Papa Francisco, hablo de las persecuciones cristianas y de los “Falsos Mesias”, y recordo palabras de jesucristo que nos dan fuerza y esperanza para que cada adversidad que encontremos en el camino sea ocasión de testimonio y así perseberemos hacia la salvación.

Papa Francisco: “El Señor nos ayuda a no tener miedo”

El Papa Francisco, hablo de las persecuciones cristianas y de los “Falsos Mesias”, y recordo palabras de jesucristo que nos dan fuerza y esperanza para que cada adversidad que encontremos en el camino sea ocasión de testimonio y así perseberemos hacia la salvación.

Ciudad del Vaticano, 17 noviembre 2013 (VIS)

A medio día del domingo, el Santo Padre se asomó a la ventana de su estudio para rezar el Ángelus con los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro. La primera parte del discurso que Jesús pronunció en Jerusalén sobre los últimos tiempos fue el tema de la meditación del Papa antes del rezo mariano. Jesús les dijo a sus apóstoles: no os dejéis engañar por falsos mesías y no os paralicéis por el miedo. Vivir el momento de espera, como tiempo de testimonio y perseverancia.

El Santo Padre recordó cómo estas palabras son siempre actuales incluso para nosotros que vivimos en el siglo XXI. “Es un llamamiento al discernimiento -dijo-. Incluso hoy en día, de hecho, hay falsos “salvadores”, que intentan sustituir a Jesús: líderes de este mundo, los gurús, santeros, personas que quieren atraer hacia sí los corazones y las mentes, especialmente de los jóvenes. Jesús nos advierte: “No vayáis tras ellos.”

Y el Señor nos ayuda a no tener miedo: ante las guerras, las revoluciones, y los desastres naturales, epidemias, Jesús nos libera del fatalismo y de falsas visiones apocalípticas… ¡Nos recuerda que estamos totalmente en las manos de Dios! La adversidad que encontramos por nuestra fe y nuestro compromiso con el Evangelio son ocasiones de testimonio; no debe alejarnos del Señor, debe servir para abandonarnos aún más en Él, al poder de su Espíritu y de su gracia”.

“En este momento,-continuó- pensemos en la cantidad de hermanos y hermanas cristianos que son perseguidos a causa de su fe. Hay muchos. Tal vez muchos más que en los primeros siglos. Jesús está con ellos. También nosotros nos unimos a ellos, con nuestra oración y nuestro afecto. Es admirable su valentía y su testimonio. Son nuestros hermanos y hermanas, que en muchas partes del mundo sufren a causa de su fidelidad a Jesucristo. Recordémoslos de corazón y afecto”.