La pascua judía y la Última Cena: el diálogo

Recogemos aquí la tradición de lo que se hacía, hablaba y rezaba durante la cena pascual. Sería más o menos la forma de cómo el Señor celebraría la Última Cena. Con los párrafos en cursiva del comentario se irán explicando los detalles de la Cena y la relación que tienen con la Última Cena y la Institución de la Eucaristía.

Las oraciones que se rezan durante la cena y las explicaciones establecidas para ese momento irán entre comillas.
.

1. La cena pascual

Se comienza encendiendo todas las luces de la habitación para la celebración de la fiesta. Todos los comensales empiezan de pié para la bendición inical que realizará la madre.
(Comentario: De acuerdo con una antigua costumbre judía, era labor de la madre encender las luces de la fiesta durante cualquier oficio religioso que se realizara en el hogar judío. Este gesto, además de su objeto obvio de alumbrar, simboliza la venida de Cristo, el Mesías, luz del mundo. La solemne bendición de la luz al principio del oficio de la solemne vigilia de Pascua tiene su origen en esta costumbre judía. También nos recuerda las velas encendidas sobre el altar, la mesa de nuestro diario banquete Eucarístico).
Madre: “Bendito Seas Tú, oh Dios nuestro Señor, Rey del universo, que nos has santificado con tus mandamientos y nos has ordenado encender las luces de loa festividad. Bendito seas Tú, oh Dios nuestro Señor, Rey del universo que nos has mantenido vivos, nos has sostenido y traído hasta esta fecha. Permite que nuestra casa sea consagrada, oh Dios, por la luz de tu misericordia, que brille sobre nosotros en bendiciones y que nos traiga paz”. Todos: “Amén”.
.
¿Cómo celebraban los judíos la Cena Pascual? 2
.

2. Kidush, la bendición de la fiesta.

Todos se sientan. En la mesa, frente a cada participante, habrá un plato pequeño de agua salada y un plato conteniendo matzás, rábano o alguna hierba amarga, jaroses y algunas hierbas verdes. Delante del director habrá una gran cipa (vasija de vino).
(Comentario: Cada alimento utilizado en la cena de pascua de los judíos era bendecido antes de ser comido. Del mismo modo, el pan y el vino que van a ser consagrados son bendecidos por el celebrante durante el ofertorio de la Misa).
Director: “Bendito seas Tú oh Dios nuestro Señor, Rey del universo, que nos has escogido sobre todas las gentes y nos has exaltado sobre todas las lenguas y nos has santificado con tus mandamientos. En amor Tú nos has dado oh Dios nuestro Señor temporadas para alegrarnos, días santos y tiempos de felicidad, este día de la fiesta del pan ázimo, el tiempo de nuestra libertad, un día de reunión de santidad, un recuerdo del éxodo de Egipto. Porque Tú nos has escogido y nos has santificado sobre todas las gentes y nos has dado por herencia tus sagradas festividades. Bendito seas Tú oh Dios, que santificas a Israel y las festividades”.
La primera copa de vino se sirve. Es la copa de acción de gracias. El Director: se encarga de distribuir a todos los presentes vino. Lo sirve desde un recipiente que esta frente a él.
(Comentario: Cuatro veces durante la Cena Pascual se servía el vino. El hecho de distribuir el vino de un recipiente común a todos los presentes, era un símbolo de unidad. En la Última Cena, Cristo sirvió esta primera copa de vino sin consagrar, diciendo a sus apóstoles: “Tomadlo y distribuídlo entre vosotros porque os digo que desde ahora no beberé del fruto de la vid hasta que llegue el Reino de Dios” (Lc 22, 17-18). La consagración vendría más tarde, después de la comida, al servir la tercera copa de vino, “La copa de la bendición”).
Todos: “Bendito seas Tú, oh Dios nuestro Señor, Rey del universo, que has creado el fruto de la vid”. Todos beben la primera copa de vino. El Sirviente: en seguida presenta una vasija, jarra y servilletas al director que lava sus manos mientras dice una oración.
(Comentario: El lavado de las manos durante la Cena Pascual simboliza la necesidad de tener una pureza interior de todos aquellos que participan en el ritual. Igual significado tiene el lavado de las manos del sacerdote durante el ofertorio de la Misa. Fue probablemente en este momento del ritual que Dios nuestro Señor lavó los pies a sus discípulos, como una demostración de su nuevo mandato de amor y para mostrar la dignidad de servicio en la nueva dispensación).
Director: “Bendito seas Tú oh Dios nuestro Señor, Rey del universo, que nos has santificado con tus mandamientos y nos has dado el mandato de lavar nuestras manos”. Todos toman de su plato la hierba verde, la sumergen en el agua salada, símbolo de lágrimas y penas, y dicen juntos: “Bendito eres Tú, oh Dios nuestro Señor, que creaste los frutos de la tierra”. Todos comen la hierba verde.  El Servidor: Trae un plato en el que están 3 matzás grandes, cada una envuelta en una servilleta. El Director: descubre la pieza superior y la levanta en el plato.
(Comentario: El pan ázimo estaba prescrito para los ocho días de la Pascua, conmemorando así la primera Pascua, porque en la salida de Egipto no hubo tiempo de preparar pan con levadura. Así que el pan que nuestro Señor usó cuando instituyó la Eucaristía, era ázimo. Una costumbre que se continuó en el rito latino).
El Director: con el pan levantado dice: “¡Mirad. Este es el pan de la aflicción que nuestros padres comieron en la tierra de Egipto. Que todos los que tengan hambre, vengan y coman. Que todos los necesitados vengan y celebren la Pascua con nosotros. Que la voluntad de Dios sea redimirnos de todo mal y de toda servidumbre”.
.
¿Cómo celebraban los judíos la Cena Pascual? 3
.

