(Sarriá, c. 290 – Barcelona, c. 304)

Mártir y santa hispana, copatrona de la ciudad de Barcelona

 

Hacia el año 635 el prelado barcelonés Quirico, para promover la devoción a Santa Eulalia y cumpliendo las resoluciones del IV Concilio de Toledo (633), construyó un monasterio en el que posteriormente se conservarían sus reliquias; recopiló además los sucesos de su martirio y probablemente compuso el himno litúrgico Fulget hic honor y los textos de una misa propia.

Santa Eulalia de Barcelona

Según este himno, el martirio de Santa Eulalia tuvo lugar durante el reinado del emperador Diocleciano (285-305). Educada cristianamente, la jovencísima Eulalia tenía solamente 13 años cuando se presentó ante el gobernador Daciano y, pese a las furiosas persecuciones que padecían entonces los cristianos, proclamó abiertamente su fe.

Eulalia ensalzó las virtudes del cristianismo y la gloria de la cruz en su comparecencia ante el juez; el magistrado ordenó que fuese azotada y que recibiera los tormentos de la laceración de sus miembros con garfios y con fuego; tras ser así martirizada en el potro, fue crucificada. A su muerte, según la narración, se vio salir de su boca su alma en forma de paloma.

Una tradición posterior, del siglo VII, añade nuevos detalles al relato, como el de la nieve que cubrió repentinamente el cuerpo de la mártir expuesto en la cruz. A consecuencia de la invasión musulmana (711), el culto a Santa Eulalia no se reemprendió hasta 877, fecha en que el obispo Frodoino halló las reliquias de la santa en la iglesia de Santa María de las Arenas (actual Basílica de Santa María del Mar); éstas fueron trasladadas a la catedral de Barcelona, donde desde entonces son veneradas. En 1327 sus restos se trasladaron a la catedral nueva, dentro de un sepulcro de mármol obra de un artista originario de Pisa.

El culto a Santa Eulalia de Barcelona se extendió a toda la Península Ibérica, al sur de Francia y luego al resto de los países mediterráneos. La similitud del martirio de esta santa con el de Santa Eulalia de Mérida ha motivado la identificación, por parte de algunos eruditos como Moretus y Delehaye, de ambas santas en una sola; sin embargo, otros como Flórez, Caresmar, García Villada y Fábrega afirman la existencia de las dos.

Hasta el siglo XVII, Santa Eulalia fue la única patrona de la ciudad de Barcelona; pero desde 1687, por decisión del Consejo de Ciento, comparte el patronazgo con Nuestra Señora de la Merced. Su fiesta se celebra el 12 de febrero.

 

+ info –

Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004). Biografia de Santa Eulalia de Barcelona.

Ver Santa Eulalia de Barcelona en Wikipedia