EL PAPADO EN LA IGLESIA PRIMITIVA

 

Consideramos el papado en el cristianismo primitivo fue un período de la historia de la Iglesia entre el año 30 d.C., en el que San Pedro asumió efectivamente su papel pastoral como cabeza visible de la Iglesia, hasta el pontificado del Papa San Melquíades en 313, cuando terminó la persecución del Imperio Romano.

 

Los papas del siglo I

San Pedro murió en el año 67, en la ciudad de Roma, y fue sucedido por San Lino, luego por San Anacleto (como lo documenta San Ireneo en el siglo II), y luego por San Clemente I, en el siglo primero.

Los Padres de la Iglesia nunca negaron la primacía de Roma. Además de la Iglesia Romana, las Iglesias de Alejandría y Antioquía también eran centros importantes para el cristianismo y sus obispos tenían jurisdicción sobre ciertos territorios, pero ellos, como todas las demás Iglesias, estaban subordinados a la Iglesia de Roma.

Como informa San Ireneo, después de la muerte de Pedro, el episcopado de Pedro pasó a San Lino, cuando murió, fue a Santo Anacleto, y cuando murió, a San Clemente.

San Clemente I fue posteriormente considerado el primer Padre de la Iglesia por haber defendido públicamente a la Iglesia, la jerarquía sacerdotal y los rituales.

Hacia el año 95  San Clemente, cuarto obispo de Roma, escribió una carta a la Iglesia de Corinto para poner fin a una discordia que había estallado y que había dado lugar a la destitución de los ancianos (capítulo 47). El prestigio de la iglesia romana en este caso está implícito en el tono decidido y, en algunos casos, incluso amenazador de la carta de advertencia de Clemente, que espera la obediencia a lo que Dios dijo a través de la Iglesia de Roma (según los capítulos 47, 59 y 63):

 

“Lee la epístola del bendito apóstol Pablo. ¿Qué le escribió en el momento en que comenzó a predicarse el evangelio? De hecho, bajo la inspiración del Espíritu, les escribió sobre sí mismo, Cefas y Apolo, porque hasta entonces se habían formado grupos entre vosotros. Pero esta inclinación hacia uno por encima del otro le causó menos preocupación, ya que vuestras parcialidades fueron entonces mostradas a los apóstoles, ya de gran reputación, y a un hombre que habían aprobado.

Pero ahora reflexiona quiénes son los que te han pervertido y reducido la fama de tu famoso amor fraternal. Es vergonzoso,  sí, sumamente vergonzoso e indigno de tu profesión cristiana, que se deba escuchar que la iglesia más firme y antigua de los corintios debe, debido a una o dos personas, involucrarse en la sedición contra sus presbíteros. Y ese rumor no solo nos llegó a nosotros, sino también a aquellos que no están conectados con nosotros; de modo que el nombre del Señor es blasfemado, mientras que el peligro también te sobreviene ”.
– Carta de Clemente a los Corintios, capítulo 47

 

La Iglesia de Roma le habla a la Iglesia de Corinto como un superior le habla a un subordinado. En el primer capítulo, el autor se disculpa de inmediato por no haber podido dedicar su atención antes a las irregularidades existentes en la lejana Iglesia de Corinto. Esto demuestra claramente que la vigilancia cristiana primitiva y la preocupación de la comunidad por la comunidad no fueron los únicos que inspiraron la redacción de la carta. Si ese fuera el caso, una disculpa por entrometerse en la controversia estaría en orden.

Pero el obispo de Roma considera que es un deber tratar el asunto y considera pecado de su parte si no le obedecen:

 

“Sin embargo, si alguien desobedece las palabras pronunciadas por Él a través de nosotros (Iglesia de Roma), hágale saber que estará involucrado en transgresión y grave peligro; pero seremos inocentes de este pecado y desearemos que el Creador de todo conserve sin interrupción el número calculado de Sus elegidos en todo el mundo…”.
– Carta de Clemente a los Corintios, capítulo 59

 

Este tono no puede explicarse adecuadamente sobre la base de las estrechas relaciones culturales que existen entre Corinto y Roma, sino sobre la base de la relación de autoridad de la Iglesia de Roma sobre Corinto.

