.

 

EL PAPADO EN LA IGLESIA PRIMITIVA – siglo II

 

Consideramos el papado en el cristianismo primitivo fue un período de la historia de la Iglesia entre el año 30 d.C., en el que San Pedro asumió efectivamente su papel pastoral como cabeza visible de la Iglesia, hasta el pontificado del Papa San Melquíades en 313, cuando terminó la persecución del Imperio Romano.

 

Los Papas del siglo II

Según la lista de San Ireneo del siglo II, cuando el Papa Alejandro I murió después de 8 años de pontificado (107-115), como narra Eusébio de Cesarea en Historia Eclesiástica IV, fue sucedido por san Sixto I (115-126), y éste por San Telésforo (126-137), y luego San Higinio.

Durante el papado de San Higinio, hay un hecho interesante ocurrido durante este período: los herejes buscaron la cabeza de la Iglesia para atacarla, y buscaron Roma.  Esto sucedió cuando el teólogo gnóstico Valentino buscó difundir sus ideas gnósticas: “Porque Valentino llegó a Roma en la época de Higino, floreció bajo Pío y permaneció hasta Aniceto” (San Ireneo, Contra Herexes, tomo 3, capítulo 4, 3), luego pasó unos treinta años (136-165). Sin embargo, San Aniceto (110-166) defendió la Fe con gran celo y habilidad contra Valentino, Marciano y otros herejes gnósticos de la época.

 

 

También durante el pontificado de San Aniceto, en el año 154, San Policarpo obispo de Esmirna (69-155), se vio en la obligación de acudir personalmente a san Aniceto, el undécimo obispo de Roma, en representación de los cristianos asiáticos, por que su celebración de la Pascua se diferenciaba del resto de la Iglesia. Mientras que las otras iglesias celebraban la fiesta un domingo, los asiáticos celebraban la fecha en el calendario judío, el 14 de Nisán, cualquier día de la semana que cayera. Los acontecimientos del siglo II están narrados en una carta de San Ireneo al Papa Víctor (185-199), conservada por el historiador Eusébio de Cesarea:

 

“Y cuando el bienaventurado Policarpo estuvo en Roma en la época de Aniceto, y discreparon un poco sobre algunas otras cosas, de inmediato hicieron las paces, sin molestarse en discutir este asunto. Porque Aniceto no pudo persuadir a Policarpo de que no observara lo que siempre había observado con Juan, el discípulo de nuestro Señor, y los demás apóstoles con quienes se había asociado; ni Policarpo logró persuadir a Aniceto de que lo observara, diciéndole que debía seguir las costumbres de los mayores que lo precedieron.
Pero, aunque así fue, comulgaron juntos, y Aniceto le dio a Policarpo la administración de la Eucaristía en la iglesia, manifiestamente en señal de respeto. Y se separaron en paz, tanto los que miraban como los que no, manteniendo la paz de toda la iglesia ”.
– Historia Eclesiástica, Libro V, capítulo 24. [2]

 

San Ireneo se convirtió en el pacificador de la ocasión, exhortando y negociando así en nombre de la paz de las Iglesias, y provocando que Aniceto permitiera a Policarpo ejercer su ministerio. Se ve claramente que cada iglesia ya en ese momento dependía de Roma; si no, Policarpo muy bien podría celebrar la Pascua el 14 de Nisán sin consultar al obispo de Roma. Pero apeló a una autoridad, y no fue al obispo de la Iglesia de Antioquía, Alejandría o Jerusalén, sino al Obispo que mandaba todas estas Iglesias: al Obispo de la Iglesia de Roma, que podía permitir que las Iglesias de Asia continuaran con esta costumbre.

Es por eso que San Abercio (? -167), obispo de Hierópolis en Frígia, escribe que cuando visitó Roma durante la época del emperador Marco Aurélio, dijo en su famoso epitafio que atestigua una creciente conciencia de la fraternidad universal que está creando la Iglesia, algo que pudo experimentar en sus viajes, y elogia la majestad de la iglesia romana, reina del mundo cristiano:

 

“Ciudadano de una ciudad elegida, este monumento lo hice mientras vivía, para que pudiera, con el tiempo, haber un lugar de descanso para mi cuerpo, siendo [yo] de nombre Abercius, el discípulo de un santo pastor que alimenta rebaños de ovejas tanto en las montañas como en las llanuras, que tienen grandes ojos que ven en todas partes. Porque este pastor me enseñó que el libro [de la vida] es digno de fe. Y a Roma me envió a contemplar la majestad y ver a una reina vestida de oro y sandalias de oro; allí también vi a un pueblo con una marca brillante. “.

