En una de las fiestas más simpáticas del año, el papa Francisco comentó que los Reyes Magos «eran hombres sabios, estudiosos de los astros, en un contexto de creencias que atribuía a las estrellas un significado y un influjo sobre las vicisitudes humanas».

Invita a confiar en la salvación de quienes «parecen estar lejos del Señor»

En una de las fiestas más simpáticas del año, el papa Francisco comentó que los Reyes Magos «eran hombres sabios, estudiosos de los astros, en un contexto de creencias que atribuía a las estrellas un significado y un influjo sobre las vicisitudes humanas».

En la homilía, el Papa añadió que en su largo «viaje del alma» en busca de Jesús de Nazaret, «los Reyes Magos representan a los hombres y mujeres que en las religiones y filosofías del mundo entero».

Poco después, durante el rezo del Ángelus, el Santo Padre afirmó que precisamente por ese motivo «debemos tener siempre gran confianza y esperanza respecto a la salvación de todas las personas, pues incluso las que parecen estar lejos del Señor son “perseguidas” por su amor».

«La estrella que guía a cada persona»

Ante unos cien mil fieles que desbordaban la plaza de San Pedro, el Papa revivió el viaje de los Magos y añadió que «la estrella que guía hoy a cada persona hacia Jesús es la Palabra de Dios. Esa es la luz que orienta en nuestro camino».

Como en otras ocasiones, Francisco descendió a lo práctico, e invitó a todos a todos los presentes- entre los que abundaban las familias con niños pequeños- , a «llevar siempre a mano un pequeño Evangelio, y leer un poco cada día», para que «ilumine nuestros pasos y los de quienes caminan junto a nosotros».

Durante la misa había comentado el contraste entre la actitud de los magos y la del Rey Herodes, que también deseaba conocer el lugar de nacimiento de Jesús, pero para enviar a sus soldados a matarlo.

Esa línea trágica se prolonga hasta hoy, y el Papa comentó que «vemos a nuestro alrededor guerras, explotación de niños, torturas, tráfico de armas, trata de personas… Jesús está en todos estos hermanos y hermanas más pequeños que sufren esas situaciones».

Al final del Ángelus, el Papa felicitó «a nuestros hermanas y hermanos del Oriente cristiano, católicos y ortodoxos, que celebran mañana la Natividad del Señor. Les enviamos a todos nuestra afectuosa felicitación».

El Santo Padre reanuda este miércoles las audiencias generales, interrumpidas durante el tiempo de Navidad. El jueves reanuda también sus breves homilías diarias en la misa de las siete de la mañana en casa Santa Marta, que siguen millones de personas en todo el mundo.

www.abc.es