3. Hagadah, la historia de la salida de Egipto.

Una segunda copa de vino es servida, la llamada copa de Hagadah.
(Comentario: Ahora la historia de la primera Pascua es relatada, como fue mandado por Dios en el libro del Éxodo. Esta parte de la comida pascual, como la Misa de los Catecúmenos, es para instrucción. La persona más joven presente hace las tradicionales cuatro preguntas. En la última Cena probablemente las hizo San Juan).
El más joven: “¿Por qué esta noche es diferente a todas las otras noches? En las otras noches nosotros comemos pan con o sin levadura. ¿Por qué en esta noche comemos únicamente pan sin levadura? En todas las otras noches comemos toda clase de hierbas. ¿Por qué en esta noche comemos especialmente hierbas amargas. En todas las otras noches no sumergimos las hierbas en ningún condimento. ¿Por qué en esta noche la sumergimos en agua salada y jaroses? En todas las otras noches comemos sin festividad. ¿Por qué en esta noche celebramos un oficio de Pascua?”
El Director: “Los Sirios persiguieron a nuestros Padres que se fueron a Egipto y permanecieron ahí en número reducido, convirtiéndose después en una nación grande y poderosa, formando una gran multitud. Los egipcios nos maltrataron y nos persiguieron y nos impusieron trabajos pesados. Y clamamos al eterno Dios de nuestros padres, y el Eterno escuchó nuestra voz, vio nuestra miseria, nuestra pena y nuestra opresión. Y el Eterno nos sacó de Egipto con mano fuerte y brazo extendido en medio de gran espanto de señales y milagros. Por lo tanto, aunque todos supiésemos perfectamente bien la Torá, todavía sería nuestro deber, año con año, contar la historia de nuestra salida de Egipto. En realidad cavilar sobre ello se considera laudable”.
Lector: uno del grupo lee ahora la salida de Egipto del libro del Exodo, 12. Sirviente: el cordero pascual es traído y colocado delante del Director.
(Comentario:  Para aclarar cómo la salida de Egipto se simboliza en la Cena Pascual, el Director levanta cada uno de los alimentos ceremoniales por turno, para explicar su significado. Este era un momento muy significativo en la comida para los antiguos judíos; también para nosotros, nuevos israelitas, es un momento muy importante. Porque el cordero era objeto de rituales que están llenos de sentido profético: debe ser macho y sin mancha; era asado en un asador en forma de cruz, una de cuyas ramas atravesaba el cordero a lo largo; la otra separaba los dientes del frente, y ningún hueso podía rompérsele).
Director: Levanta el cordero. Cuando el Director levanta el cordero todos dicen: “¿Cuál es el significado de pesaj?”. Director: “Pesaj significa el cordero pascual que nuestros padres sacrificaron al Señor en memoria de la noche en que Yavéh pasó de largo por las casas de nuestros padres en Egipto, como está escrito: “Cuando os pregunten vuestros hijos: ¿Qué significa para vosotros este rito? les responderéis: es el sacrificio de la Pascua de Yavé, que pasó de largo por las casas de los hijos de Israel en Egipto, cuando hirió a Egipto, salvando nuestras casas”. (Exodo 12, 26-27)”.
