Megiddo es un sitio impresionante que se encuentra en la región de la Baja Galilea en el norte de Israel. Allí estuvo una ciudad antigua que fue fundamental para dominar el paso de Aruna (Wadi Ara o Megiddo Pass).
Era la entrada a uno de los pocos pasos a través de las montañas Carmel. Esto les dio a los que ocuparon Megiddo un poder increíble sobre la Vía Maris, la ruta principal entre Egipto y Mesopotamia, y lo que los egipcios llamaron el Camino del Mar.
Hoy en día, Megiddo es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y un sitio impresionante para visitar y explorar con excursiones que se pueden realizar desde Jerusalén.
Su historia es muy rica. Se cree que la ciudad ha visto más batallas que cualquier otra ubicación en el mundo.
Las ciudades fortificadas se construyeron sobre la cumbre de diez acres de Megiddo Hill o Tel Megiddo, que se eleva 21,33 metros sobre el valle. Aquí se sucedieron batallas tras batallas a lo largo de la historia.
Para los cristianos, la palabra Megiddo es sinónimo del fin del mundo, como se menciona en el libro de Apocalipsis: Megiddo o Armagedón. Se sabe le considera como el sitio donde tendrá lugar la Batalla final. Esta será la batalla final después de todas las que se han tenido en este lugar.
Megiddo. Rey Salomón 2
Recientes excavaciones ha descubierto alrededor de 26 capas de asentamientos que datan del período Calcolítico y se han identificado las primeras cuatro capas.
La cima de la colina era una ciudad cananea, una fortaleza egipcia, una ciudad de Chariot durante la época bíblica y una prominente ciudad asiria y persa.
En su apogeo, Megiddo fue gobernado por el Rey Salomón en el siglo X aC. Los visitantes pueden ver los restos de la Puerta de Salomón y lo que se cree que fueron sus establos.
El Palacio de Marfil es otra estructura importante en Megiddo. Fue aquí donde se encontró el tesoro cananita, que incluía valioso marfil y joyas. En la Edad del Bronce Medio, los cananeos fortificaron la cima de la colina y queda una puerta.
Datado en el tercer milenio antes de Cristo, se puede observar un altar de 10 metros de diámetro con una escalera que conduce hacia él. Un sistema de agua de la Edad de Hierro también es evidente: hay un pozo de 30 metros de profundidad y un túnel de 70 metros de largo. Estos datas eel siglo IX aC cuando la ciudad fue gobernada por Ahab. Es posible caminar a través de este túnel que habría abastecido a los residentes de Megiddo con agua del cercano manantial.
Se pueden pasar aproximadamente una o dos horas viendo los sitios en Megiddo, y el lugar se encuentra abierto todo el año. Al visitar Megiddo se puede ir al museo que utiliza modelos para recrear las estructuras originales que se encontraban aquí. También hay una película explicativa. Megiddo es uno de los sitios más interesantes de la Baja Galilea.