Primeros Cristianos

Miles de peregrinos felicitan al Papa por su 78 cumpleaños

La palabra “felicidades” fue la que más se oyó este miércoles durante la audiencia general. Los peregrinos que abarrotaban la plaza de San Pedro no pasaron por alto el 78 cumpleaños del Papa Francisco. Un grupo de seminaristas de la Legión de Cristo hasta le llevó una tarta. Y el Papa sopló las velas.

Miles de peregrinos felicitan al Papa por su 78 cumpleaños durante la audiencia general

La palabra “felicidades” fue la que más se oyó este miércoles durante la audiencia general. Los peregrinos que abarrotaban la plaza de San Pedro no pasaron por alto el 78 cumpleaños del Papa Francisco. Un grupo de seminaristas hasta le llevó una tarta. Y el Papa sopló las velas.
 
Durante su recorrido, Francisco también besó a muchos bebés y se detuvo a charlar con unos seminaristas que estudian en Roma.

 
El Papa centró su catequesis en la familia. Explicó que es un regalo de Dios y recordó que Cristo eligió hacerse hombre en una familia humana. Francisco pidió que en Navidad los cristianos acojan a Jesús como lo hicieron la Virgen María y San José.
 
FRANCISCO
“Cada familia cristiana, como hicieron María y José, puede recibir a Jesús, escucharlo, hablar con Él, estar con Él, protegerlo, crecer con Él; y así mejorar el mundo. Hagamos espacio en nuestros corazones y en nuestros días al Señor. Así lo hicieron María y José, y no fue fácil.¡Cuántas dificultades tuvieron que superar!”
 
También explicó que la familia de Jesús era una familia real, piadosa y trabajadora. Dijo que su ejemplo puede ayudar a otras familias a vivir su día a día.
 
FRANCISCO
“No era una familia falsa, no era una familia irreal. La familia de Nazaret nos permite redescubrir la vocación y la misión de la familia, de cada familia”.
 
Durante la catequesis en español, Francisco saludó especialmente a unos compatriotas. Eran un grupo de bailarines de tango a los que  expresó un curioso deseo.
 
FRANCISCO
“También cuando hice la recorrida vi varios grupos de tangeros. Les deseo que hoy puedan hacer un buen espectáculo y que sople un poco de viento pampero aquí”.
 
Pero aunque el ambiente era festivo, el Papa no se olvidó del dolor de las víctimas de los últimos atentados terroristas en Australia, Pakistán y Yemen. Transmitió su consuelo a las familias y pidió a Dios que convierta el corazón de los violentos.
 
http://www.romereports.com
Salir de la versión móvil