Concilio de Constantinopla II  – (año 553)

 

El Segundo Concilio de Constantinopla se celebró en ocho sesiones entre el 5 de mayo y el 2 de junio de 553, y está considerado el V Concilio Ecuménico.

Aunque la celebración en 451 del Concilio de Calcedonia supuso la condena del monofisismo, esta doctrina seguía muy extendida por amplias zonas de Oriente, sobre todo en Egipto. Para el emperador Justiniano I, el posible cisma que en el seno de la Iglesia amenazaba con provocar el monofisismo, podía desembocar en la posterior independencia política de un territorio que, como en épocas anteriores, era considerado el “granero del Imperio”.

 

Precedentes

Después de la recepción del concilio de Calcedonia, quedaba subyacente el acercamiento de los monofisitas, que se resistían a aceptar el concilio por considerarlo nestoriano. Los emperadores estaban especialmente sensibilizados en este tema, por lo que suponía una división dentro del Imperio. Un intento de acercamiento a los disidentes tuvo lugar en 484 con el Henotikón, es decir, la «fórmula de unión», pactada por el patriarca Acacio de Constantinopla con los monofisitas.

¿Qué sabes del Concilio de Constantinopla II ? - año 553 2

En este documento se condenaba tanto a Nestorio como a Eutiques, apelando como único modelo y regla de fe a la «de los 318 padres (Nicea), fuera de la cual no hay ninguna definición de fe». El Henotikón no sólo no supuso un entendimiento con los monofisitas, sino que originó un cisma con Roma, que duró 35 años, hasta el 519 con la fórmula de Hormisdas, elaborada por el papa de este nombre y suscrita por el emperador Justino I.

Con la llegada de Justiniano (527-565) al poder, la idea de unidad del Imperio se impone tanto en el terreno político, como en el eclesiástico. El emperador se apoya en las tesis de la llamada «teología neocalcedoniana», que buscaba el acercamiento con los monofisitas. En esta línea hay que entender el decreto imperial de los años 543-544, que se conoce con el nombre de condena de los «Tres capítulos». Se trata de textos de tres teólogos de la escuela antioquena (Teodoro de Mopsuestia, Teodoreto de Ciro e Ibas de Edesa).

Hay que tener en cuenta, además, que para conseguir la adhesión del papa Vigilio (537-555) a sus propósitos, Justiniano le hizo ir a Constantinopla, y allí permaneció durante cinco años, tratándole como a un prisionero y obligándole a suscribir el decreto imperial antes citado.

Con el fin de extender esta condena a toda la Iglesia, Justiniano reunió un concilio en Constantinopla.

 

Desarrollo conciliar

Este Concilio tuvo lugar en la metrópoli imperial del 5 de mayo al 2 de junio de 553. Se celebró en un edificio anejo a la basílica de Santa Sofía. Era un concilio seleccionado por el emperador y no había oposición. Contó con asistencia de unos 150 obispos, todos partidarios de los «Tres capítulos».

Sin la presencia del papa Vigilio y, a pesar de su protesta, se inauguró el Concilio, presidido por Eutiquio, patriarca de Constantinopla. El 14 de mayo el papa Vigilio junto con otros dieciséis obispos firmaron una declaración en la que condenaban sesenta proposiciones de Teodoro de Mopsuestia, pero rehusaban condenar su memoria y reexaminar los casos de Teodoreto de Ciro e Ibas de Edesa, porque ya habían sido rehabilitados por el concilio de Calcedonia. Justiniano no aceptó esta declaración, ni la comunicó al concilio.

 

¿Qué sabes del Concilio de Constantinopla II ? - año 553 3

 

En las sesiones quinta y sexta el concilio condenó los «Tres capítulos». En la octava y última sesión, la asamblea conciliar pronunció varios anatemas, de los cuales los doce primeros eran contra Teodoro de Mopsuestia, el decimotercero contra Teodoreto de Ciro y el último contra Ibas. También se anatematizó a Orígenes y sus teorías.

A todo esto, el Papa Vigilio, enfermo y presionado por el emperador, envió una carta a Eutiquio en la que se adhería al Concilio, accediendo a la condenación de los «Tres capítulos», preparando así el camino para la aceptación ecuménica del Concilio.

Los resultados del Concilio no surtieron los efectos que el emperador había previsto, sobre todo por lo que se refiere al monofisismo.

 

by Domingo Ramos Lisson, www.primeroscristianos.com

 

+ info – Los primeros Concilios en la historia de la Iglesia – De los siglos I al VI