Primeros Cristianos

El Papa Francisco reivindica la franqueza y valentía de los primeros cristianos

El Papa Francisco reivindica la franqueza y valentía de los primeros cristianos

Fuente: Aciprensa

Por Miguel Pérez Pichel | ACI Prensa

Foto: Vatican Media

El Papa Francisco reivindicó la franqueza y la valentía de los primeros cristianos, y recordó que “no se puede ser cristiano sin esa franqueza”, “si no tienes esa valentía”.

El Santo Padre se expresó así durante la Misa celebrada este sábado 18 de abril en la Casa Santa Marta.

Francisco comentó en la homilía el fragmento del Libro de los Hechos de los Apóstoles de la primera lectura de hoy, en la que se narra cómo “los jefes, los ancianos, los escribas (de Israel), viendo a estos hombres (a los apóstoles) y la franqueza con la que hablaban, y sabiendo que era gente sin instrucción, que quizás no supieran ni escribir, quedaron asombrados”.

Estaban asombrados, subrayó el Pontífice, y decían: “No lo podemos entender, ¿cómo puede ser esta gente tan valiente, tener esta franqueza?”. El Papa hizo hincapié en que esa palabra, franqueza, “es una palabra muy importante que se convierte en el estilo característico de los predicadores cristianos”.

“Franqueza. Valentía. Decirlo todo. Hablar con claridad. Procede de la raíz griega de ‘decirlo todo’, y también nosotros la usamos muchas veces, la palabra griega, para decir esto: parresia. Franqueza, valentía. Y viendo esa franqueza, esa valentía, esa parresia, ellos (los jefes, ancianos y escribas), no entendían”.

El Obispo de Roma explicó en su homilía que “el Libro de los Hechos de los Apóstoles está lleno de esta valentía y franqueza: dice que Pablo y Bernabé trataban de explicar a los hebreos con franqueza el misterio de Jesús y predicaban el Evangelio con franqueza”.

Asimismo, señaló un fragmento de la Carta a los Hebreos “que a mí me gusta mucho”, cuando el autor de la Carta “señala que hay algo en la comunidad que está degradándose, que hay algo que se está perdiendo, que hay una cierta tibieza, que estos cristianos se están volviendo tibios”.

Y dice: “Recordad los primeros días, habéis sostenido una lucha grande y dura: no desperdiciéis vuestra franqueza”.

“Retomar la franqueza, la valentía cristiana de avanzar. No se puede ser cristiano sin esta franqueza: si no se tiene, no se es un buen cristiano. Si no hay la valentía, si para explicar tu posición recurres a la ideología o a las explicaciones casuísticas, te falta la franqueza, te falte ese estilo cristiano, la libertad de hablar, de decirlo todo. La valentía”.

“Y luego vemos que los jefes, los ancianos y los escribas son víctimas, son víctimas de esta franqueza, porque los arrincona. No saben qué hacer. Se dan cuenta de que ‘eran personas simples y sin instrucción, permanecían asombrados y los reconocían como aquellos que habían estado con Jesús. Viendo, luego, en pie, junto a ellos, al hombre que había sido curado, no sabían qué replicar”.

Estos jefes, ancianos y escribas “en lugar de aceptar la verdad como la estaban viendo delante, tenían el corazón tan cerrado que recurrieron” a la táctica del miedo: “Asustémoslos un poco, digámosles que serán castigados y veamos si así lo dejan”. Esa fue su reacción.

“Estaban tan arrinconados por la franqueza que no sabían como escapar”, explicó el Papa. “No les venía a la mente el pensar: ‘¿Pero realmente esto no será cierto?’. Tenían el corazón cerrado, duro, el corazón corrupto. Ese es uno de los dramas: la fuerza del Espíritu Santo que se manifiesta en esta franqueza de la predicación, en esta locura de la predicación, no puede entrar en los corazones corruptos”.

“Por eso”, pidió el Papa, “permanezcamos atentos: pecadores, sí; corruptos, nunca. No lleguemos a esa corrupción que tiene tantas formas de manifestarse”.

Los jefes, ancianos y escribas de Israel deciden llegar entonces a un compromiso con los apóstoles: “Hagamos las paces: vosotros podéis iros en paz, pero no habléis en el nombre de Jesús, no enseñéis”.

“Pedro, que no era un valiente nato, que había sido un cobarde, que había renegado de Jesús, sin embargo…, ¿qué hace ahora? Responde: ‘Juzgad si es justo delante de Dios obedeceros a vosotros más que a Dios. Nosotros no podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído’”.

Ante esta lectura, el Santo Padre también se reconoció sorprendido de la reacción de Pedro: “Esta valentía, ¿de dónde viene? ¿De dónde le viene a este cobarde que había renegado del Señor? ¿Qué ha sucedido en el corazón de este hombre?”.

La respuesta: “el don del Espíritu Santo. La franqueza, la valentía, la parresia es un regalo, una gracia que da el Espíritu Santo el día de Pentecostés. Precisamente, después de haber recibido el Espíritu Santo, fueron a predicar: con valentía, algo nuevo para ellos. Esto es coherencia, la señal del cristiano, del verdadero cristiano. Es valiente, dice toda la verdad porque es coherente”.

El Papa Francisco terminó su homilía pidiendo “que el Señor nos ayude siempre a ser de esa manera: valientes. Esto no quiere decir imprudentes, no. Valientes. La valentía del cristiano siempre es prudente”.

Evangelio comentado por el Papa Francisco:

Hechos 4:13-21
13 Viendo la valentía de Pedro y Juan, y sabiendo que eran hombres sin instrucción ni cultura, estaban maravillados. Reconocían, por una parte, que habían estado con Jesús;
14 y al mismo tiempo veían de pie, junto a ellos, al hombre que había sido curado; de modo que no podían replicar.
15 Les mandaron salir fuera del Sanedrín y deliberaban entre ellos.
16 Decían: «¿Qué haremos con estos hombres? Es evidente para todos los habitantes de Jerusalén, que ellos han realizado una señal manifiesta, y no podemos negarlo.
17 Pero a fin de que esto no se divulgue más entre el pueblo, amenacémosles para que no hablen ya más a nadie en este nombre.»
18 Les llamaron y les mandaron que de ninguna manera hablasen o enseñasen en el nombre de Jesús.
19 Mas Pedro y Juan les contestaron: «Juzgad si es justo delante de Dios obedeceros a vosotros más que a Dios.
20 No podemos nosotros dejar de hablar de lo que hemos visto y oído.»
21 Ellos, después de haberles amenazado de nuevo, les soltaron, no hallando manera de castigarles, a causa del pueblo, porque todos glorificaban a Dios por lo que había ocurrido.

Salir de la versión móvil