Francisco Javier Pérez Latre nos explica porqué el nombre de su blog en “Primeros Cristianos” lleva ese título: “Nuevos Areópagos”

Los medios están ahí: a nosotros nostoca llenarlos de contenido

Francisco Javier Pérez Latre nos explica porqué el nombre de su blog en “Primeros Cristianos” lleva ese título: “Nuevos Areópagos”.

A lo mejor algún lector se pregunta por qué hemos elegido este nombre para el blog en “Primeros cristianos”. El areópago está en Atenas (debajo del Partenón, para los que tengan la ocasión de visitar este precioso lugar). Como recuerda una placa en el lugar de los hechos, allí San Pablo se dirigió a los atenienses con aquel memorable “veo que sois sobremanera religiosos” (Act. 17,22).

En la encíclica Redemptoris Missio (1999), el Beato Juan Pablo II caracterizó el espacio que dibujan los medios como “el nuevo areópago del mundo de hoy. Un gran foro que cuando cumple bien su papel, posibilita el intercambio de información veraz, ideas constructivas y sanos valores, creando así comunidad”.

El gran Papa polaco se daba cuenta que los medios nos cambian, facilitan una nueva cultura y nos acercan a otras personas. Con el nombre de este blog queremos hacer un modesto homenaje al Beato Juan Pablo II, “patrón” de los medios de comunicación online.

Hoy vivimos de lleno en lo que Benedicto XVI llamó en 2009 “continente digital”. En el pontificado de Francisco, las tecnologías digitales siguen provocando transformaciones profundas en los modelos de comunicación, las relaciones humanas, la cultura, la formación y la difusión de la fe.

Estamos en los nuevos areópagos. En “medios de siempre” como la prensa, la radio y la televisión; pero también en sitios web; en cuentas de Twitter, Facebook o Instagram; en blogs, tablets o smartphones. Los medios están ahí: a nosotros nos toca llenarlos de contenido.