Director: descubre la pieza superior del pan ázimo y lo sostiene en alto. Todos: “¿Cuál es el significado de Matzá?”. Director: “Este es el pan de aflicción que nuestros padres llevaron con ellos cuando salieron de Egipto, como está escrito: “Cocieron bajo la ceniza la masa que habían sacado de Egipto, e hicieron panes ázimos, pues la masa no había podido fermentar, por la mucha prisa que para salir les daban: y ni para comer pudieron preparar nada”. (Exodo 12, 39)”.
Director: Levanta la hierba, mientras todos preguntan: “¿Cuál es el significado de maror?”. Director: “Maror, quiere decir hierba amarga. Nosotros comemos maror para recordar que los egipcios amargaron las vidas de nuestros padres, como está escrito: “Sometieron los egipcios a los hijos de Israel a cruel servidumbre, haciéndoles la vida amarga con duras labores en barro y ladrillo, y trabajos pesados en el campo. En todas las obras les hicieron servir con rigor. (Éxodo 1, 13-14)”.
.

4. Oración de acción de gracias por la salida de Egipto.

(Comentario: esta oración de gratitud por la salida de Egipto que el director ahora lee, es similar al prefacio de la Misa. Y los salmos de Halel (en español, aleluya), significa literalmente: “Alabanza a Tí Señor”. Nuestro Señor, frecuentemente recitaba estos salmos).
El Director: Como un prefacio para los salmos de Halel, el director levanta su copa, dice: “En todas las generaciones cada uno debería sentir como si personalmente hubiera huído de Egipto, como está escrito: “Dirás entonces a tus hijos esto es en memoria de lo que por mí hizo Yavé, al salir de Egipto”. (Exodo 13,8). Por lo tanto, es nuestro deber agradecer, alabar, laudificar, glorificar, exaltar, bendecir, exhultar y adorar a El que realizó todos estos milagros para nuestros padres y para nosotros. El nos ha salvado de la esclavitud, llevándonos a la libertad, del pesar al gozo, del luto al día festivo de la oscuridad a la gran luz, y de la sujeción a la redención. Recitamos entonces delante de El una nueva canción (Salmo 113 ó 114)”.
Director: Coloca la copa de vino de nuevo en su lugar.
Todos: se ponen de pie y recitan el salmo: “Al salir Israel de Egipto, Jacob de un pueblo balbuciente, Judá fue santuario de Dios, Israel su dominio. El mar, al verlo, huyó; el Jordán se echó atrás; los montes saltaron como carneros, las colinas como corderos. -¿Qué te pasa, mar, que huyes, y a ti, Jordán, que te echas atrás?, ¿y a vosotros, montes, que saltáis como carneros; colinas, que saltáis como corderos? En presencia del Señor se estremece la tierra, en presencia del Dios de Jacob: que transforma las peñas en estanques, el pedernal en manantiales”.
Todos: “Aleluya, alabanza a Tí Señor”.
Director: “Al salir Israel de Egipto, la casa de Jacob del pueblo extranjero”. Todos: “Alzó Judá su santuario de Israel su imperio”. Director: “Viole venir el mar y huyó, el Jordán se echó para atrás”. Todos: “Saltaron los montes como carneros y los collados como corderos”. Director: “¿Qué tienes oh mar que huyes? ¿Y tú Jordán que te echas para atrás?”
Todos: “Vosotros montes, que saltáis como carneros y vosotros collados como corderos”. Director: “A la venida de Yavé, tiembla oh tierra, a la venida del Dios de Jacob”. Todos: “Que hace de la piedra lago de aguas, de la roca fuente de aguas vivas. Aleluya: alabanza a Tí, Señor”.
.
¿Cómo celebraban los judíos la Cena Pascual? 4
.

