», dijo esta tarde Papa Francisco al los jóvenes, porque «Jesús no nos salvó provisionalmente, nos salvó definitivamente».

“No tengan miedo de dar pasos definitivosen la vida”

«No tengan miedo de dar pasos definitivos», dijo esta tarde Papa Francisco al los jóvenes, porque «Jesús no nos salvó provisionalmente, nos salvó definitivamente».

Papa Francisco llegó frente la Basílica de Santa María de los Ángeles, rodeado por la música tradicional de lo tambores de Asís y envuelto por el afecto de fieles y peregrinos de todas las edades (sobre todo los más pequeños), para el encuentro con los jóvenes en este peregrinaje del Pontífice a la tierra de San Francisco. Familia, trabajo, vocación y misión fueron los temas de la reflexión del Papa con los jóvenes.

El Pontífice, reconoció humildemente y divertido, que había preparado un texto, porque «recibí las preguntas hace algunos días», las preguntas que le hicieron 9 jóvenes de la región italiana de Úmbria.

«Queridos jóvenes de Umbria. Buenas tardes. Gracias por haber venido. Gracias por esta fiesta. De verdad esta es una fiesta. Y gracias por sus preguntas -comenzó el Papa. Estoy contento de que la primera pregunta haya sido planteada por una joven pareja. Un hermoso testimonio. Dos jóvenes que decidieron con valentía formar una familia. Porque es cierto… se necesita valor para formar una familia. Y su pregunta, jóvenes esposos se relaciona con la de la vocación. ¿Qué es el matrimonio?Es una verdadera vocación. Como lo son el sacerdocio y la vida religiosa. Dos cristianos que se casan reconocieron en su vida la llamada del Señor, la vocación de formar una sola carne, una sola vida».

Además, explicó Francisco, «la sociedad en la que nacieron privilegia los derechos individuales más que la familia, las relaciones que duran hasta que no surgen dificultades, y por esto, a veces se habla de relación de pareja, de familia y de matrimonio superficial y erróneamente. Bastaría ver algunos programas televisivos».

Después añadió: «Me gustaría decirles que no tengan miedo de dar pasos definitivos en la vida, como el del matrimonio: profundicen su amor, respetando los tiempos y las expresiones, recen, prepárense bien, pero después tengan confianza en el Señor, porque el Señor no los deja solos».

Francisco invitó a los jóvenes a dejar entrar e Jesús «a su casa, como uno de familia, Él siempre les apoyará», subrayó criticando duramente la «cultura de lo provisional». El celibato sacerdotal, «la virginidad para el Reino de Dios», indicó, «no es un “no”; es un “sí”». Claro, implica «la renuncia a un vínculo conyugal y a una verdadera familia, pero en la base está el “sí”, como respuesta al “sí” total de Cristo hacia nosotros; y este “sí” nos hace fecundos».

Después el Papa preguntó a los jóvenes: «¿Quieren resignarse ante el mal, ante las dificultades? Dios es más grande que el mal». Y es por ello que, como explicó San Francisco a uno de sus seguidores, hay que predicar «siempre el Evangelio. Y si es necesario, con palabras», subrayó el Pontífice, indicando que es el testimonio de la fe es lo primero.todos los cristianos deben. Por este motivo, el Papa Francisco los invitó a «llevar el Evangelio con el testimonio de nuestra vida», porque de esta manera «se transforma el mundo».

Vatican Insider

Salir de la versión móvil