Para un cristiano, los lugares en que Cristo nació, vivió, sufrió, murió y resucitó tienen un carácter especial. La añoranza que se siente al pensar en esa tierra, santificada por el paso del Verbo Encarnado, nace del cariño que tiene el creyente a todo lo que rodeó la vida terrena del Hijo de Dios, que “acampó entre nosotros”.

Descubiertas las antiguas murallas de Jerusalén que destruyeron los babilonios el día de Tisha B’Av de 586 a.C.

Las murallas de Jerusalén: alrededor de 200 metros de muralla, con una altura de dos metros y medio y una anchura de hasta cinco metros.

San Juan en el desierto – “El niño crecía y se fortalecía en espíritu”

San Juan en el desierto. El nombre deriva del pasaje evangélico que narra el nacimiento de San Juan Bautista: “El niño crecía y se fortalecía en el espíritu, y vivía en lugares desiertos hasta los días de su manifestación a Israel. (Lc 1,80)”

Por |2021-07-01T10:30:10+02:0028 junio, 2021|DESTACADOS, Lugares de Tierra Santa|
Ir a Arriba