5. Solemne bendición de la comida. Todos sentados.

(Comentario: Aquí son bendecidos el pan ázimo y las hierbas amargas, símbolo de la esclavitud en Egipto, de la cual Dios libró a los judíos).
Director: Levanta su copa en la mano y dice: “Bendito eres Tú, oh Dios nuestro Señor, Rey del Universo, que nos has redimido a nosotros y a nuestros padres de Egipto, y permitiste que alcanzáramos esta noche para comer los panes ázimos y las hierbas amargas. Así, Señor nuestro Dios y Dios de nuestros padres, haznos llegar a otras fiestas y días solemnes. Que tu voluntad se haga a través de Jacob, tu siervo escogido, para que tu nombre sea santificado en toda la tierra y que todas las gentes sean movidas a adorarte al unísono. Y nosotros cantaremos nuevas canciones de alabanza a Ti, por nuestra redención y la salvación de nuestras almas Bendito seas Tú, oh Señor, que redimiste a Israel”. Todos: “Bendito seas Tú, oh Dios nuestro Señor, Rey del Universo, que creaste el fruto de la vid”. Después todos beben una segunda copa de vino. Director: Levanta la matzá superior y la bendice con la siguiente oración: “Bendito seas Tú oh Dios nuestro Señor, Rey del universo, que sacas de la tierra el pan”.
(Comentario: Como en el caso del vino compartido de una vasija común, la partición y distribución de un mismo pedazo de matzá a todos los presentes significa unidad. “Porque el pan es uno, somos muchos un solo cuerpo, pues todos participamos de ese único pan”, dice San Pablo, (1Cor 10,17). El dueño de la casa, durante la comida de Pascua, sumergía el pedazo de pan en jaroses y se lo daba a uno de los invitados en señal de afecto. Esto hace especialmente conmovedor el hecho de que Cristo sumergió un pedazo de pan y se lo dió a Judas. Este fue el último llamamiento de amor de Cristo, pero como el Evangelio nos dice: “El tomando el bocado, se salió luego” (Jn 13,30).
Director: Rompe la matzá superior en pequeños pedazos y distribuye un pedazo a cada uno de los presentes. Todos: Sosteniendo cada quien el pedazo de matzá en sus manos dicen: “Bendito eres Tú oh Dios nuestro Señor, Rey del universo, que nos has santificado con tus preceptos y nos ordenaste comer el pan ázimo”. Todos se comen el matzá. Director: “Combinemos el pan ázimo y las hierbas amargas y comámoslas juntos, como está escrito: Con pan ázimo y hierbas amargas, ellos lo comerán”. Cada persona pone un pedazo de hierba amarga y algo de jaroses entre dos pedazos de matzá, y todos dicen juntos: “Bendito eres Tú, oh Dios nuestro Señor, Rey del universo, que nos has santificado, con tus preceptos y nos ordenaste comer hierbas amargas”.

6. La cena se lleva a cabo.

.
¿Cómo celebraban los judíos la Cena Pascual? 5
.