“Nos darás alegría y placer si te sometes a lo que hemos escrito por el Espíritu Santo, cortando la ira que nace de los celos, en línea con el pedido de paz y armonía que te hacemos para esta carta. Enviamos hombres fieles y discretos, cuya conversación desde la juventud hasta la vejez ha sido impecable entre nosotros, serán testigos entre vosotros y nosotros. Esto lo hicimos para que pueda saber cuál era toda nuestra preocupación y que pueda estar en paz rápidamente “.
– Carta de Clemente a los Corintios, capítulo 63

 

En resumen sobre este incidente, San Ireneo (130-202), obispo de Lyon, describe los acontecimientos del siglo I en su obra del siglo II:

“En el pontificado de Clemente surgieron serias divergencias entre los hermanos de Corinto. Por eso la Iglesia de Roma envió a los Corintios una carta muy importante para reunirlos en paz, reavivar su fe y reconfirmar la tradición que habían recibido recientemente de los apóstoles, es decir, la fe en el único Dios omnipotente, el Creador de la el cielo y la tierra, el Creador del hombre, que trajo el diluvio y llamó a Abraham, que dirigió al pueblo de la tierra de Egipto, habló con Moisés, estableció la ley, envió a los profetas y preparó fuego para el diablo y sus ángeles. . ”
– Contra las herejías, libro 3, capítulo 3, versículo 3. [4]

 

Roma era consciente de su autoridad y de la responsabilidad que esto implicaba; Corinto también lo reconoció y se inclinó ante ella. El hecho de que la carta fuera muy respetada y leída con regularidad no solo en Corinto, sino también en otras iglesias, tanto que llegó a ser considerada por algunos como inspirada, implica la existencia en la conciencia de los cristianos no romanos de una estima por Iglesia romana como tal, que reconoce una posición superior.

La autoridad de Clemente como obispo de Roma acaba corroborando la auténtica afirmación de la Iglesia católica de que estas acciones revelan que, desde temprana edad, la Sede de Roma (y su obispo, que es el Papa) tenía primacía sobre los cristianos.

 

Como narra el historiador Eusébio de Cesarea, Clemente, después de nueve años de pontificado (88-97) “pasó el sagrado ministerio a Evaristo”, y cuando murió, se lo pasó a Alejandro I. Y en el año 107, durante el pontificado de Alejandro, una carta había sido escrita a la Iglesia de Roma por San Ignacio, tercer obispo de Antioquía, quien envió otras cinco cartas a cinco iglesias antes de ser martirizado y devorado por bestias.

San Ignacio de Antioquía, en su Carta a los Romanos, también atribuye a la Iglesia de Roma epítetos insólitos, honorables. Mientras Ignacio amonesta y advierte a los miembros en sus Epístolas a las otras Iglesias, en su Carta a los Romanos solo expresa peticiones respetuosas: En su prólogo, Ignacio describe la iglesia de Roma como “digna de Dios, digna de honor, digna de felicitaciones, digno de alabanza, digno de éxito, dignamente puro y preeminente en amor ”.

El tratamiento que le da a la Iglesia en Roma es: “a la Iglesia que preside en la Región de los Romanos”. La Iglesia de Roma presidió las demás Iglesias, es decir, que su Obispo era el jefe de la Iglesia Católica diseminada por todo el mundo:

“Ignacio, también llamado Teóforo, a la Iglesia que recibió misericordia por la grandeza del Padre Altísimo y de Jesucristo su único Hijo, Iglesia amada e iluminada por la voluntad de Aquel que eligió a todos los seres, es decir, según la fe y la caridad de Jesucristo nuestro Dios, ella que también preside en la región de los romanos, digna de Dios, digna de honra, digna de ser llamada bienaventurada, digna de alabanza, digna de éxito, digna de pureza, y que preside con caridad en observancia de ley de Cristo y que lleva el nombre del Padre. Yo también os saludo en el nombre de Jesucristo, hijo del Padre “.
– Carta de Ignacio a los Romanos, prólogo

 

Estas declaraciones prueban que Ignacio, obispo de una de las iglesias más grandes que existieron, a principios del siglo II, al menos atribuyó a la Iglesia de Roma la precedencia universal en prestigio y honor.

Según la lista de San Ireneo del siglo II, cuando el Papa Alejandro I murió después de 8 años de pontificado (107-115, como narra Eusébio de Cesarea en Historia Eclesiástica IV, 1) fue sucedido por Sixto I (115-126), y éste por San Telésforo (126-137), y luego San Higinio.

 

by Gabriel Larrauri – www.primeroscristianos.com

 

+ INFO –

Historia del Papado – El primado de san Pedro en la Iglesia primitiva