 

 

 

Santo Aniceto murió en 168 y fue sucedido por San Sotero, quien murió en 174 y fue sucedido por San Eleuterio.

 

“La Tradición deriva de los apóstoles, de la Iglesia muy grande, muy antigua y universalmente conocida fundada y organizada en Roma por los dos apóstoles más gloriosos, Pedro y Pablo; además de señalar la fe predicada a los hombres, que llega a nuestro tiempo a través de la sucesión de los obispos. Porque es una cuestión de necesidad que cada iglesia esté de acuerdo con esta Iglesia, debido a su autoridad preeminente [potiorem principalitatem] ”. – Contra las herejías, libro 3, capítulo 3, versículo 2

 

Si hubiera disputas en una iglesia local, esa iglesia debería recurrir a la Iglesia Romana, ya que contenía la Tradición que es preservada por todas las iglesias. La vocación de Roma consistía en desempeñar el papel de árbitro, resolver asuntos contenciosos, dar testimonio de la verdad o falsedad de cualquier doctrina que se les presentara. Roma era realmente el centro al que todos convergían, si querían que su doctrina fuera aceptada por la conciencia de la Iglesia.

En 189, cuando murió San Eleutério, Papa Víctor (185-199) ocupó su cargo. Vuelve a surgir el antiguo problema de la Pascua que se celebra el 14 de Nisán según la Pascua hebrea.  En el centro de la disputa estaba lo siguiente: en Asia Menor, en las iglesias de esa fecha del apóstol Juan, la Pascua se celebró el 14 de Nissan, la fecha de la Pascua.

El Papa San Víctor obviamente conocía la variación entre Asia y el consenso de las iglesias, y luego pidió que se llevaran a cabo sínodos en todas partes sobre el tema. Hubo un sínodo celebrado en Palestina bajo Teófilo de Cesarea, Narciso de Jerusalén, un sínodo en Ponto bajo Palmas, otro en Galia bajo San Ireneo. Otros obispos involucrados fueron el pastor de la iglesia en Osroene, Baco de Corinto, Casio de Tiro, Claro de Ptolemaida, y nuestro testigo histórico Eusébio de Cesarea también señala que hubo “cartas de muchos otros que expresaron la misma opinión y juicio y dieron a conocer el mismo votar. Y el punto de vista [tradición romana] que se describió anteriormente fue aceptado por todos ellos ”(Historia Ecclesiastica, V, 23-25). Además, Clemente, director de la escuela de catequesis de Alejandría,publicó un resumen de las tradiciones que recopiló y todos estuvieron de acuerdo con la posición de Roma.

El Papa Víctor decidió unificar todo el calendario pascual de la Iglesia. Ordenó a las iglesias asiáticas que abandonaran su antigua práctica a favor de usar el Domingo de Pascua. Ellos rechazaron. El historiador de la Iglesia Eusébio registra su respuesta, escrita por un obispo llamado Polícrates. Su base para el rechazo es que esta fue la práctica ininterrumpida del Apóstol Juan, San Policarpo y otros.

Tenemos lo que podría ser una hermosa historia sobre la convivencia de tradiciones litúrgicas, la adopción de diferentes costumbres y la diversidad del Cuerpo de Cristo. Solo que no es así como termina esta historia. En cambio, hubo un desagradable choque de obediencia y autoridad por un lado, con la tradición litúrgica por el otro.
El poder de Roma es vidente: Roma ordena que todas las iglesias de Asia sean excomulgadas. Sin embargo, algunos obispos se opusieron a Víctor y le rogaron que rectificara. Reprendieron fuertemente al Papa por su actitud, ya que querían mantener la paz y la unidad con toda la Iglesia, y sentían que la acción papal había sido demasiado dura. El historiador de la Iglesia, Eusébio de Caesaréia, al hablar de lo sucedido, escribió:

