Tierra Santa: después de 54 años, fiesta en el lugar donde Jesús fue bautizado

La entrada al lugar donde el bautismo recibido por Jesús a manos de Juan el Bautista en el río Jordán se encuentra en la orilla este de Jericó. Los franciscanos han hecho una peregrinación anual a este sitio, conocido como Qasr al-Yahud (Roca de los Judíos), desde al menos 1641.

Pero para 1967, debido a la Guerra de los Seis Días, toda el área había sido cerrada a los peregrinos y turistas. El sitio se convirtió entonces en un campo de minas de 55 hectáreas y fue convertido en una zona militar.

 

Trabajo de desminado

Sólo en el año 2000, con motivo de la peregrinación del Jubileo del Papa Juan Pablo II a Tierra Santa, se abrió un pequeño acceso al sitio. Pero más tarde, después de la segunda Intifada, se cerró de nuevo. Durante estos años, se ha llevado a cabo una larga operación de desminado en toda la zona de Qasr al-Yahud. Con el consentimiento de las autoridades israelíes y palestinas, se han eliminado un total de al menos 4000 minas. El trabajo fue completado por una organización humanitaria británica especializada en este tipo de intervención, “Halo Trust”. Y después de más de 50 años, la iglesia de San Juan Bautista fue devuelta a la Custodia de Tierra Santa.

 

Fiesta del Bautismo

Mañana, domingo 10 de enero, fiesta del Bautismo del Señor, estará marcada, a partir de las 9:00 de la mañana, por una serie de eventos, a los que asistirán algunas decenas de personas a causa de la pandemia, dirigidos por la Custodia de Tierra Santa. Tras la llegada al río Jordán, la procesión y la misa solemne, el programa incluye una peregrinación al Monte de la Tentación.

En este día, las palabras del Evangelio resonarán especialmente:

“Entonces Jesús vino de Galilea a Juan en el Jordán, para ser bautizado por él. Pero Juan quiso impedirlo, diciendo: “Soy yo quien necesita ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? Pero Jesús le contestó: “Déjalo por ahora, porque conviene que cumplamos toda justicia”. Así que le dejó hacerlo. Apenas fue bautizado, Jesús salió del agua; y he aquí que los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios descender en forma de paloma y venir sobre él. Y he aquí que una voz del cielo dijo: “Este es mi Hijo amado, en quien me complazco”.

Padre Faltas: un día histórico

Después de 54 años, por lo tanto, los franciscanos de la Custodia de Tierra Santa podrán conmemorar el bautismo de Jesús en el mismo lugar donde Jesús fue bautizado por las manos de Juan el Bautista en el río Jordán. Será un día especial, subraya el padre Ibrahim Faltas, de la Custodia:

 

La entrevista con el Padre Ibrahim Faltas

R. – Para nosotros será una gran fiesta, un gran día. Un día histórico para los franciscanos que nunca han olvidado los Lugares Santos, incluso cuando perdieron uno de estos lugares por la guerra o por otras razones. Y así fue con el lugar del bautismo. El convento, que comenzó a ser construido por los franciscanos después de la compra del terreno en 1920, se llama San Juan Bautista. Luego, durante la guerra de 1967, los franciscanos perdieron este convento por el conflicto. Y después de 54 años, volvemos a celebrar la primera misa. Será un día histórico para nosotros. La misa comenzará el domingo a las 10 de la mañana. Será presidido por el Padre Francesco Patton, Custodio de Tierra Santa. El Nuncio Apostólico en Jerusalén y los cónsules de Italia, España, Bélgica y Francia también estarán presentes. Y sólo nosotros los frailes celebraremos este día. Sólo unas 50 personas debido a la pandemia.

Un día histórico: lo que durante varios años fue un campo de minas y una zona militar ahora vuelve a ser un lugar de paz y oración…

R. – Es una vez más un lugar sagrado. De hecho, habrá una bendición de este convento. Recibimos el convento hace tres meses. Es un convento maravilloso, muy hermoso. El domingo habrá un día de celebración, de alegría para los franciscanos. El año 2020 fue un año difícil para todos debido a la pandemia y muchas otras cosas. Pero en lo que respecta a los franciscanos, podemos decir que este convento y el colegio de Alepo han vuelto a nuestra custodia.

El domingo es un día de celebración en un momento tan difícil como la pandemia. Pero también es un día para el renacimiento….

R. – Un nuevo año, un día para nacer de nuevo. Este es el significado del bautismo. No puedes imaginar nuestra alegría, la alegría de todos los frailes de la Custodia de Tierra Santa. El domingo será un día de celebración. Habrá una misa, la bendición. Y luego la procesión desde el convento hasta el río Jordán, precisamente en el lugar donde nuestro Señor Jesucristo fue bautizado. Es realmente una gran alegría volver a este convento, tan querido por todos los frailes de la Custodia. También para todos aquellos frailes que han dado su vida por estos Santos Lugares. Creo que también ellos en el cielo estarán felices de ver que este convento ha vuelto a la Custodia de Tierra Santa.

¿Qué significa este regreso para el Medio Oriente?

R. – Para el Medio Oriente significa que nunca debemos perder la esperanza. Nadie pensó que este monasterio podría volver a nuestra custodia. Para muchos era imposible. Siempre tenemos la esperanza, la confianza de que todo volverá a la normalidad. Estoy convencido de que un día veremos la paz en Tierra Santa. Estamos trabajando con las “piedras vivas” de la Tierra Santa, es decir, el pueblo, dándoles esperanza, el coraje para seguir permaneciendo en los Lugares Santos. Y esperando que el futuro sea mejor y haya paz. Lo que toda la gente de Oriente Medio quiere es ver la paz realizada en esta tierra. Y nuestra esperanza como franciscanos es también poder volver a custodiar el convento del Cenáculo. Esperamos que esto también vuelva, lo antes posible, para ser confiado a la Custodia.

 

+ info –

 

vaticannews.va