Entre los gritos entusiastas de decenas de miles de personas, el Papa Francisco llegó a su encuentro con jóvenes de Uganda, en un antiguo aeropuerto de Kampala.

Papa a los jóvenes: “Con la ayuda de Jesús, una pared sepuede transformar en un horizonte”

Entre los gritos entusiastas de decenas de miles de personas, el Papa Francisco llegó a su encuentro con jóvenes de Uganda, en un antiguo aeropuerto de Kampala.
 

Allí escuchó el crudo testimonio de dos jóvenes que se habían sobrepuesto a pruebas terribles. 
 
Winnie, de 24 años, tiene SIDA desde que nació. Se quedó huérfana a los 7 años y desde entonces ha luchado sola. 
 
WINNIE
“Como joven, siempre he encontrado duro enamorarme, porque pensaba que no tenía derecho ni a amar ni a ser amada. Siempre he temido explicar mi vida. Gracias a Dios, con el tiempo mi actitud es más positiva”.
 
Emmanuel contóque hace 12 años atacaron su escuela y los secuestraron a él y a otros 41 chicos. Durante tres meses pasó hambre, frío, quemaduras y torturas. Asesinaron a algunos, pero él escapó, regresó a la escuela, y con los años terminó la universidad.
 
EMMANUEL  
“Hacia quienes nos torturaron, afortunadamente mi corazón ha encontrado amor, perdón, paz y alegría. Todos están perdonados porque Jesucristo quebrantó el poder de la muerte al sufrir en la cruz”
 
El Papa los bendijo, reflexionó y aseguró que le había dolido mucho su testimonio. Luego, les puso como ejemplo de superación con la ayuda de Dios.
 
PAPA FRANCISCO
“Winnie se encontró con una pared delante, pero Jesús le hizo entender que se puede transformar una pared en horizonte que abra el futuro. FLASH. Winnie transformó la amargura en esperanza. No es magia, es obra de Jesús. Jesús lo puede todo”.
 
El discurso de Francisco a los jóvenes pasó del dolor a la esperanza. El Papa les pidió que transformen lo negativo en positivo y les desafió con preguntas.
 
PAPA FRANCISCO
“¿Están dispuestos a transformar el odio en amor?”
 
JÓVENES 
“¡Sí!”
 
PAPA FRANCISCO
“Nunca dejen de rezar, la oración es el arma más fuerte que tiene un pobre”.
 
PAPA FRANCISCO
“Y como en la Iglesia no somos huérfanos y tenemos una madre, rezad a nuestra madre. ¿Y cómo se llama nuestra madre?”
 
JÓVENES
“¡María!”
 
El Papa no se fue con las manos vacías. Le regalaron una característica escultura para que cuando regrese a Roma, no les olvide. 
 
Le costó irse, también porque muchos corrieron detrás del papamóvil para quedarse con la última sonrisa del Papa. 

Papa a los jóvenes: “Con la ayuda de Jesús, una pared se puede transformar en un horizonte”

2015-11-28
Entre los gritos entusiastas de decenas de miles de personas, el Papa Francisco llegó a su encuentro con jóvenes de Uganda, en un antiguo aeropuerto de Kampala.
 
Allí escuchó el crudo testimonio de dos jóvenes que se habían sobrepuesto a pruebas terribles. 
 
Winnie, de 24 años, tiene SIDA desde que nació. Se quedó huérfana a los 7 años y desde entonces ha luchado sola. 
 
WINNIE
“Como joven, siempre he encontrado duro enamorarme, porque pensaba que no tenía derecho ni a amar ni a ser amada. Siempre he temido explicar mi vida. Gracias a Dios, con el tiempo mi actitud es más positiva”.
 
Emmanuel contó que hace 12 años atacaron su escuela y los secuestraron a él y a otros 41 chicos. Durante tres meses pasó hambre, frío, quemaduras y torturas. Asesinaron a algunos, pero él escapó, regresó a la escuela, y con los años terminó la universidad.
 
EMMANUEL  
“Hacia quienes nos torturaron, afortunadamente mi corazón ha encontrado amor, perdón, paz y alegría. Todos están perdonados porque Jesucristo quebrantó el poder de la muerte al sufrir en la cruz”
 
El Papa los bendijo, reflexionó y aseguró que le había dolido mucho su testimonio. Luego, les puso como ejemplo de superación con la ayuda de Dios.
 
PAPA FRANCISCO
“Winnie se encontró con una pared delante, pero Jesús le hizo entender que se puede transformar una pared en horizonte que abra el futuro. FLASH. Winnie transformó la amargura en esperanza. No es magia, es obra de Jesús. Jesús lo puede todo”.
 
El discurso de Francisco a los jóvenes pasó del dolor a la esperanza. El Papa les pidió que transformen lo negativo en positivo y les desafió con preguntas.
 
PAPA FRANCISCO
“¿Están dispuestos a transformar el odio en amor?”
 
JÓVENES 
“¡Sí!”
 
PAPA FRANCISCO
“Nunca dejen de rezar, la oración es el arma más fuerte que tiene un pobre”.
 
PAPA FRANCISCO
“Y como en la Iglesia no somos huérfanos y tenemos una madre, rezad a nuestra madre. ¿Y cómo se llama nuestra madre?”
 
JÓVENES
“¡María!”
 
El Papa no se fue con las manos vacías. Le regalaron una característica escultura para que cuando regrese a Roma, no les olvide. 
 
Le costó irse, también porque muchos corrieron detrás del papamóvil para quedarse con la última sonrisa del Papa.