“En vista de esto, el papa Víctor, decidió sacar a las comunidades de toda Asia de la unidad común, y simultáneamente a las Iglesias vecinas, por ser heterodoxas; publicó esta decisión por carta y proclamó que todos los hermanos de estas regiones, sin excepción, estaban fuera de la unidad de la Iglesia. Pero eso no agradó a todos los obispos. Y le rogaron que considerara las cosas de la paz, la unidad y el amor al prójimo. Sus palabras aún se conservaron. Se oponían firmemente a Víctor “.
– Historia Eclesiástica, Libro V, 24, 9-10

 

Esta es quizás la evidencia más explícita de la autoridad del obispo romano para imponer una nueva costumbre, e incluso para aislar a toda una comunidad disidente de la comunión de la Iglesia (algo que él no pudo hacer sin la debida autoridad). Allí se ejerce la autoridad papal. El Papa San Víctor respondió a la desobediencia de los obispos asiáticos con una excomunión masiva de aquellos que se negaron a trasladarse al Domingo de Pascua.

Otros obispos (incluso aquellos que estuvieron de acuerdo con Víctor) se sorprendieron razonablemente por la dureza de este castigo. Evidentemente, la pena que el Papa dio a las Iglesias en Asia fue exagerada, tanto que generó una oposición a su actitud.

San Ireneo (quien defendió la fecha del Domingo de Resurrección y creyente en el papado romano) fue uno de los obispos que intervino y suplicó a Vitor que revocara su decisión, enfatizando que el Papa Aniceto había comulgado con San Policarpo, a pesar de sus diferencias sobre este asunto.  San Ireneo coincide en que es necesario celebrar el misterio de la resurrección del Señor sólo el domingo; sin embargo, con gran sentido común, insta a Vitor a no amputar iglesias enteras de Dios que habían observado la tradición de una antigua costumbre.Eusébio escribe al respecto:

“Primero,  declara que solo el domingo debe celebrarse el misterio de la resurrección del Señor; luego insta gentilmente a Vítor a no separar Iglesias de Dios enteras de la comunión, que conservan la tradición del uso antiguo; y por muchas otras razones, agregar las siguientes expresiones: […] ”
-Historia Eclesiástica, Libro V, 24, 11

 

Esta petición, de Irineu, que en sus cartas pide que el mundo entero se subordine a Roma, será crucial para que Victor retire la sentencia impuesta. El obispo de Roma demostró su autoridad incomparable al imponer la Pascua. Los obispos asiáticos, como Policarpo y Polícrates, aunque se negaron a aceptar la costumbre romana, reconocieron sin embargo la petición de los obispos romanos: el primero sintió la obligación de ir, en el año 154 d.C., personalmente a Aniceto para resolver la cuestión de la Pascua y otros asuntos, el segundo accedió a la orden de Victor de convocar un consejo.

Eusébio concluye su relato simplemente diciendo:

“Así, San Ireneo que realmente tenía un buen nombre [el nombre proviene de la palabra griega paz], se convirtió en un pacificador en este asunto, exhortando y negociando de esta manera en nombre de la paz para las iglesias. Y verificó por carta este tema debatido, no solo con Vitor, sino también con la mayoría de los otros líderes de la iglesia ”

 

El resultado final del conflicto es impresionante: Vitor ganó. Asia Menor pasó de Pascua a Pascua (una tradición establecida por el apóstol Juan) al Domingo de Pascua, a pedido del Papa.

Vale la pena recordar que esta historia no es la de un papa renacentista imperioso. Él es uno de los primeros mártires cristianos, y todo sucedió antes de finales del siglo II. Literalmente, tomará más de un siglo antes de que alcancemos la legalización del cristianismo por el Edicto de Milán, y mucho menos algo como el Concilio de Nicea.

 

Cuando San Víctor I murió en 199 d.C., San Ceferino fue nombrado su sucesor apostólico. En el año 202, el emperador Septimio Severo levantó la quinta persecución más sangrienta contra la Iglesia, que se prolongó no solo durante dos años, sino hasta la muerte de ese emperador en el 211. Durante esta furiosa tormenta, este santo pastor fue el sostén y consuelo del angustiado rebaño y sufrió por caridad y compasión lo que atravesó todo confesor.

 

 

by Gabriel Larrauri – www.primeroscristianos.com

 

+ INFO –

Historia del Papado – El primado de san Pedro en la Iglesia primitiva