7. Bebida de la tercera copa de vino: la copa de la bendición.

Ya al término de la cena.
El director toma la mitad grande de la matzá de en medio del plato, lo parte y distribuye a todos los presentes.
(Comentario: Se trae el segundo matzá. Era costumbre concluír la comida de Pascua con esta pieza de pan ázimo. Es lo más probable que Cristo tomó el pan en esta parte de la cena, lo bendijo y partió dándoles a los apóstoles diciendo: “Este es mi cuerpo que es entregado por vosotros”. (Lc 22,19).).
Todos: sostienen el pedazo de matzá en sus manos, mientras el Director dice: “Bendigamos al Señor”. Todos: “El nombre del Señor, sea bendito por toda la eternidad”. Director : “Bendito eres Tú, oh Dios nuestro Señor, Rey del universo, que alimentas en tu gran bondad al mundo entero. Con tu favor, benevolencia y misericordia, nutres a todos tus creaturas, porque tu clemencia es infinita. Tu gran bondad jamás nos ha fallado. No nos falte nunca el aliento que necesitamos, por amor de tu sublime nombre. Dios es el que nutre y sostiene a todos, favorece a todos y prepara el sustento a todos los seres que creó”. Todos: “Bendito eres Tú, oh Señor, que provees de alimento a todas tus creaturas”. Después todos comen el pedazo de matzá. En seguida se sirve la tercera copa de vino, la llamada “copa de bendición”.
(Comentario:  San Pablo se refiere a esta copa de bendición cuando pregunta: “¿El cáliz de bendición que bendecimos, no es la comunión de la sangre de Cristo” (1Cor 10,16). Y San Lucas nos dice que después que El hubo cenado, Cristo tomó una copa, dió gracias y se las entregó, diciendo: “Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre, que es derramada por vosotros”. (Lc 22,20). Parte del Salmo 115, que sigue es recitado por el sacerdote, antes de tomar el cáliz de la Misa. El cáliz de salvación es la Sangre de Cristo; Dios ha roto nuestros lazos a través de su sacrificio. El es el Santo cuya muerte es preciosa a la vista del Señor, junto con El, nosotros ofrecemos el sacrificio perfecto de alabanza en la Misa).
Todos se ponen de pié. Director: “¿Qué retribuiré al Señor por todo lo que me ha dado? Tomaré el cáliz de la salvación e invocaré el nombre del Señor”. Director: “Cumpliré los votos que he hecho al Señor en presencia de todo el pueblo”. Todos: “Tu rompiste mis cadenas. Te ofreceré sacrificio de alabanza e invocaré el nombre del Señor”. Director: Cumpliré mis votos hechos al Señor en la presencia de todo el pueblo; en los atrios de la casa del Señor, en medio de Tí, Jerusalén”. Todos: “Bendito eres Tú, oh Dios nuestro Señor, Rey del universo, que creas el fruto de la vid”. Aquí todos toman la copa de bendición.(Comentario: La lectura del último discurso de nuestro Señor a sus apóstoles según San Juan se habría podido hacer en este momento: (Jn 13,31-38; 14,1-31; 15,1-27; 17,1-26)).

8. Bendición final.

Las copas se llenan por cuarta vez. Es la llamada “copa de Melquisedec”. Todos levantan las copas y dicen: “Alabado seas Tú, oh Dios nuestro Señor, Rey del universo, que has creado el fruto de la vid”. Después beben la copa de vino.
(Comentador: El Director concluye la ceremonia con la antigua bendición del libro de los Números 6, 24-26).
Director: “El Señor te bendiga y te guarde. Que haga resplandecer su Faz sobre ti y te otorgue su gracia. ¡Que vuelva a tí su Rostro y te dé la paz!”. Todos: “¡Así sea! ¡Así sea! ¡Así sea!”.
Celebración de la Cena Pascual“, de Mons. Mario De Gasperín